Bau­za y Ti­te, reali­da­des di­fe­ren­tes

La Nueva - - PARA EMPEZAR - Es­cri­be Nés­tor Eduardo Avi­la na­vi­la@la­nue­va.com

Ed­gar­do Bau­za y Ti­te de­bu­ta­ron co­mo di­rec­to­res téc­ni­cos de Ar­gen­ti­na y Bra­sil el 1 de sep­tiem­bre de 2016, por la sép­ti­ma fe­cha de las Eli­mi­na­to­rias Sud­ame­ri­ca­nas. El “Pa­tón” sus­ti­tu­yó a Ge­rar­do Mar­tino, que ha­bía de­ja­do a la es­cua­dra al­bi­ce­les­te en la ter­ce­ra po­si­ción de­trás de Ecua­dor y Uru­guay. Su co­le­ga gaú­cho, por su par­te, asu­mió en el Scratch pa­ra tor­cer la his­to­ria de un se­lec­cio­na­do que di­ri­gía Dun­ga y que se ubi­ca­ba sex­to, fue­ra de la zo­na de Re­pe­cha­je.

Sin em­bar­go, en sie­te me­ses, la si­tua­ción su­frió un vuel­co ab­so­lu­to. La reali­dad tie­ne a los ver­dia­ma­ri­llos en lo más al­to de la ta­bla y cla­si­fi­ca­dos an­ti­ci­pa­da­men­te al pró­xi­mo Mun­dial. Al con­tra­rio, nues­tra se­lec­ción tran­si­ta por un ca­mino pla­ga­do de du­das y el en­tre­na­dor es­tá a pun­to de ser des­pe­di­do. Por si fue­ra po­co, Lio­nel Mes­si arras­tra una sus­pen­sión de 4 jor­na­das (le que­dan 3) que com­pro­me­te las chan­ces fu­tu­ras.

Ti­te me­tió mano en el plan­tel y en­con­tró una lí­nea de­fi­ni­da de jue­go. Con él, Bra­sil vol­vió a las fuen­tes. A su tra­di­cio­nal ma­ne­jo del ba­lón, la sen­ci­llez de mo­vi­mien­tos, la ins­pi­ra­ción in­di­vi­dual y la efi­ca­cia en ofen­si­va. Só­li­dos ar­gu­men­tos que de­mos­tró en las ocho vic­to­rias con­se­cu­ti­vas des­de la lle­ga­da del DT, que fue cam­peón con el Co­rint­hians. En esa es­pec­ta­cu­lar se­gui­di­lla de re­sul­ta­dos, y con ac­tua­cio­nes de al­to vue­lo, con­vir­tió 24 go­les y re­ci­bió tan só­lo 2.

Tam­bién armó una es­truc­tu­ra co­lec­ti­va con­sis­ten­te pa­ra ex­plo­tar aún más las ap­ti­tu­des de Ney­mar, su gran fi­gu­ra. En es­te lap­so, el crack del Bar­ce­lo­na cre­ció de una ma­ne­ra no­ta­ble y mar­có 6 tan­tos cuan­do en el ci­clo an­te­rior no ha­bía ano­ta­do nin­guno.

En sus de­ci­sio­nes, cam­bió al arquero y los cen­tra­les, con­fío en la ex­pe­rien­cia de hom­bres co­mo Da­ni Al­ves, Mar­ce­lo y Pau­lin­ho y ob­ser­vó en Ca­se­mi­ro, Fe­li­pe Cou­tin­ho y Gabriel Je­sús a jó­ve­nes fut­bo­lis­tas con ca­pa­ci­dad de pro­yec­ción a ni­vel internacional.

Ar­gen­ti­na, por el con­tra­rio, no ha­lló una iden­ti­dad equi­pis­ta. Su des­lu­ci­da ima­gen y sus pe­nu­rias en el re­co­rri­do ha­cia la si­guien­te ci­ta ecu­mé­ni­ca se re­fle­jan en la fal­ta de un fun­cio­na­mien­to ade­cua­do.

Sus ju­ga­do­res no en­ca­jan en el es­que­ma pre­ten­di­do por Bau­za y, sin un res­pal­do gru­pal ne­ce­sa­rio a su de­ter­mi­nan­te in­fluen­cia, se hi­zo in­di­si­mu­la­ble la au­sen­cia de Mes­si. El 10 si­gue sin es­tar bien ro­dea­do en el cam­po y le­jos de la co­mo­di­dad con la que se mue­ve ha­bi­tual­men­te en el Bar­sa.

Aquel arran­que alen­ta­dor fren­te a Uru­guay (1-0 en Mendoza) se di­si­pó pron­to. En to­tal, con Bau­za, Ar­gen­ti­na ga­nó 3 co­te­jos, em­pa­tó 2 y per­dió 3. Con­quis­tó ape­nas 9 go­les en 8 par­ti­dos –Mes­si se des­pa­chó con 3– y pa­de­ció 10. Ac­tual­men­te el con­jun­to na­cio­nal mar­cha quinto y mi­ra de reojo la “re­pes­ca” con un ri­val de Ocea­nía.

De ahí la im­pa­cien­cia que se ad­vier­te en la nue­va con­duc­ción de la AFA, que hoy po­dría co­mu­ni­car­le al des­gas­ta­do orien­ta­dor ro­sa­rino su sa­li­da de la Se­lec­ción con la idea de re­em­pla­zar­lo por Jor­ge Sam­pao­li. Una ju­ga­da que, con sus lar­gos y can­sa­do­res en­tre­te­lo­nes, se es­pe­ra ten­ga co­mo epí­lo­go la cla­si­fi­ca­ción a Ru­sia 2018, hoy ines­pe­ra­da­men­te com­pli­ca­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.