¿Na­die apren­dió de Cro­mag­non?

La Nueva - - OPINIÓN. -

UNA VEZ más la tra­ge­dia se hi­zo pre­sen­te en un re­ci­tal de mú­si­ca, co­mo con­se­cuen­cia de la fal­ta de con­trol, la avi­dez des­me­di­da de los em­pre­sa­rios y la fal­ta de com­pro­mi­so po­lí­ti­co a la ho­ra de exi­gir que se cum­plan con las con­di­cio­nes ade­cua­das pa­ra el es­pec­tácu­lo.

Si­guen los ecos del po­lé­mi­co show del In­dio So­la­ri en Ola­va­rría, que de­jó co­mo sal­do dos muer­tos y más de diez he­ri­dos.

EL HE­CHO ocu­rrió con un re­ci­tal de Car­los Al­ber­to So­la­ri, “el In­dio”, que se pre­sen­tó en la ciu­dad de Ola­va­rría, en un pre­dio rural co­no­ci­do co­mo La Col­me­na que, de acuer­do con los da­tos co­no­ci­dos, tie­ne una su­per­fi­cie de 18 hec­tá­reas (600 me­tros de lar­go por 300 de an­cho).

CO­MO CON­SE­CUEN­CIA de la can­ti­dad de asis­ten­tes, se tu­vo que la­men­tar la muer­te de dos per­so­nas, así co­mo más de 15 he­ri­dos por dis­tin­tas cir­cuns­tan­cias.

HU­BO ADE­MÁS ben­ga­las, fue­gos y otros ele­men­tos que, de acuer­do con los or­ga­ni­za­do­res, es­ta­ban to­tal­men­te prohi­bi­dos y no po­dían in­gre­sar­se al lu­gar.

OLA­VA­RRÍA ES una ciu­dad de 90 mil ha­bi­tan­tes. No es ciu­dad tu­rís­ti­ca. No es­tá di­se­ña­da pa­ra la lle­ga­da de mu­chas per­so­nas. Cual­quier alu­vión ex­ce­si­vo ge­ne­ra el co­lap­so de sus ser­vi­cios e in­fra­es­truc­tu­ra.

LA EX­PLI­CA­CIÓN del in­ten­den­te de la ciu­dad, Eze­quiel Ga­lli, es­cu­dán­do­se en que “no es­pe­ra­ban tan­ta gen­te”, es in­su­fi­cien­te.

EN PRIN­CI­PIO, el mu­ni­ci­pio dio el vis­to bueno pa­ra 200 mil per­so­nas. Esa so­la can­ti­dad de per­so­nas ya su­po­ne una or­ga­ni­za­ción y un con­trol del Es­ta­do especial, dis­tin­to, acor­de. Es una can­ti­dad que no se ve en nin­gún otro es­pec­tácu­lo.

PE­RO ADE­MÁS se di­ce que en reali­dad lle­ga­ron a Ola­va­rría, de to­das par­tes del país, 350 mil per­so­nas.

NO SE tra­ta aquí de vio­len­cia o dro­gas, sino de una can­ti­dad que exi­ge un con­trol ex­tra­or­di­na­rio, una or­ga­ni­za­ción in­te­gral, un plan de aten­ción y se­gu­ri­dad que ex­ce­de lo ha­bi­tual. La jus­ti­cia tra­ta­rá aho­ra de es­ta­ble­cer res­pon­sa­bi­li­da­des. Siem­pre tar­de, a con­tra­mar­cha, le­jos de to­da po­lí­ti­ca se­ria de prevención.

CO­MO OCU­RRIÓ con Los Re­don­di­tos de Ri­co­ta, los shows de So­la­ri, tam­bién de­no­mi­na­dos mi­sas (por la fi­de­li­dad del pú­bli­co, úni­ca en el rock na­cio­nal), con­for­man un fe­nó­meno so­cial que tras­cien­de lo mu­si­cal por­que mo­vi­li­zan has­ta cien­tos de mi­les de per­so­nas des­de dis­tin­tos pun­tos del país e in­clu­so del ex­te­rior, con­vir­tien­do al even­to en una si­tua­ción que no pue­de de­jar­se li­bra­da al azar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.