Héc­tor Ga­llar­do: “El vó­lei­bol es hoy mi ca­ble a tie­rra”

La Nueva - - DEPORTES. -

El do­min­go 2 de ma­yo de 1982 se pro­du­jo el hun­di­mien­to del ARA Ge­ne­ral Bel­grano du­ran­te la Gue­rra de las Mal­vi­nas, a con­se­cuen­cia del ata­que del sub­ma­rino nu­clear bri­tá­ni­co HMS Con­que­ror.

En ese bar­co se en­con­tra­ba el car­huen­se, bahien­se adop­ti­vo, Héc­tor Ga­llar­do, re­co­no­ci­do en­tre­na­dor de vó­lei­bol en la ciu­dad. A 35 años de la Gue­rra, el “Enano”, co­mo se lo co­no­ce en el am­bien­te, ya no le cues­ta tan­to ha­blar de lo que vi­vió.

“Hoy ya lo to­mo me­jor en to­do los sen­ti­dos. Fue un pro­ce­so muy du­ro que de­bí afron­tar en la vi­da des­pués de la gue­rra mal­di­ta que nos lle­va­ron con tan so­lo 17 años. Ca­si to­dos re­cién es­tá­ba­mos ha­cién­do­nos, sa­lien­do de la ado­les­cen­cia y de pron­to nos tuvimos que ha­cer adul­tos”, di­jo el ac­tual DT de Olim­po.

Des­de Ro­sa­rio, don­de par­ti­ci­pa de un cur­so pa­ra en­tre­na­do­res dic­ta­do por Julio Ve­las­co, cuen­ta que ya no lo po­ne tan mal la fe­cha.

“Ya pue­do ir a un ac­to, co­sa que ha­ce 3 años atrás no que­ría. Un día me di­je­ron de ir a un ac­to en mi pue­blo -Car­hué- y que de­bía es­tar ahí con mis com­pa­ñe­ros que ha­bían ido a la gue­rra. Fue to­do un desafío y des­de ahí pu­de sa­car­me ese te­mor que te­nía”, ex­pre­só.

“Gra­cias a mi fa­mi­lia y mis ami­gos y com­pa­ñe­ros que me dio es­te hermoso de­por­te, pue­do es­tar bien”, agre­gó.

-¿Qué re­cor­dás del día que te di­je­ron que de­bías em­bar­car­te? -Es­ta­ba en mi ca­sa y me fal­ta­ba po­co pa­ra la ba­ja. Un día me lla­ma­ron pa­ra que me pre­sen­ta­ra en Puer­to Bel­grano. Te­nía­mos que sa­lir a al­ta­mar. El bu­que es­ta­ba más pa­ra ser un mu­seo que otra co­sa, pe­ro se ar­mó to­do lo más rá­pi­do po­si­ble. -¿Sabías el des­tino? -Salimos, pe­ro no sa­bía­mos que íba­mos a la gue­rra. Nos en­te­ra­mos arri­ba.

-¿Qué in­di­ca­cio­nes les die­ron en las Is­las?

-Nues­tra mi­sión era no de­jar pa­sar a los bu­ques in­gle­ses a car­gar com­bus­ti­ble a Chile. Es­tá­ba­mos ubi­ca­dos en­tre las is­las de los Es­ta­dos. Un día salimos a car­gar com­bus­ti­ble con otro bu­que ar­gen­tino y des­pués de eso, nos ata­ca­ron. A mí me aga­rró es­tan­do en la ter­ce­ra cu­bier­ta, me­ren­dan­do. Gra­cias a Dios co­no­cía su in­te­rior, ya que con­ta­ba con sie­te cu­bier­tas a bor­do. -¿Te­mis­te no vol­ver? -Des­de ese mo­men­to nun­ca

“Nos lle­va­ron a la gue­rra con tan so­lo 17 años. Ca­si to­dos es­tá­ba­mos sa­lien­do de la ado­les­cen­cia y de pron­to nos tuvimos que ha­cer adul­tos”. La Gue­rra de Mal­vi­nas se desa­rro­lló en­tre el 2 de abril y el 14 de ju­nio de 1982. Mu­rie­ron 649 sol­da­dos ar­gen­ti­nos, 255 bri­tá­ni­cos y 3 ci­vi­les.

per­dí la fe en que me po­día sal­var y fue así que me fi­jé en mí mis­mo de sal­var­me. En la bal­sa to­dos te­nía­mos mu­cha fe y por eso nos sal­var­nos. -¿Có­mo lo vi­vís hoy? -Tras to­dos es­tos años que han pa­sa­do, es­to que­da pa­ra siem­pre en mi vi­da. Lo que más ten­go en mi ca­be­za es el re­cuer­do de ha­ber vis­to có­mo ca­yó un an­cla y hun­dió una bal­sa don­de es­ta­ba un ami­go. Pe­ro tam­bién fue una co­sa muy her­mo­sa ha­ber po­di­do en­con­trar a sus pa­dres gra­cias a mi de­por­te. Du­ran­te un tor­neo en San­ta Fe pu­de sen­tar­me con ellos, con­tar­les co­mo ha­bía muer­to su hi­jo. To­do es­to fue gra­cias a mi ama­do vó­lei­bol.

-¿El vó­lei­bol pa­só a ser par­te de tu vi­da pa­ra siem­pre?

-Es hoy mi ca­ble a tie­rra. Hoy es­to lo to­mo más na­tu­ral. Con­tar los mo­men­tos que pa­se en esa mal­di­ta gue­rra me ha­ce muy bien.

El re­co­no­ci­do DT, hoy al frente de Olim­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.