Vi­lla­rino da el ejem­plo con un pro­yec­to pa­ra achi­car la bre­cha di­gi­tal

Des­de el mu­ni­ci­pio se edu­ca a chi­cos de es­ca­sos re­cur­sos en el uso de ta­blets y dis­po­si­ti­vos touch. La ini­cia­ti­va re­ci­bió un pre­mio internacional.

La Nueva - - LA REGIÓN - Hernán Guer­cio hguer­cio@la­nue­va.com

Nue­vas tec­no­lo­gías al al­can­ce de to­dos, pa­ra eli­mi­nar la bre­cha di­gi­tal.

Des­de ha­ce al­gu­nas se­ma­nas, des­de el mu­ni­ci­pio de Vi­lla­rino se vie­ne desa­rro­llan­do un pro­yec­to de in­te­gra­ción y edu­ca­ción des­ti­na­do ín­te­gra­men­te a chi­cos de no más de seis años de edad, y cu­yas fa­mi­lias no cuen­ten con los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra ac­ce­der a es­tas nue­vas tec­no­lo­gías.

El pro­yec­to es prác­ti­ca­men­te úni­co en el país: si bien al­gu­nos es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos pri­va­dos fa­ci­li­tan ele­men­tos tec­no­ló­gi­cos pa­ra sus alum­nos más pe­bre­ro- que­ños, no hay re­gis­tros de que es­to se ha­ya he­cho al­gu­na vez des­de un mu­ni­ci­pio y, so­bre to­do, des­de un cen­tro de desa­rro­llo in­fan­til.

La idea es bien cla­ra: que los chi­cos apren­dan ju­gan­do y se va­yan fa­mi­lia­ri­zan­do con el uso de ta­blets y/o ce­lu­la­res que uti­li­zan in­ter­fa­ces ti­po touch. Cuan­do co­men­za­ron, mu­chos de ellos se sor­pren­dían la primera vez que veían que una pan­ta­lla pa­sa­ba a otra con un sim­ple mo­vi­mien­to del de­do.

El di­ne­ro pro­vie­ne del Fon­do Edu­ca­ti­vo bo­nae­ren­se, pe­ro no se­ría ex­tra­ño que en la bre­ve­dad apa­rez­can al­gu­nos aus­pi­cian­tes ex­ter­nos, so­bre to­do des­pués del pre­mio internacional otor­ga­do es­ta se­ma­na por la Aso­cia­ción In­te­ra­me­ri­ca­na de Em­pre­sas de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes al mu­ni­ci­pio.

La ce­re­mo­nia se reali­zó es­ta se­ma­na en Co­lom­bia, y Vi­lla­rino fue -jun­to con 3 de Fe- el úni­co mu­ni­ci­pio ar­gen­tino en ser ga­lar­do­na­do.

En una primera ins­tan­cia, la prue­ba pi­lo­to del pro­gra­ma se lle­vó a ca­bo en el Cen­tro de Desa­rro­llo In­fan­til de Ma­yor Bu­ra­to­vich, y la idea es ex­ten­der­lo a otras po­bla­cio­nes del dis­tri­to, co­mo Al­ga­rro­bo, Mé­da­nos, Pe­dro Lu­ro e Hi­la­rio As­ca­su­bi. Y no so­la­men­te pa­ra los chi­cos; una se­gun­da ins­tan­cia del pro­yec­to es­ta­ble­ce ho­ra­rios en con­tra­turno pa­ra que personas de la ter­ce­ra edad tam­bién pue­dan ha­cer uso y apren­der so­bre es­tas tec­no­lo­gías.

Las prác­ti­cas in­clu­yen el uso de ta­blets ba­jo en­torno An­droid -en es­te ca­so, con pro­tec­cio­nes y mo­ti­vos pa­ra ni­ños- y de te­le­vi­so­res 3D pa­ra que los chi­cos pue­dan in­ter­ac­tuar en­tre ellos, mos­tran­do lo que ha­cen en otra pan­ta­lla.

En prin­ci­pio, se uti­li­za­rán apli­ca­cio­nes gra­tui­tas des­car­ga­das del Play Sto­re de Goo­gle, o tex­tos y li­bros que se pue­den des­car­gar des­de in­ter­net; y en un fu­tu­ro no muy le­jano la idea es con­tra­tar al­gu­nos pro­gra­ma­do­res que desa­rro­llen pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos.

“El ob­je­ti­vo es que a tra­vés de una edu­ca­ción no for­mal, los chi­cos se va­yan fa­mi­lia­ri­zan­do con el uso de tec­no­lo­gía. Que­re­mos ayu­dar a edu­car­los, y que va­yan to­man­do es­tos co­no­ci­mien­tos a par­tir del jue­go”, afir­ma el in­ten­den­te de Vi­lla­rino, Carlos Be­vi­lac­qua.

“De es­ta ma­ne­ra va­mos achi­can­do la bre­cha di­gi­tal. Cuan­do co­men­za­mos el pro­yec­to, en Ma­yor Bu­ra­to­vich, ha­bía chi­cos que se sor­pren­dían cuan­do po­dían pa­sar de una pá­gi­na a otra en una ta­blet, usan­do so­lo un de­do”, re­co­no­ce.

La in­ver­sión ori­gi­nal fue de 400 mil pe­sos, que per­mi­tió la com­pra de las 65 ta­blets, un te­le­vi­sor LED y una no­te­book pa­ra el CDI de Ma­yor Bu­ra­to­vich. Pa­ra com­ple­tar el res­to de las se­des, se cal­cu­la que se de­be­rán gas­tar unos 2,5 mi­llo­nes más; se es­pe­ra que to­das se en­cuen­tren en fun­cio­na­mien­to an­tes de fin de año.

“Es una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra los jó­ve­nes que po­drán in­ser­tar­se en el mun­do tec­no­ló­gi­co des­de los pri­me­ros años de su vi­da”, di­jo Be­vi­lac­qua.

FOTOS: PREN­SA VI­LLA­RINO Y AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Mu­chos de los chi­cos no sa­bían co­mo fun­cio­na­ba un sis­te­ma touch o una ta­blet.

La idea es bien cla­ra: que los chi­cos apren­dan nue­vas tec­no­lo­gías ju­gan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.