Lo de­nun­cia­ron por se­pa­rar a dos alum­nos que se pe­lea­ban. Fue so­bre­seí­do

Un pa­dre qui­so com­pro­me­ter­se, pe­ro ter­mi­nó so­me­ti­do a un pro­ce­so pe­nal. Aho­ra lo so­bre­se­ye­ron.

La Nueva - - PORTADA -

SU­CE­DIÓ EN PUN­TA AL­TA

Una pe­lea, co­mo tan­tas, a la sa­li­da de la es­cue­la. Un chi­co de 5º y otro de 6º de ni­vel pri­ma­rio, en el me­dio de otros es­tu­dian­tes que los alien­tan y los fil­man. Un pa­dre de una alum­na de otro año ve lo que pa­sa e in­ter­vie­ne. To­ma del cue­llo a uno y del guar­da­pol­vo al otro y los lle­va has­ta la puer­ta del co­le­gio, don­de se los en­tre­ga a dos maes­tras.

La ac­ti­tud de Jo­sé Va­len­tín Se­go­via, aquel mediodía del 9 de sep­tiem­bre de 2013, en la es­qui­na de Ro­ca y Vi­lla­nue­va de Pun­ta Al­ta, pue­de ser, pa­ra mu­chos, com­pro- me­ti­da. Aun­que no pa­ra to­dos.

La ma­dre de uno de los alum­nos in­vo­lu­cra­dos lo de­nun­ció por le­sio­nes le­ves, ya que su hi­jo pre­sen­ta­ba una mar­ca en el cue­llo. Por “me­ter­se”, Se­go­via se vio so­me­ti­do a un pro­ce­so pe­nal, aun­que fi­nal­men­te la jus­ti­cia lo so­bre­se­yó.

La de­ci­sión la to­mó la jue­za de Ga­ran­tías Nº 3, Su­sa­na Cal­ci­ne­lli. La fis­cal Lei­la Sca­var­da re­cu­rrió esa me­di­da, aun­que sus su­pe­rio­res, des­de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral, no sos­tu­vie­ron el re­cur­so, con lo cual el ca­so no lle­gó a la Cá­ma­ra Pe­nal y el so­bre­sei­mien­to to­tal que­dó fir­me.

El in­ci­den­te tu­vo lu­gar a me­tros del Ins­ti­tu­to Edu­ca­ti­vo Nº 22 La Rio­ja, que es­tá en Vi­lla­nue­va al 100 de Pun­ta Al­ta, adon­de los chi­cos cur­sa­ban en ese mo­men­to.

La de­nun­cian­te di­jo que los jó­ve­nes no pe­lea­ban sino que “es­ta­ban ju­gan­do de ma­nos”, mien­tras que la fis­cal de pri­me­ra ins­tan­cia sos­tu­vo que la ac­ti­tud de tras­la­do del hom­bre fue “vio­len­ta”.

Al lle­gar a la es­cue­la, Se­go­via les ha­bría ad­ver­ti­do a las maes­tras Na­ta­lia Ovie­do y Mó­ni­ca Ri­va: “Acá les de­jo a los bo­xea­do­res”. Am­bas ha­brían re­co­no­ci­do que los chi­cos no jugaban y que sí es­ta­ban pe­lean­do.

“Pue­de ad­ver­tir­se que la 'im­pron­ta' de­ja­da por la con- duc­ta del impu­tado en el cue­llo de la víc­ti­ma no reúne la re­le­van­cia tí­pi­ca su­fi­cien­te pa­ra te­ner por afec­ta­da la in­te­gri­dad fí­si­ca del me­nor”, afir­mó la jue­za Cal­ci­ne­lli.

En el mis­mo sen­ti­do, con­si­de­ró que la doc­tri­na iden­ti­fi­ca es­te ti­po de ac­tos co­mo "le­sión le­ví­si­ma".

La fis­cal Sca­var­da no se con­for­mó e im­pul­só la ape­la­ción con­tra el ve­re­dic­to, por en­ten­der que Se­go­via le­sio­nó el bien ju­rí­di­co pro­te­gi­do por la nor­ma, es­to es la in­te­gri­dad fí­si­ca del me­nor, quien se sin­tió afec­ta­do.

Sin em­bar­go, des­de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral opi­na­ron en sen­ti­do con­tra­rio y desis­tie­ron de la acu­sa­ción. Tam­bién di­je­ron que an­te la au­sen­cia de “ór­ga­nos del Es­ta­do”, co­mo la po­li­cía, el hom­bre me­dió a fin de “ha­cer cesar la agre­sión”, aun­que con su con­duc­ta pu­do ha­ber pro­vo­ca­do una le­sión me­nor que, en de­fi­ni­ti­va, “no re­sul­ta an­ti­ju­rí­di­ca”.

AGEN­CIA PUN­TA AL­TA

El he­cho se pro­du­jo cer­ca de Es­cue­la Nº 22 de Pun­ta Al­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.