Fa­llo por un cho­que: cuan­do el do­lor es la pe­na más du­ra

Un motociclista fue so­lo in­ha­bi­li­ta­do a con­du­cir por 5 años, tras cau­sar una co­li­sión en la que mu­rió su mu­jer y ma­dre de sus hi­jos. Se­gún la re­so­lu­ción, otra con­de­na hu­bie­ra si­do in­hu­ma­na.

La Nueva - - SEGURIDAD. -

El prin­ci­pio de “pe­na na­tu­ral”, que con­si­de­ra irra­cio­nal y des­pro­por­cio­na­da una san­ción de pri­sión pa­ra al­guien que car­ga con el do­lor y el su­fri­mien­to de ha­ber co­me­ti­do el he­cho que le impu­tan, se con­fir­mó en el ca­so de un ac­ci­den­te pro­vo­ca­do por un motociclista, en el cual mu­rió su pa­re­ja y ma­dre de dos de sus hi­jos.

La Cá­ma­ra Pe­nal de nues­tra ciu­dad ra­ti­fi­có so­lo la san­ción de in­ha­bi­li­ta­ción pa­ra con­du­cir por 5 años a Ro­ber­to Mar­cial Paredes, tras un fa­llo dic­ta­do por el juez en lo Co­rrec­cio­nal Nº 1, Jo­sé Luis Ares.

El 15 de mar­zo de 2012, po­co des­pués de las 8, Paredes con­du­cía una mo­to Gi­le­ra 150cc. por la ave­ni­da Co­lón. Al lle­gar a Án­gel Bru­nel in­ten­tó ade­lan­tar­se por la de­re­cha a un ca­mión Sca­nia con se­mi­rre­mol­que, que se en­con­tra­ba en ple­na ma­nio­bra pa­ra do­blar ha­cia Bru­nel, con la luz de gi­ro co­rres­pon­dien­te.

En esa ac­ción la mo­to im­pac­tó con el trans­por­te y Blan­ca Bea­triz Ca­nu­llan, la mu­jer del motociclista, que iba co­mo acom­pa­ñan­te, ca­yó de­ba­jo de las ruedas del ro­da­do ma­yor y fa­lle­ció.

En los úl­ti­mos días, la Sa­la I de la Cá­ma­ra Pe­nal, con los vo­tos de los jue­ces Gus­ta­vo Bar­bie­ri y Gui­ller­mo Giam­be­llu­ca, re­cha­zó un pe­di­do de ab­so­lu­ción de la de­fen­sa y con­fir­mó la sen­ten­cia de Ares, aun­que so­lo pa­ra que Paredes no con­duz­ca vehícu­los au­to­mo­to­res por es­pa­cio de 5 años.

La pe­na de pri­sión se re­em­pla­za

El pa­de­ci­mien­to que de­bió afron­tar el hom­bre por la pér­di­da de su ser que­ri­do re­em­pla­za cual­quier ti­po de san­ción. La me­di­da se co­no­ce co­mo “pe­na na­tu­ral”.

por el prin­ci­pio de “pe­na na­tu­ral”, es de­cir el pa­de­ci­mien­to que de­bió afron­tar el hom­bre por la pér­di­da de su ser que­ri­do. De he­cho, los hi­jos del acu­sa­do -y tam­bién de la víc­ti­ma del ac­ci­den­te-, pre­sen­ta­dos co­mo par­ti­cu­la­res dam­ni­fi­ca­dos, ha­bían pe­di­do la ab­so­lu­ción de su pa­dre.

Prue­bas de car­go

La Cá­ma­ra coin­ci­dió con Ares en que la prue­ba reuni­da es cla­ra pa­ra sin­di­car a Paredes co­mo au­tor res­pon­sa­ble del de­li­to.

Ci­ta­ron, en ese sen­ti­do, el tes­ti­mo­nio de una mu­jer que vio el he­cho y ra­ti­fi­có que la mo­to qui­so pa­sar por la de­re­cha al ca­mión mien­tras do­bla­ba de ma­ne­ra len­ta, coin­ci­den­te con los di­chos del ca­mio­ne­ro, Car­me­lo Ga­vi­lán Báez.

Y tam­bién el in­for­me y la de­cla­ra­ción del pe­ri­to ac­ci­den­tó­lo­go Ga­briel Fer­nán­dez Allen­de, quien, se­gún el juez de pri­me­ra ins­tan­cia, se mos­tró @sol­ven­te@ en el mis­mo sen­ti­do.

Por lo ex­pues­to, la Cá­ma­ra de­cla­ró im­pro­ce­den­te el re­cur­so de la de­fen­sa y con­fir­mó la sen­ten­cia.

ARCHIVO LA NUEVA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.