Suá­rez-Chie­lli­ni, el reen­cuen­tro

La Nueva - - PARA EMPEZAR -

Mien­tras en la Ar­gen­ti­na la aten­ción fut­bo­lís­ti­ca se en­fo­ca en el vir­tual des­pi­do de Ed­gar­do Bau­za co­mo di­rec­tor téc­ni­co de la se­lec­ción na­cio­nal, la mar­cha del tor­neo do­més­ti­co que li­de­ra Bo­ca Ju­niors y la par­ti­ci­pa­ción de los re­pre­sen­tan­tes de la AFA en la Co­pa Li­ber­ta­do­res, en Eu­ro­pa co­men­za­rán a dispu­tar­se des­de la se­ma­na en­tran­te las ins­tan­cias de­ci­si­vas de la Cham­pions Lea­gue rum­bo a la de­fi­ni­ción del 3 de ju­nio en Car­diff.

En el tra­mo de cuar­tos de fi­nal ha­brá cru­ces de su­mo in­te­rés, y par­ti­cu­lar­men­te dos de ellos en­tre equi­pos con mu­cho pe­so e his­to­ria: Ba­yern Mu­ni­chReal Ma­drid y Ju­ven­tus-Bar­ce­lo­na. Los res­tan­tes par­ti­dos, con al­go me­nos de bri­llo, pe­ro igual­men­te tras­cen­den­tes, los ani­ma­rán Atlé­ti­co de Ma­dri­dLei­ces­ter y Mó­na­co-Bo­rus­sia Dort­mund.

La se­rie que se ini­cia­rá el mar­tes ve­ni­de­ro en Tu­rín y pro­ta­go­ni­za­rán la Ju­ve y el Bar­sa con­ta­rá, ade­más, con un con­di­men­to ex­tra que se­rá el due­lo en­tre el de­fen­sor ita­liano Gior­gio Chie­lli­ni y el ata­can­te uru­gua­yo Luis Suá­rez.

El 24 de ju­nio de 2014, se re­cuer­da, Suá­rez mor­dió en el hom­bro iz­quier­do a Chie­lli­ni en el úl­ti­mo co­te­jo del Gru­po D de la fa­se cla­si­fi­ca­to­ria del Mun­dial de Bra­sil, don­de la es­cua­dra cha­rrúa ven­ció por 1-0 y ter­mi­nó in­gre­san­do a los oc­ta­vos de fi­nal.

Aquel día en la ciu­dad de Na­tal, el go­lea­dor ce­les­te no fue ni si­quie­ra amo­nes­ta­do por el ár­bi­tro me­xi­cano Mar­co Ro­drí­guez. Tiem­po des­pués, cuan­do com­pro­ba­ron la agre­sión, los miem­bros del Tri­bu­nal de Dis­ci­pli­na de la FIFA lo san­cio­na­ron con cuatro me­ses “sin po­der rea­li­zar ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas”. Por en­ton­ces, Suá­rez ha­bía si­do con­tra­ta­do por el club ca­ta­lán y con­cre­tó su reapa­ri­ción re­cién a fin de año, con la tem­po­ra­da ya avan­za­da.

Am­bos pu­die­ron ha­ber­se en­con­tra­do en la fi­nal de la edi­ción 2015, que Bar­ce­lo­na ga­nó en Ber­lín, pe­ro en ese mo­men­to el za­gue­ro al­bi­ne­gro es­ta­ba le­sio­na­do. Aho­ra el destino del sor­teo los vol­ve­rá a cru­zar, aun­que no por úni­ca vez en 2017. Es­te se­ría el pri­me­ro de los tres en­fren­ta­mien­tos, ya que lue­go es­ta­rá por de­lan­te la re­van­cha en el Camp Nou, el miér­co­les 19 de es­te mes, y un amistoso pro­gra­ma­do en­tre los se­lec­cio­na­dos de sus res­pec­ti­vos paí­ses en ju­nio próximo.

De to­das for­mas, el mor­bo pa­re­ce bas­tan­te ate­nua­do. En es­te lap­so de ca­si tres años, Suá­rez y Chie­lli­ni –fla­man­te egre­sa­do uni­ver­si­ta­rio– in­ter­cam­bia­ron men­sa­jes y dis­cul­pas e hi­cie­ron las pa­ces. Con el trans­cu­rrir de las ho­ras, el pro­pio mar­ca­dor cen­tral com­pren­dió la ac­ti­tud equi­vo­ca­da de su co­le­ga y en su opor­tu­ni­dad afir­mó que “la prohi­bi­ción su­fri­da lue­go del in­ci­den­te en Bra­sil de­be ha­ber si­do muy de­ses­pe­ran­te pa­ra un ju­ga­dor de fút­bol co­mo él”.

Al mar­gen de la apun­ta­da si­tua­ción per­so­nal, que ape­nas sim­bo­li­za un as­pec­to anec­dó­ti­co que ro­dea al jue­go, el es­pe­ra­do cho­que en­tre dos de los más po­de­ro­sos con­jun­tos del Vie­jo Con­ti­nen­te su­po­ne una pu­ja equi­li­bra­da, con ri­be­tes emo­ti­vos y una mar­ca­da in­cer­ti­dum­bre so­bre quién se­rá el ga­na­dor de la eli­mi­na­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.