Ar­qui­tec­tu­ra. Las construcciones sus­ten­ta­bles, una ten­den­cia que se con­so­li­da.

Si bien el cos­to es un po­co ma­yor, se com­pen­sa con el aho­rro en con­su­mo de ener­gía y otros ser­vi­cios.

La Nueva - - SABADO -

La­dri­llos de ais­la­ción tér­mi­ca, tú­ne­les so­la­res, te­rra­zas ver­des y tu­be­rías de re­co­lec­ción plu­vial son al­gu­nos de los ejem­plos de cons­truc­ción sus­ten­ta­ble, una ten­den­cia que cre­ce en el mun­do de la ar­qui­tec­tu­ra de la mano de una ma­yor con­cien­cia ambiental.

“El mun­do de la cons­truc­ción no es ajeno a la ur­gen­cia de pa­liar el ca­len­ta­mien­to glo­bal y sus con­se­cuen­cias so­bre el há­bi­tat. De he­cho, mu­chos ar­qui­tec­tos de re­nom­bre co­mo Cé­sar Pe­lli ya no acep­tan pro­yec­tos que no sean sus­ten­ta­bles”, ex­pre­só la ar­qui­tec­ta San­dra Ame­ri­se, do­cen­te de Ar­qui­tec­tu­ra Sus­ten­ta­ble en la UBA.

“Ac­tual­men­te es po­si­ble en­con­trar ar­qui­tec­tu­ra sus­ten­ta­ble en ofi­ci­nas, cen­tros lo­gís­ti­cos y has­ta plan­tas in­dus­tria­les. Sin em­bar­go la gran fa­len­cia to­da­vía pa­sa por el mer­ca­do re­si­den­cial, don­de la can­ti­dad de edi­fi­ca­cio­nes no son re­pre­sen­ta­ti­vas”, de­ta­lló la ar­qui­tec­ta.

Aun­que el con­cep­to de sus­ten­ta­bi­li­dad es aso­cia­do en for­ma ex­clu­si­va al cui­da­do del me­dioam­bien­te, tam­bién ha­ce re­fe­ren­cia a las es­fe­ras so­cial y eco­nó­mi­ca.

“Ade­más de su­mar tec­no­lo­gías que me­jo­ren el há­bi­tat, ta­les co­mo re­du­cir el con­su­mo ener­gé­ti­co o re­uti­li­zar el agua de llu­via, la cons­truc­ción sus­ten­ta­ble ga­ran­ti­za es­pa­cios du­ra­bles y que cues­ten me­nos pa­ra su man­te­ni­mien­to”, ex­pre­só Raúl Sáenz Va­lien­te, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Em­pre­sa­ria de Desa­rro­lla­do­res Ur­ba­nos.

En un con­tex­to de cri­sis ener­gé­ti­ca, la cons­truc­ción sus­ten­ta­ble apa­re­ce co­mo una op­ción via­ble pa­ra quie­nes es­tén dis­pues­tos a pa­gar un po­co más a la ho­ra de cons­truir, pe­ro que ter­mi­na­rán por com­pen­sar­lo con el aho­rro en con­su­mo de ener­gía y otros ser­vi­cios. Exis­ten di­ver­sas op­cio­nes pa­ra in­cor­po­rar ele­men­tos sus­ten­ta­bles a construcciones tra­di­cio­na­les.

En­tre ellos es­tán los la­dri­llos lla­ma­dos do­ble pa­red, más gran­des y con más hue­cos que los con­ven­cio­na­les, lo que ayu­da a con­tro­lar más efi­cien­te­men­te la tem­pe­ra­tu­ra in­te­rior de los ho­ga­res. Ade­más, al es­tar ela­bo­ra­dos con ar­ci­llas no ap­tas pa­ra tra­ba­jos agrí­co­las o ga­na­de­ros y sin agre­ga­dos quí­mi­cos, son com­ple­ta­men­te na­tu­ra­les y bio­de­gra­da­bles.

Tam­bién pue­de re­du­cir­se el con­su­mo de ener­gía con ven­ta­nas pa­ra te­cho pi­vo­tan­tes que, al ins­ta­lar­se en los te­ja­dos de las ca­sas, son una for­ma rá­pi­da de ob­te­ner luz na­tu­ral, ma­yor ven­ti­la­ción y crear la sen­sa­ción de am­pli­tud en los es­pa­cios.

Los tú­ne­les so­la­res avan­zan en es­ta mis­ma lí­nea ya que, a tra­vés de un sis­te­ma de ca­ñe­rías, lle­van luz a lu­ga­res don­de nor­mal­men­te no lle­ga­ría: pa­si­llos, ca­jas de es­ca­le­ra, ba­ños y ves­ti­do­res, con el agre­ga­do de que au­men­tan la ven­ti­la­ción y el con­fort tér­mi­co.

En cuan­to al apro­ve­cha­mien­to del agua, hay em­pre­sas que ofre­cen tu­be­rías que trans­por­tan agua de llu­via pa­ra su pos­te­rior re­co­lec­ción y uso en rie­go, des­car­gas sanitarias y la­va­do de ro­pa.

Otra de las for­mas pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de las construcciones son las te­rra­zas o te­chos ver­des que, al igual que los jar­di­nes ver­ti­ca­les, dis­mi­nu­yen la po­lu­ción del ai­re, re­tra­san el es­cu­rri­mien­to del agua de llu­via y mi­ti­gan el efec­to tér­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.