Mi­cae­la, otra vez

La Nueva - - PORTADA -

Mi­cae­la vol­vió a mo­rir. Es­ta vez no fue Mi­cae­la Or­te­ga, de do­ce años, sino Mi­cae­la Gar­cía, de vein­tiuno. Pe­ro a am­bas las ma­tó un mis­mo ase­sino: jue­ces que li­be­ran a de­lin­cuen­tes que de­ben es­tar pre­sos.

En el ca­so de Mi­cae­la Or­te­ga, su ma­ta­dor, Jo­nat­han Lu­na, ha­bía re­ci­bi­do el be­ne­fi­cio de las sa­li­das tran­si­to­rias por par­te de un juez de Eje­cu­ción Pe­nal de Ro­ca, Juan Pablo Chi­ri­nos. Lu­na se fu­gó ape­nas pu­so un pie en la ca­lle y, al tiem­po, se lle­vó la vi­da de la pe­que­ña bahien­se.

En el ca­so de Mi­cae­la Gar­cía, el ase­sino ob­tu­vo su li­ber­tad por de­ci­sión tam­bién de un juez de Eje­cu­ción Pe­nal que abrió las puer­tas de la cár­cel pa­ra el vio­la­dor re­in­ci­den­te y del in­fierno pa­ra la chi­ca de Gua­le­guay. Ayer, el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ger­mán Ga­ra­vano, y el pro­pio pre­si­den­te Ma­cri pi­die­ron la re­nun­cia o la re­mo­ción de es­te la­men­ta­ble juez, de nom­bre Carlos Ros­si. Lo cier­to es que, com­pa­ra­do con el da­ño que pro­vo­có la mor­tal de­ci­sión del ma­gis­tra­do, su sim­ple ale­ja­mien­to de la Jus­ti­cia sue­na a in­dig­nan­te­men­te po­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.