Hay una gue­rra en­tre mi­cro­bios y an­ti­bió­ti­cos

Dis­tin­tos factores na­tu­ra­les y hu­ma­nos con­tri­bu­yen al de­sa­rro­llo de la re­sis­ten­cia. Se­ve­ras con­se­cuen­cias.

La Nueva - - SÁBADO. SALUD - Drol­dan@la­nue­va.com

LA SI­TUA­CIÓN ES MUY CRÍ­TI­CA David Rol­dán os an­ti­bió­ti­cos son com­pues­tos quí­mi­cos que se usan en bac­te­rias pa­ra de­te­ner una in­fec­ción.

Fun­cio­nan des­tru­yen­do o in­ter­fi­rien­do en la mem­bra­na ce­lu­lar de las bac­te­rias o evi­tan­do el cre­ci­mien­to y de­sa­rro­llo de es­tas, blo­quean­do así la pro­duc­ción de pro­teí­nas den­tro de ellas.

El doc­tor Pa­tri­cio R. Je­ral­do, in­ves­ti­ga­dor de mi­cro­bio­mas, de la Ma­yo Cli­nic, afir­ma que los an­ti­bió­ti­cos nun­ca son 100 por cien­to efec­ti­vos, pe­ro sir­ven pa­ra dis­mi­nuir la in­fec­ción has­ta que nues­tro sis­te­ma in­mu­ne pue­da ha­cer­se car­go.

Las bac­te­rias so­bre­vi­vien­tes pue­den pro­pa­gar la re­sis­ten­cia, a tra­vés de la evo­lu­ción, a otras bac­te­rias de su misma u otra es­pe­cie.

Las bac­te­rias de la flo­ra na­tu­ral del cuer­po hu­mano tam­bién pue­den desa­rro­llar y pro­pa­gar la re­sis­ten­cia, in­clu­so a bac­te­rias pa­tó­ge­nas.

Cru­cial­men­te, di­ce el doc­tor Je­ral­do, los an­ti­bió­ti­cos no pue­den dis­tin­guir en­tre es­tas bac­te­rias y las de la flo­ra na­tu­ral.

La re­sis­ten­cia a los an­ti­bió­ti­cos es la in­vul­ne­ra­bi­li­dad de cier­tos mi­cro­bios al efec­to de los mis­mos.

Si bien es un pro­ce­so na­tu­ral, que has­ta ha­ce po­co no

Lha­bía cau­sa­do ma­yo­res pro­ble­mas, por­que los mi­cro­bios aún no son re­sis­ten­tes a to­dos los an­ti­bó­ti­cos, exis­ten re­co­men­da­cio­nes de an­ti­bó­ti­cos a usar, de­pen­dien­do del agen­te in­fec­cio­so. Es­tas re­co­men­da­cio­nes es­tán ba­sa­das tan­to en la efi­ca­cia de un com­pues­to co­mo en la bio­lo­gía de la bac­te­ria a tra­tar.

Hay va­rios factores que con­tri­bu­yen al de­sa­rro­llo de la re­sis­ten­cia, tan­to na­tu­ra­les co­mo hu­ma­nos.

En el pri­mer ca­so, por­que los an­ti­bió­ti­cos son com­pues­tos na­tu­ra­les pro­du­ci­dos, en ge­ne­ral, por bac­te­rias y hon­gos del me­dio am­bien­te y las bac­te­rias los usan co­mo es­tra­te­gia de su­per­vi­ven­cia fren­te a otras bac­te­rias.

Los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­bren an­ti­bió­ti­cos y de­pen­dien­do de su efi­ca­cia y po­ten­cial de pro­duc­ción a ni­vel in­dus­trial es­tos se in­cor­po­ran o no al mer­ca­do.

Por su par­te, el fac­tor hu­mano ace­le­ra es­te pro­ce­so de re­sis­ten­cia, al usar los mis­mos an­ti­bió­ti­cos por mu­chos años pa­ra tra­tar las mis­mas en­fer­me­da­des.

El doc­tor Je­ral­do pun­tua­li­za que en es­te úl­ti­mo tiem­po la si­tua­ción em­peo­ró, de­bi­do a que la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca vie­ne in­vir­tien­do po­cos re­cur­sos pa­ra el des­cu­bri­mien­to y de­sa­rro­llo de nue­vos com­pues­tos, li­mi­tan­do las op­cio­nes que los mé­di­cos tie­nen pa­ra tra­tar las in­fec­cio­nes. En po­cas pa­la­bras

Otro fac­tor hu­mano es la ten­den­cia a la au­to­me­di­ca­ción.

Hoy en día, di­ce el doc­tor Je­ral­do, es fre­cuen­te ha­cer uso y abu­so ex­ce­si­vo de los an­ti­bió­ti­cos pa­ra pa­liar en­fer­me­da­des que no los ne­ce­si­tan co­mo, por ejem­plo, res­fríos vi­ra­les o gri­pes.

El con­su­mo re­du­ce al vida útil de los an­ti­bió­ti­cos al ex­po­ner nues­tra flo­ra na­tu­ral a es­tos, per­mi­tien­do el de­sa­rro­llo de la re­sis­ten­cia.

Por otra par­te, el uso in­dis­cri­mi­na­do de an­ti­bió­ti­cos en la in­dus­tria ga­na­de­ra y aví­co­la es pro­ble­má­ti­co por múl­ti­ples factores.

Es­tos son usa­dos co­mo agen­tes pa­ra el en­gor­de de ani­ma­les, re­sul­tan­do que no­so­tros con­su­ma­mos pe­que­ñas can­ti­da­des de an­ti­bió­ti­cos cons­tan­te­men­te.

Co­mo efec­to, nues­tra flo­ra na­tu­ral desa­rro­lla re­sis­ten­cia y se acor­ta la vida útil de los an­ti­bió­ti­cos.

Las con­se­cuen­cias pa­ra el pa­cien­te son se­ve­ras.

En el me­jor de los ca­sos, se ne­ce­si­ta­rían cos­to­sos an­ti­bó­ti­cos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción o an­ti­bió­ti­cos al­ta­men­te tó­xi­cos pa­ra tra­tar, in­clu­so, las in­fec­cio­nes sim­ples.

En el peor de los ca­sos, al no ha­ber un tratamiento efec­ti­vo, es­to re­sul­ta­ría en la muer­te del pa­cien­te.

Los cen­tros de sa­lud tam­bién se ven per­ju­di­ca­dos, afron­tan­do un do­ble pro­ble­ma.

Por un la­do, se en­fren­tan a una cre­cien­te es­ca­sez de op­cio­nes pa­ra tra­tar in­fec­cio­nes sim­ples.

Por otro, se ne­ce­si­tan mu­chos an­ti­bió­ti­cos y an­ti­sépt­cos pa­ra man­te­ner la hi­gie­ne del lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.