El bar­co del cam­bio pro­fun­do

La Nueva - - EL PAÍS. - Por Ri­caar­do Sa­las in­fo@la­nue­va.com

Es­te es un año muy im­por­tan­te en el que te­ne­mos que man­te­ner el es­fuer­zo en que la po­lí­ti­ca y lo elec­to­ral no nos co­rran del eje de la ges­tión”, afir­man des­de el mi­cro­cli­ma gu­ber­na­men­tal que blo­quea a María Eu­ge­nia Vidal.

El mal­hu­mor so­cial y las su­ce­si­vas ma­ni­fes­ta­cio­nes de con­flic­ti­vi­dad sin­di­cal con cier­to co­lo­ran­te opo­si­tor K que han pues­to en apu­ros al pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, hi­zo que la man­da­más bo­nae­ren­se de­ci­die­ra or­ga­ni­zar el primer tim­breo de “ges­tión/ par­ti­da­rio” en el Co­nur­bano.

"Nun­ca va­mos a es­tar com­ple­tos si no va­mos ca­sa por ca­sa. Es­cu­char y es­tar es par­te de nues­tra ta­rea", le or­de­nó a mi­nis­tros, fun­cio­na­rios y la tro­pa le­gis­la­ti­va de Cam­bie­mos an­tes de sal­tar a los tra­di­cio­na­les tim­breos del PRO.

En la prác­ti­ca, sig­ni­fi­ca el vir­tual lan­za­mien­to de cam­pa­ña rum­bo a las le­gis­la­ti­vas. “Es un cam­bio que lle­gó pa­ra que­dar­se”, afir­ma Vidal.

“Ne­ce­si­ta­mos que to­dos los que es­te­mos en el bar­co de los mis­mos va­lo­res es­te­mos jun­tos”, afir­ma la Go­ber­na­do­ra, co­mo ca­pi­tán res­pon­sa­ble de una tri­pu­la­ción que in­clu­ye a ra­di­ca­les den­tro de Cam­bie­mos.

En­tien­de que la coa­li­ción ofi­cia­lis­ta, al mar­gen de las turbulencias, ne­ce­si­ta trans­mi­tir con­fian­za y credibilidad en la an­te­sa­la del pro­ce­so elec­to­ral.

“Es­ta­mos dan­do pa­sos de­ci­si­vos pa­ra rea­li­zar un cam­bio pro­fun­do en la Pro­vin­cia. Pe­ro en me­ses de ges­tión, no se pue­de mo­di­fi­car to­do lo que no hi­zo du­ran­te dé­ca­das por el PJ”, afir­man des­de el um­bral del des­pa­cho del jefe de Ga­bi­ne­te, Fe­de­ri­co Sal­vai.

Un cla­ro ejem­plo es la pos- tu­ra gu­ber­na­men­tal an­te el con­flic­to do­cen­te por la ne­go­cia­ción pa­ri­ta­ria sa­la­rial. La ima­gen po­si­ti­va de Vidal le per­mi­te man­te­ner in­tac­to los ni­ve­les de po­pu­la­ri­dad en tér­mi­nos elec­to­ra­les. En buen ro­man­ce esa for­ta­le­za po­lí­ti­ca, se cree, pue­de per­mi­tir­le a la due­ña del Eje­cu­ti­vo de ca­lle 6 “ba­jar­le la pa­lan­ca” a cual­quier ad­ver­sa­rio cir­cuns­tan­cial.

El len­gua­je de con­fron­ta­ción an­te la di­ri­gen­cia sin­di­cal le per­mi­tió al ma­cris­mo, por ejem­plo, la es­tig­ma­ti­za­ción del gre­mia­lis­ta de Su­te­ba, Ro­ber­to Ba­ra­del, a tra­vés del des­pres­ti­gio me­diá­ti­co cons­tan­te.

Por al­go, el sin­di­ca­lis­mo do­cen­te de­ci­dió abrir una frá­gil “tre­gua” con las me­di­das de fuer­za a la es­pe­ra de una nue­va con­vo­ca­to­ria del go­bierno de Vidal que op­ti­mi­ce una pro­pues­ta sa­la­rial su­pe­ra­do­ra a la to­da­vía vi­gen­te úl­ti­ma “ofer­ta” del Eje­cu­ti­vo: 19% en 3 cuo­tas.

El bol­si­llo, un lí­mi­te

En ri­gor, el ar­bi­tra­rio des­cuen­to de bol­si­llo a los tra­ba­ja­do­res de la edu­ca­ción pú­bli­ca que se ple­ga­ron a los días de huel­ga do­cen­te es­ta­ble­ció un lí­mi­te en el ac­cio­nar gre­mial.

“Es cu­rio­so que el go­bierno del cam­bio, del diá­lo­go, eli­ja en­fren­tar­se a los do­cen­tes. La ad­mi­nis­tra­ción Vidal de­be con­vo­car­los sin chi­ca­nas y sin in­ten­tar en­fren­tar­los con la so­cie­dad co­mo mé­to­do pa­ra al­can­zar la so­lu­ción del con­flic­to", ilus­tran des­de el PJ opo­si­tor.

Con cier­ta ló­gi­ca en las dia­go­na­les se ha­bla so­bre la crea­ción de crear un ór­gano im­par­cial, tal co­mo lo pre­vé la Cons­ti­tu­ción bo­nae­ren­se, que per­mi­ta me­diar en la re­so­lu­ción de los con­flic­tos la­bo­ra­les que in­vo­lu­cren a tra­ba­ja­do­res es­ta­ta­les.

“El mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo no pue­de ac­tuar co­mo juez y par­te, por­que el go­bierno (en es­te ca­so el fun­cio­na­rio) es par­te del con­flic­to y en con­se­cuen­cia no pue­de dis­po­ner la con­ci­lia­ción obli­ga­to­ria”, co­men­tan.

El pe­ro­nis­mo si­gue en cli­ma de de­ba­te pe­ro sin au­to­cri­ti­ca do­més­ti­ca.

Sín­to­ma de im­po­ten­cia de una di­ri­gen­cia que se ve en­ce­rra­da en la pre­sión de cier­tos gru­pos del kirch­ne­ris­mo de pa­la­dar ne­gro.

No ad­mi­ten que, en tér­mi­nos elec­to­ra­les, el PRO cla­ra­men­te de­jó de ser un par­ti­do ve­ci­na­lis­ta del ám­bi­to por­te­ño.

Aho­ra go­bier­na la Na­ción, la Go­ber­na­ción y más de 60 in­ten­den­cias mu­ni­ci­pa­les en tie­rras bo­nae­ren­ses. Che­que­ra y de cons­truc­ción de po­der.

No es ca­sual tam­po­co que se ha­ga tan­to hin­ca­pié en los avan­ces en la eje­cu­ción de obras pú­bli­cas lar­ga­men­te es­pe­ra­das.

“En un año no se pue­de re­sol­ver to­do el re­tra­so exis­ten­te en ma­te­ria de in­fra­es­truc­tu­ra. Es­ta­mos po­nien­do la Pro­vin­cia de pie”, se­gún la pos­tu­ra ofi­cial.

“¿Qué hi­cie­ron al­gu­nos di­ri­gen­tes sin­di­ca­les por el tra­ba­ja­dor en la úl­ti­ma dé­ca­da?,” lan­zó co­mo pre­gun­ta el jefe del blo­que de dipu­tados bo­nae­ren­ses de Cam­bie­mos, Jor­ge Sil­ves­tre, tras el pa­ro ge­ne­ral or­ga­ni­za­do por el triun­vi­ra­to de la CGT.

Y has­ta dis­pa­ró: “al­gu­nos sec­to­res po­lí­ti­cos que has­ta ha­ce un año no hi­cie­ron na­da por los tra­ba­ja­do­res se su­man bus­can­do con­se­guir ré­di­to po­lí­ti­co y des­gas­tar a la ges­tión ac­tual en un año elec­to­ral”.

Del la­do de los re­no­va­do­res de Ser­gio Mas­sa, ase­gu­ran que de cam­bio, el go­bierno só­lo tie­ne el nom­bre.

"Cam­bie­mos ter­mi­nó sien­do 'Man­ten­ga­mos', 'Pro­be­mos' o to­das aque­llas pa­la­bras que re­fuer­zan la idea de que en la Ar­gen­ti­na hu­bo un cam­bio pe­ro no el que to­dos es­pe­rá­ba­mos", con­clu­yen re­no­va­do­res mas­sis­tas en el Sa­lón de los Pa­sos Per­di­dos de Dipu­tados.

La po­si­ti­va ima­gen que Vidal po­see en el elec­to­ra­do sos­tie­ne las chan­ces del ofi­cia­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.