De­tec­tar tem­prano los ca­sos de cán­cer de ma­ma da más chan­ces de cu­rar­se

La ma­mo­gra­fía de­mos­tró ser el mé­to­do más ade­cua­do pa­ra la de­tec­ción tem­pra­na de es­ta en­fer­me­dad en la eta­pa pre­clí­ni­ca. Con­tri­bu­ye a una me­nor mor­ta­li­dad.

La Nueva - - SÁBADO. SALUD - drol­dan@la­nue­va.com

David Rol­dán

El cán­cer de ma­ma es el más fre­cuen­te y la prin­ci­pal cau­sa de muer­te en las mu­je­res con eda­des en­tre los 45 y los 55 años.

Sin em­bar­go, el 90 por cien­to de los ca­sos tie­nen una al­ta po­si­bi­li­dad de cu­ra­ción si se lo de­tec­ta en eta­pas tem­pra­nas, me­jo­ran­do, de tal for­ma, el pro­nós­ti­co y la ca­li­dad de vida.

Pa­ra la doc­to­ra Ma­ría Gra­cie­la Let­tie­ri, je­fa de diag­nós­ti­co ma­ma­rio del Cen­tro Mé­di­co De­ra­gop­yan, la lu­cha con­tra el cán­cer de ma­ma re­pre­sen­ta una con­tien­da exi­gen­te pa­ra los es­pe­cia­lis­tas que se de­di­can al te­ma.

“Nues­tro ob­je­ti­vo --ase­gu­ra-- es re­du­cir la mor­ta­li­dad a par­tir de la pues­ta en mar­cha de di­ver­sas es­tra­te­gias pa­ra la de­tec­ción pre­coz”.

Apun­ta que hay que co­mu­ni­car pa­ra tomar con­cien­cia.

“Aquí nues­tro prin­ci­pal enemigo no es el cán­cer en sí, sino el des­co­no­ci­mien­to y la fal­ta de in­for­ma­ción”, ex­pre­sa.

Se­gún la es­pe­cia­lis­ta, a ca­da mé­to­do de diag­nós­ti­co por ima­gen se le atri­bu­ye un gold es­tán­dar de­ter­mi­na­do que re­pre­sen­ta la ca­pa­ci­dad óp­ti­ma que tie­ne de de­tec­tar cier­to ti­po de pa­to­lo­gía gi­ne­co­ló­gi­ca, obs­té­tri­ca o ma­ma­ria.

“A su vez, ca­da pa­to­lo­gía es­ta­rá aso­cia­da a di­fe­ren­tes factores que tie­nen que ver con la ra­za, edad, bio­lo­gía tu­mo­ral y con la pre­sen­cia de factores de ries­go re­la­cio­na­dos con la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar cán­cer”, afir­ma la doc­to­ra Let­tie­ri.

Es­tos son al­gu­nos de los as­pec­tos que de­ben te­ner­se en cuen­ta: a) De­tec­ción tem­pra­na: Da­do que la ma­ma es un ór­gano cam­bian­te que su­fre mo­di­fi­ca­cio­nes a lo lar­go de la vida de la mu­jer, des­de la pu­ber­tad pa­san­do por la ma­du­rez se­xual y has­ta la se­nec­tud, es el mé­di­co tra­tan­te quien de­ter­mi­na­rá la ne­ce­si­dad o no de los mé­to­dos de diag­nós­ti­co por imá­ge­nes.

Pi­la­res de la de­tec­ción tem­pra­na son:

* La vi­si­ta mé­di­ca pe­rió­di­ca.

* Los mé­to­dos de diag­nós­ti­co por ima­gen.

* El au­to exa­men ma­ma­rio.

b) La vi­si­ta mé­di­ca pe­rió­di­ca:

Se re­co­mien­da por lo me­nos una vez al año.

La pri­me­ra ma­mo­gra­fía de ba­se es in­di­ca­da a los 35 años.

A par­tir de los 40 años en mu­je­res sin ries­go se rea­li­za, se­gún cri­te­rio mé­di­co, anual­men­te.

Ca­be des­ta­car que la ma­mo­gra­fía so­la no es ca­paz de de­tec­tar to­dos los ca­sos de cán­cer, ra­zón por la cual el diag­nós­ti­co re­quie­re a ve­ces ser com­ple­men­ta­do con una ecografía ma­ma­ria o re­so­nan­cia ma­ma­ria, en­tre otros es­tu­dios. c) La tec­no­lo­gía. El avan­ce tec­no­ló­gi­co de la ma­mo­gra­fía di­gi­tal ha con­tri­bui­do a lo­grar es­tos re­sul­ta­dos.

La uti­li­za­ción de soft­wa­re y he­rra­mien­tas di­gi­ta­les per­mi­ten me­jo­rar y am­pliar las imá­ge­nes en tiem­po real, re­du­cien­do las re­ci­ta­cio­nes, ade­más de per­mi­tir el al­ma­ce­na­mien­to de las mis­mas y fa­ci­li­tar las in­ter­con­sul­tas en­tre mé­di­cos.

d) El au­to­exa­men ma­ma­rio.:

Cons­ta de dos pa­sos: ins­pec­ción y pal­pa­ción.

Es­ta téc­ni­ca ha de­mos­tra­do su efi­cien­cia en for­ma mun­dial.

Una vez ad­qui­ri­do el há­bi­to men­sual del re­co­no­ci­mien­to de las es­truc­tu­ras glan­du­la­res nor­ma­les de sus ma­mas, ca­da mu­jer es ca­paz de re­co­no­cer anor­ma­li­da­des e in­me­dia­ta­men­te con­cu­rrir a con­sul­tar­lo.

Ries­go y pre­ven­ción

Exis­ten factores de ries­go iden­ti­fi­ca­dos, co­mo, por ejem­plo: * An­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res. * An­te­ce­den­tes per­so­na­les (me­nar­ca pre­coz y me­no­pau­sia tar­día). * Biop­sia previa. * So­bre­pe­so u obe­si­dad. Por úl­ti­mo, la es­pe­cia­lis­ta de­ta­lla que la pre­ven­ción de cual­quier ti­po de cán­cer, en mu­chos ca­sos re­quie­re de cam­bios en el es­ti­lo de vida.

El so­bre­pe­so y la obe­si­dad au­men­tan la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar cán­cer de ma­ma, so­bre to­do en la me­no­pau­sia.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud su­gie­re te­ner una die­ta ba­lan­cea­da, co­mer más ver­du­ras y fru­tas que tie­nen pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes e in­ge­rir me­nos ali­men­tos con gra­sas.

Se re­co­mien­da mo­de­rar el con­su­mo de al­cohol y ha­cer ma­yor ac­ti­vi­dad fí­si­ca e in­ten­tar el con­trol de las emo­cio­nes, pues no to­dos asu­mi­mos igual los con­flic­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.