La inago­ta­ble Rosario Si­ca

La Nueva - - ECONOMÍA. INFORME -

Aga­llas de mu­jer

"Al­go ten­drá Rosario Si­ca pa­ra ha­ber ga­na­do las tres úl­ti­mas elec­cio­nes de la Fe­de­ra­ción de Em­pre­sa­rios de Com­bus­ti­bles de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na (Fecra) por más del 70 por cien­to" ase­gu­ran que se pre­gun­tó en una oca­sión el ac­tual ministro Juan Car­los Aran­gu­ren, cuan­do to­da­vía es­ta­ba al fren­te de la com­pa­ñía Shell, en la Ar­gen­ti­na.

Fir­me y "sin pe­los en la len­gua", Rosario es la misma que di­jo en 2008, du­ran­te una huel­ga de es­ta­cio­ne­ros: "La pre­si­den­ta re­ci­bió a Ma­don­na, pe­ro no nos re­ci­be a los es­ta­cio­ne­ros", o co­mo le di­jo es­ta se­ma­na a

: "Da un po­co de bron­ca ver­la a la pri­me­ra da­ma en Ho­lan­da, con ta­cos que se­gu­ra­men­te nun­ca de­ben ha­ber pi­sa­do el ba­rro".

Su pe­que­ña es­ta­ción Es­so, ubi­ca­da en la es­qui­na de Chi­le y Cha­ca­bu­co, en San Tel­mo, y a 5 cua­dras de la Ca­sa Ro­sa­da, ha si­do epi­cen­tro de va­rios pi­que­tes sin­di­ca­les, que no pu­die­ron tor- cer­le el bra­zo.

Nun­ca tu­vo una bue­na opinión de Gui­ller­mo Mo­reno, ex Se­cre­ta­rio de Co­mer­cio del go­bierno kirch­ne­ris­ta, pe­ro tam­po­co ocul­tó que "siem­pre me res­pe­tó y re­co­no­ció mi tra­yec­to­ria".

A Si­ca pa­re­ce im­por­tar­le po­co la pla­ta. De he­cho cuen­tan que re­cha­zó una ofer­ta de com­pra por la lla­ve de su ne­go­cio por 850.000 dó­la­res.

Rosario ¿us­te­des pier­den pla­ta ven­dien­do GNC, o ga­nan me­nos que an­tes?, se le con­sul­tó.

”Ga­na­mos me­nos que an­tes. En una eta­pa se tra­tó de un ne­go­cio re­don­do, que sub­si­dia­ba la ven­ta de com­bus­ti­bles lí­qui­dos. Hoy es im­pen­sa­ble pre­ten­der que sea al re­vés”, res­pon­dió.

En mi ne­go­cio im­ple­men­té un plus del 10% (ser­vi­cio de pla­ya), que aún man­ten­go, a pe­sar de la ame­na­za de in­ter­ven­ción de Gui­ller­mo Mo­reno, quien de­bo de­cir que siem­pre me res­pe­tó”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.