El cien­tí­fi­co ru­so que ci­ta a San Agus­tín y ha­bla de Dios

“Yo di­ría que las le­yes de la fí­si­ca lo ex­pli­can to­do. Aho­ra, quién es el crea­dor de esas le­yes, eso es otra co­sa. Es una pre­gun­ta abier­ta”, ex­pli­ca el cos­mó­lo­go Viat­ches­lav Muk­ha­nov.

La Nueva - - SOCIEDAD. -

EL ORI­GEN DEL UNI­VER­SO

El cos­mó­lo­go ru­so Viat­ches­lav Muk­ha­nov ha­bla al­to y cla­ro, en to­dos los sen­ti­dos. Vehe­men­te e im­pe­tuo­so, es­cu­char­lo es to­do un es­pec­tácu­lo; por su dis­cur­so rá­pi­do, ro­tun­do y ful­mi­nan­te, la ener­gía que des­pren­de su voz y un acento que sue­na en in­glés, y en es­to hay cier­ta ter­nu­ra, a un ma­lo de las pe­lí­cu­las de Ja­mes Bond.

Al igual que Step­hen Haw­king pien­sa que las ga­la­xias, las es­tre­llas, los pla­ne­tas... to­do se for­mó a par­tir de un fe­nó­meno mi­cros­có­pi­co lla­ma­do fluc­tua­cio­nes cuán­ti­cas, ge­ne­ra­das des­pués del Big Bang.

—En­ton­ces, ¿to­da la ma­te­ria sur­gió de la na­da?

—El he­cho de que el Uni­ver­so se ori­gi­ne de la na­da no con­tra­di­ce nin­gu­na ley fí­si­ca. En eso in­clu­so es­ta­ban de acuer­do los teó­lo­gos an­tes del Me­dioe­vo, pe­ro en­ton­ces eran pa­la­bras y aho­ra son he­chos con­fir­ma­dos ex­pe­ri­men­tal­men­te. El Uni­ver­so sur­gió de la na­da y si me pre­gun­ta qué ha­bía an­tes... —¿Qué ha­bía? -La pre­gun­ta no tie­ne sen­ti­do, por­que el tiem­po tam­bién fue crea­do cuan­do sur­gió el Uni­ver­so. San Agus­tín de­cía es­to mis­mo.

—Ci­ta a San Agus­tín... ¿Dios tie­ne un es­pa­cio en esa ecua­ción?

—Yo di­ría que las le­yes de la fí­si­ca lo ex­pli­can to­do. Aho­ra, quién es el crea­dor de esas le­yes, eso es otra co­sa. Es una pre­gun­ta abier­ta.

—Si es­to ha su­ce­di­do una vez, ¿pu­do su­ce­der más ve­ces? ¿Pue­de vol­ver a su­ce­der?

—Sí, po­de­mos te­ner múl­ti—Du­ran­te ples uni­ver­sos. De he­cho, no pa­re­ce una idea na­da lo­ca, pe­ro esa te­sis es­tá fuera de la fí­si­ca, por­que no es una con­clu­sión sin am­bi­güe­dad y no sa­be­mos có­mo ve­ri­fi­car­lo. La fí­si­ca se en­car­ga só­lo de las co­sas que se pue­den ve­ri­fi­car, y la cos­mo­lo­gía, gra­cias a la ex­pe­ri­men­ta­ción de los úl­ti­mos años, es par­te de ella, una cien­cia na­tu­ral.

—Los ex­pe­ri­men­tos sí con­fir­ma­ron los cálcu­los que us­ted hi­zo una vez con lá­piz y pa­pel.

los úl­ti­mos 25 años hu­bo 70 ex­pe­ri­men­tos que nos die­ron la ima­gen del Uni­ver­so cuan­do te­nía só­lo 300.000 años de edad; ape­nas un “be­bé”, ya que aho­ra es muy vie­jo, tie­ne 13.700 mi­llo­nes de años. Pues bien, esa “fo­to” del Cos­mos se so­la­pa per­fec­ta­men­te con lo que yo di­bu­jé ha­ce 30 años. Son la mis­ma ima­gen.

—¿Y no hay na­da que le ha­ya sor­pren­di­do, al­go que no en­ca­ja­ra co­mo es­pe­ra­ba en sus cálcu­los?

—Lo más sor­pren­den­te es que no hu­bo sor­pre­sa. To­do fue con­fir­ma­do. Era asom­bro­so que las imá­ge­nes coin­ci­die­ran. To­dos los ex­pe­ri­men­ta­lis­tas in­ten­ta­ban bus­car des­via­cio­nes y ano­ma­lías, pe­ro fi­nal­men­te to­do coin­ci­día. Era exac­ta­men­te igual.

—¿Qué ex­pe­ri­men­to fue el de­fi­ni­ti­vo, con el que ya no ca­bían du­das?

—La úl­ti­ma pa­la­bra la dio la son­da Planck (te­les­co­pio es­pa­cial de la Agencia Es­pa­cial Eu­ro­pea), su con­tri­bu­ción es tre­men­da, enor­me, ya que gra­cias a ella los cien­tí­fi­cos pu­die­ron es­ta­ble­cer la ima­gen más com­ple­ta del Uni­ver­so. El ex­pe­ri­men­to fue 500 ve­ces más sen­si­ble com­pa­ra­do con otros an­te­rio­res, co­mo el WMAP (Son­da de Ani­so­tro­pía de Mi­cro­on­das Wil­kin­son, de la NASA). Con Planck no se pue­de ir más allá, no se pue­de me­jo­rar más.

—No pue­de ha­ber ma­yor sa­tis­fac­ción pa­ra un cien­tí­fi­co que le den la ra­zón de esa for­ma...

—Por su­pues­to. Fue una sa­tis­fac­ción enor­me. Fi­ja­te que en los 80 es­ta­ba en com­ple­ta con­tra­dic­ción con to­das las ob­ser­va­cio­nes as­tro­fí­si­cas en aquel mo­men­to, pe­ro lo que pa­re­cía una ma­la teo­ría fi­nal­men­te ga­nó. “La fí­si­ca nu­clear sal­vó a los fí­si­cos de los fi­ló­so­fos. En la épo­ca de Sta­lin, los fi­ló­so­fos de­ci­dían lo que de­be­rían ha­cer o de­cir los fí­si­cos, con ideas co­mo si la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca es­tu­vie­ra de acuer­do con el mar­xis­mo le­ni­nis­mo o no... Po­días ser ata­ca­do si te equi­vo­ca­bas, y eso sig­ni­fi­ca­ba que al día si­guien­te o bien te ma­ta­ban o te lle­va­ban a un cam­po de con­cen­tra­ción”. “En el año 1948, los fí­si­cos ad­vir­tie­ron que no po­dían ga­ran­ti­zar la cons­truc­ción de bom­bas nu­clea­res con esa pre­sión, así que los de­ja­ron en paz. La ideo­lo­gía es una ma­la in­fluen­cia cuan­do se me­te en las cien­cias na­tu­ra­les, en par­ti­cu­lar en la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca. Cuan­do lees lo que su­ce­día ha­ce no tan­to tiem­po, ha­ce me­nos de 100 años, no te pue­des ima­gi­nar que la gen­te pu­die­ra com­por­tar­se así, mu­cho peor que las peo­res bes­tias”.

“Por la fluc­tua­ción cuán­ti­ca se for­ma­ron se­mi­llas de ma­te­ria que, por la gra­ve­dad, aca­ba­rían con­vir­tién­do­se en ga­la­xias, es­tre­llas y pla­ne­tas”, es­pe­ci­fi­ca.

WWW.ELESPANOL.COM

“Sí, po­de­mos te­ner múl­ti­ples uni­ver­sos”, in­di­có Viat­ches­lav Muk­ha­nov.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.