Por dis­tin­tas ra­zo­nes, si­gue cre­cien­do el uso del co­lec­ti­vo en Bahía

La Nueva - - PORTADA - Por Fe­de­ri­co Moreno fmo­reno@la­nue­va.com

En ape­nas cin­co años, el servicio de óm­ni­bus lo­cal cre­ció un 14 por cien­to, to­do es­to en el mar­co de una ten­den­cia que pa­re­ce con­so­li­dar­se y en una Bahía Blan­ca cu­ya po­bla­ción no re­gis­tra de­ma­sia­dos cam­bios.

Los va­lo­res son con­tun­den­tes y las ra­zo­nes son va­ria­das, se­gún dis­tin­tos ex­per­tos con­sul­ta­dos por “La Nue­va.”.

Al­gu­nas de ellas son el pre­cio del combustible, el es­ta­cio­na­mien­to me­di­do y pa­go más ca­ro y en zo­nas ca­da vez más le­ja­nas a la pla­za Ri­va­da­via, la prohi­bi­ción de es­ta­cio­nar en mu­chas cua­dras del ma­cro­cen­tro y la me­jo­ra del servicio. La pre­gun­ta es có­mo pien­sa la co­mu­na con­so­li­dar es­ta ten­den­cia.

En ape­nas cin­co años el servicio de óm­ni­bus lo­cal cre­ció un 14 por cien­to, to­do es­to en el mar­co de una ten­den­cia que pa­re­ce con­so­li­dar­se y en una Bahía Blan­ca cu­ya po- bla­ción no re­gis­tra de­ma­sia- dos cam­bios.

Si se com­pa­ran las ci­fras de pa­sa­je­ros trans­por­ta­dos en 2011 –úl­ti­mo año en­te­ro del gru­po Pla­za-- y en 2016, po- drá ad­ver­tir­se una alen­ta­do- ra evo­lu­ción que se sos­tu­vo ca­da año, con ex­cep­ción de 2012, en el que la can­ti­dad de pa­sa­jes con res­pec­to al 2011 dis­mi­nu­yó en ape­nas un 0,97 %. Los 28.625.817 pa­sa­je­ros trans­por­ta­dos el pa­sa­do año mues­tran un au­men­to no so­lo en relación a los 25.022.926 de 2011, sino tam- bién, com­pa­rán­do­los con los 27.686.479 trans­por­ta­dos en 2015, en lo un que año,de sig­ni­fi­có939.338 equi­va­len­te pa­sa­je­ro­sun in­cre­men­to al 3,40 %. Es­to pue­de de­ber­se a va- rios fac­to­res: au­men­to del pre­cio del combustible, es­ta- cio­na­mien­to me­di­do y pa­go más ca­ro y en zo­nas ca­da vez más le­ja­nas a la pla­za Rivada- via, prohi­bi­ción de es­ta­cio- nar en mu­chas cua­dras del ma­cro­cen­tro y, des­de la ida de Pla­za en abril de 2012, la pres­ta­ción de un servicio más fre­cuen­cias­tres em­pre­sas con­fia­ble por ac­tua­le­sen par­te ca­li­dad­de --Bahía las y Trans­por­te Sa­pem, San Gabriel y Ras­trea­dor Four­nier--. “Se sue­le de­cir que cuan­do au­men­ta el pre­cio del bo­le­to ba­ja la de­man­da de via-

jes, pe­ro la reali­dad es que eso no su­ce­de así, no es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos. La co­rre­la­ción al­ta se da en­tre la ca­li­dad de pres­ta­ción del servicio y la can­ti­dad de pa­sa­je­ros”, ex­pli­có el di­rec­tor mu­ni­ci­pal de Trán­si­to y Trans­por­te, Ra­mi­ro Fra­pic­ci­ni.

“Al­go que he­mos lo­gra­do es­tos úl­ti­mos años es que la per­so­na que an­tes via­ja­ba es­po­rá­di­ca­men­te aho­ra lo ha­ga fre­cuen­te­men­te. Lo más di­fí­cil es ha­cer que los que nun­ca an­du­vie­ron en co­lec­ti­vo em­pie­cen a ha­cer­lo, du­ran­te los ma­los años con la em­pre­sa Pla­za hu­bo ré­cord de ven­ta de mo­tos y pa­ra­le­la­men­te el par­que au­to­mo­tor siem­pre si­gue cre­cien­do”, agre­gó el fun­cio­na­rio.

Agre­gó que des­de que se fue Pla­za, con la que se ha­bía al­can­za­do un pi­co mí­ni­mo de pa­sa­je­ros, el por­cen­ta­je in­ter­anual siem­pre cre­ció.

“Siem­pre hay un cre­ci­mien­to es­ti­ma­do que se ex­pli­ca por la gen­te que se in­cor­po­ra al sis­te­ma, co­mo es­tu­dian­tes de la zo­na o chi­cos de 12 o 13 años que em­pie­zan a via­jar so­los en co­lec­ti­vo”, pre­ci­só.

En tan­to, el ge­ren­te ope­ra­ti­vo de Bahía Trans­por­te Sa­pem, Fe­de­ri­co Har­field, sos­tu­vo que siem­pre es más la gen­te que se in­cor­po­ra que la que se da de ba­ja.

“Pe­ro su­ma­do a eso, cuan­do se in­cor­po­ra­ron BTS y San Gabriel, más Ras­trea­dor Four­nier que siem­pre les pu­so el hom­bro a las co­yun­tu­ras, el servicio em­pe­zó a me­jo­rar las fre­cuen­cias y hoy se agre­gan co­lec­ti­vos que se si­guen lle­nan­do –-ac­tual­men­te en la ciu­dad hay 199 uni­da­des--”

En 2012, du­ran­te la in­ten­den­cia de Gus­ta­vo Be­vi­lac­qua, la ciu­dad co­men­zó a idear lo que se de­no­mi­nó un “pro­gra­ma de mo­vi­li­dad sus­ten­ta­ble” que, en­tre otros ob­je­ti­vos, bus­ca­ba re­du­cir la cir­cu­la­ción vehi­cu­lar en el mi­cro­cen­tro y me­jo­rar el des­pla­za­mien­to de pea­to­nes, ci­clis­tas y trans­por­te pú­bli­co de ma­ne­ra ami­ga­ble con el me­dioam­bien­te.

Las me­di­das que for­man par­te de di­cho pro­gra­ma son, en­tre otras, prohi­bir el es­ta­cio­na­mien­to en una o am­bas ma­nos de cier­tas ca­lles del mi­cro y ma­cro­cen­tro, au­men­tar el pre­cio y la zo­na de in­fluen­cia del es­ta­cio­na­mien­to me­di­do y pa­go, cons­truir ci­clo­vías y de­li­mi­tar ca­rri­les pre­fe­ren­cia­les pa­ra co­lec­ti­vos.

“Es­ta­dos Uni­dos, que es el pa­ra­dig­ma del au­to par­ti­cu­lar –por ejem­plo an­te la cons­truc­ción de un su­per­mer­ca­do des­ti­na tres ve­ces más su­per­fi­cie pa­ra el es­ta­cio­na­mien­to que pa­ra la edi­fi­ca­ción--, es­tá yen­do ha­cia un es­que­ma de 'ca­lles com­ple­tas', sa­can­do es­ta­cio­na­mien­tos, agran­dan­do ve­re­das, in­cor­po­ran­do ci­clo­vías y cru­ces pea­to­na­les. Es si­mi­lar a lo que es­tán ha­cien­do Bue­nos Ai­res, Mar del Pla­ta o Ro­sa­rio y por en­de a lo que es­ta­mos ha­cien­do en Bahía”, di­jo Fra­pic­ci­ni.

Los dos as­pec­tos que se es­tán tra­ba­jan­do aho­ra y re­quie­ren de mu­cha in­ver­sión son: por un la­do, me­jo­rar los re­co­rri­dos as­fal­tan­do to­das las ca­lles por las que pa­sa el co­lec­ti­vo. Al me­nos las 6 o 7 lí­neas tron­ca­les tie­nen que te­ner un 100 % de pa­vi­men­to.

Por otro la­do, se busca per­fec­cio­nar la re­gu­la­ri­dad de la fre­cuen­cia, al­go que se lo­gra jus­ta­men­te as­fal­tan­do ca­lles y tam­bién con la im­ple­me­ne­ra ta­ción de ca­rri­les pre­fe­ren­cia­les, pa­ra que los co­lec­ti­vos no pier­dan tan­to tiem­po en el cen­tro de la ciu­dad.

“Es­ta­mos con­ven­ci­dos que des­alen­tar el uso del au­to­mó­vil es la ma­ne­ra de lo­grar una mo­vi­li­dad sus­ten­ta­ble. Mu­chos creen que an­te una con­ges­tión ha­bría que in­ver­tir en in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra au­tos, pe­ro la reali­dad es que si se ha­ce eso, se in­cen­ti­va­rá su uso y en 5 años la con­ges­tión se vol­ve­rá a pro­du­cir.

“En Europa, si bien ha­ce años que es­tán tra­ba­jan­do en la ma­te­ria, ya hay ciu­da­des en las que es­tá ab­so­lu­ta­men­te prohi­bi­do in­gre­sar con vehícu­los par­ti­cu­la­res al ma­cro­cen­tro”, agre­gó quien ya di­rec­tor de Trán­si­to y Trans­por­te en la ges­tión Be­vi­lac­qua.

“Ca­da so­cie­dad ha­ce los cam­bios se­gún su ni­vel de acep­ta­ción. No­so­tros que­re­mos fo­men­tar el uso de la bi­ci­cle­ta y del co­lec­ti­vo y des­de Na­ción nos im­pul­san en ese mis­mo sen­ti­do, con cré­di­tos de fi­nan­cia­ción pa­ra obras en la ma­te­ria. Hay que ex­pli­car que cuan­to más gen­te via­je en co­lec­ti­vo, me­jor servicio y me­nor cos­to ten­drán los pa­sa­je­ros, es el círcu­lo vir­tuo­so que tra­ta­mos de ge­ne­rar”, di­jo el fun­cio­na­rio.

Lue­go de ha­ber au­men­ta­do por úl­ti­ma vez el 1 de enero de es­te año, con $12,55 pa­ra la ta­ri­fa pla­na, nues­tra ciu­dad tie­ne uno de los bo­le­tos de óm­ni­bus más cos­to­sos de la Ar­gen­ti­na. La ra­zón, ex­pli­can los es­pe­cia­lis­tas, se re­su­me fun­da­men­tal­men­te a un fac­tor: la ba­ja den­si­dad po­bla­cio­nal por ki­ló­me­tro cua­dra­do que po­see Bahía Blan­ca.

“El úl­ti­mo es­tu­dio de cos­tos se ade­cuó a los pa­rá­me­tros de­ter­mi­na­dos por la se­cre­ta­ría de Trans­por­te de la Na­ción, lo que se ha­ce es es­ti­mar un va­lor del ki­ló­me­tro re­co­rri­do por las uni­da­des, en el que se in­clu­ye el suel­do de los cho­fe­res, de los ad­mi­nis­tra­ti­vos, el combustible, los lu­bri­can­tes, las cu­bier­tas, el se­gu­ro... en sín­te­sis, to­do lo que se gas­ta pa­ra po­ner el co­lec­ti­vo en la ca­lle”, ex­pli­có el ge­ren­te ope­ra­ti­vo de BTS, Fe­de­ri­co Har­field.

“El te­ma es que a esa ta­ri­fa –del cos­to por ki­ló­me­tro--, que es prác­ti­ca­men­te la mis­ma en to­das las ciu­da­des, hay que di­vi­dir­la por la can­ti­dad de gen­te que trans­por­tás en ese ki­ló­me­tro y ahí es don­de Bahía, por su dis­tri­bu­ción geo­grá­fi­ca y de­mo­grá­fi­ca, su­fre la di­fe­ren­cia.

“Por ejem­plo, mien­tras que en la Ca­pi­tal Fe­de­ral via­jan unas 4 o 5 personas por ki­ló­me­tro, en Bahía lo ha­cen so­lo 2, en­ton­ces pe­se a que los cos­tos son los mis­mos, acá hay me­nos gen­te en­tre la cual di­vi­dir­los”, agre­gó Har­field.

“Otra as­pec­to ne­ga­ti­vo en es­te sen­ti­do que tie­ne la ciu­dad es que la gen­te no via­ja tra­mos in­ter­me­dios. Mien­tras que en la Ca­pi­tal hay gen­te que va de Aa B, de Ba C y de Ca D, en Bahía la ma­yo­ría va de Aa M o de Ma Z, lo que pro­vo­ca que las uni­da­des va­yan prác­ti­ca­men­te va-

cías la mi­tad del re­co­rri­do, con la im­pro­duc­ti­vi­dad que eso im­pli­ca”, ex­pli­có el ti­tu­lar de BTS.

Sin du­da, un as­pec­to a te­ner en cuen­ta cuan­do una ciu­dad vi­sua­li­za y pla­ni­fi­ca su desa­rro­llo pa­ra las pró­xi­mas dé­ca­das es la ca­li­dad y la efi­cien­cia del servicio de trans­por­te pú­bli­co. Las li­ci­ta­cio­nes de 2009 –pri­me­ras en la his­to­ria del trans­por­te lo­cal-- se ven­ce­rán en 2019 y la Mu­ni­ci­pa­li­dad, en con­jun­to con las em­pre­sas, tendrá la po­si­bi­li­dad de re­di­se­ñar los re­co­rri­dos de las 18 lí­neas ac­tua­les que se re­par­ten el trans­por­te ur­bano, mu­chos de los cua­les no su­frie­ron mo­di­fi­ca­cio­nes sus­tan­cia­les en los úl­ti­mos 40 años y en mu­chos ca­sos se su­per­po­nen ge­ne­ran­do im­pro­duc­ti­vi­dad y ve­ci­nos des­pro­vis­tos del servicio.

“Las lí­neas tie­nen los mis­mos re­co­rri­dos que ha­ce 40 años, pe­ro la con­cep­ción del trans­por­te cam­bió to­tal­men­te. An­tes la ma­yo­ría de las lí­neas res­pon­día a una em­pre­sa dis­tin­ta y, en al­gu­nos ca­sos, los cho­fe­res eran due­ños de la uni­dad que con­du­cían, que­dán­do­se con un por­cen­ta­je de la re­cau­da­ción. De esa for­ma la ca­lle era una car­ni­ce­ría y en ca­lles don­de pa­sa­ba más de una lí­nea se ma­ta­ban pa­ra ver quién cor­ta­ba más bo­le­tos, ge­ne­ran­do que un co­lec­ti­vo va­cío si­guie­ra du­ran­te mu­chas cua­dras a uno que iba lleno por­que le ha­bía ga­na­do de mano re­co­gien­do a to­dos los pa­sa­je­ros”, ex­pli­có Fe­de­ri­co Har­field.

“Hoy eso es in­con­ce­bi­ble, 17 lí­neas es­tán re­par­ti­das en­tre 3 em­pre­sas, los cho­fe­res co­bran un suel­do fi­jo y no son due­ños de las uni­da­des, pe­ro los re­co­rri­dos de las lí­neas son los mis­mos que ha­ce 40 años. Mu­chas se su­per­po­nen, du­pli­can­do la can­ti­dad de ki­ló­me­tros re­co­rri­dos pa­ra la mis­ma can­ti­dad de pa­sa­je­ros y ge­ne­ran­do una im­pro­duc­ti­vi­dad que hay que apro­ve­char a cam­biar en 2019 cuan­do se ven­zan las li­ci­ta­cio­nes”, agre­gó el ge­ren­te de BTS.

Al res­pec­to opi­nó el di­rec­tor de Trán­si­to y Trans­por­te, Ra­mi­ro Fra­pic­ci­ni.

“En 2019 ven­cen las li­ci­ta­cio­nes de los re­co­rri­dos y la Mu­ni­ci­pa­li­dad ya se plan­tea ha­cer mo­di­fi­ca­cio­nes. No­so­tros le su­ge­ri­mos ideas a la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Sur y ellos ha­cen in­ves­ti­ga­cio­nes, in­clu­so con gen­te del Conicet. Pa­ra em­pe­zar, en ju­nio o ju­lio ha­rán una en­cues­ta ori­gen-des­tino, al­go bá­si­co pa­ra pla­near lo que se vie­ne. Com­bi­na­rán esa en­cues­ta con mo­de­los ma­te­má­ti­cos que per­mi­tan ajus­tar los re­co­rri­dos de los co­lec­ti­vos en fun­ción de la de­man­da y otros pa­rá­me­tros.

“Son mé­to­dos científicos que ya fue­ron pro­ba­dos en otros lu­ga­res y se adap­ta­rán a la reali­dad lo­cal, al ma­pa de la ciu­dad y a la de­man­da de via­jes, no so­lo de óm­ni­bus, sino ge­ne­ral –ca­mi­nan­do, en bi­ci­cle­ta, mo­to o au­to­mó­vil--. Una vez que ten­ga­mos eso, tra­ba­ja­re­mos en los po­si­bles re­co­rri­dos fu­tu­ros pa­ra en 2019 po­der re­li­ci­tar el sis­te­ma”.

Los cam­bios, por más be­ne­fi­cios que trai­gan, siem­pre son di­fí­ci­les de asi­mi­lar.

“La ex­pe­rien­cia nos de­mues­tra que en ge­ne­ral es di­fí­cil con­ven­cer a los ac­to­res. El que subió to­da la vi­da en una es­qui­na quie­re se­guir su­bien­do ahí, el que pa­se a te­ner el co­lec­ti­vo en la puer­ta de su ca­sa pon­drá el gri­to en el cie­lo, y así con to­do.

“Sin ir más le­jos, ha­ce unos años la lí­nea 509 en el ba­rrio La Fal­da era muy ser­pen­tean­te, te­nía una fre­cuen­cia de 20 mi­nu­tos y lle­ga­ba al cen­tro tam­bién en 20 mi­nu­tos. Ha­cien­do que el re­co­rri­do pa­sa­ra por la mi­tad del ba­rrio --ale­jan­do las pa­ra­das co­mo má­xi­mo 2 cua­dras de ca­da ve­cino-- lo­gra­mos re­du­cir la fre­cuen­cia a 15 mi­nu­tos y que se lle­ga­ra al cen­tro en 10; sin em­bar­go, la can­ti­dad de no­tas que re­ci­bi­mos de gen­te que­ján­do­se era in­creí­ble”, ana­li­zó Fra­pic­ci­ni.

PABLO PRESTI-LA NUE­VA.

FOTOS: PABLO PRESTI-LA NUE­VA.

Los bahien­ses op­tan por uti­li­zar el trans­por­te pú­bli­co, que en los úl­ti­mos cin­co años ha re­ci­bi­do im­por­tan­tes me­jo­ras.

FOTOS: PABLO PRESTI-LA NUE­VA.

Fe­de­ri­co Har­field

Ra­mi­ro Fra­pic­ci­ni

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.