Si­guen sin aga­rrar al to­ro por las as­tas

La Nueva - - OPINIÓN. - Por Luis Ta­ru­llo / DyN

De la de­ce­na de pa­ros to­ta­les or­ga­ni­za­dos por las cen­tra­les obre­ras ar­gen­ti­nas des­de que se re­ins­tau­ró la de­mo­cra­cia, el re­cien­te fue uno de los más flo­jos y un ver­da­de­ro ca­lei­dos­co­pio que lo hi­zo, a la vez, uno de los más par­ti­cu­la­res de la his­to­ria.

An­te to­do fue con­vo­ca­do por una CGT con­du­ci­da por un triun­vi­ra­to ata­do con alam­bre y obli­ga­do a efec­tuar una pro­tes­ta por cir­cuns­tan­cias po­lí­ti­cas, al que se su­ma­ron dos cen­tra­les de cen­troiz­quier­da en pro­ce­so de uni­fi­ca­ción tam­bién por el es­pan­to y no por el amor.

A ellas se mon­ta­ron las agru­pa­cio­nes de la iz­quier­da más ra­di­ca­li­za­da, que fue­ron fun­cio­na­les a la jor­na­da de pro­tes­ta con cor­tes, pi­que­tes y ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­lle­je­ras.

En cuan­to a los par­ti­ci­pan­tes, otra vez se oyó la ele­men­tal can­ti­ne­la de que si no hu­bie­ra pa­ra­do el trans­por­te, to­do ha­bría si­do un fra­ca­so. Na­die pu­do (o no qui­so) per­ca­tar­se de que los gre­mios del trans­por­te tam­bién son jus­ta­men­te eso, gre­mios, in­te­gra­dos por tra­ba­ja­do­res que tie­nen sus de­man­das y el de­re­cho a prac­ti­car la huel­ga.

Mu­chos tra­ba­ja­do­res se su­ma­ron por vo­lun­tad pro­pia, mu­chos otros pre­sio­na­dos y tam­bién una im­por­tan­te por­ción obli­ga­dos por el sim­ple he­cho de que es­tán sus­pen­di­dos o con va­ca­cio­nes for­za­das por la com­pli­ca­da si­tua­ción de sus em­pre­sas.

Tam­bién son mi­les de mi­les los de­socu­pa­dos, los subocu­pa­dos y los tra­ba­ja­do­res en ne­gro que apli­can a la es­ta­dís­ti­ca si se la ma­ni­pu­la.

El des­cré­di­to de los sin­di­ca­lis­tas es­tá fue­ra de dis­cu­sión. Pa­ra ello al­can­zan y so­bran po­cas lí­neas. Mu­cho se sa­be y se ha di­cho de ellos des­de ha­ce lar­go tiem­po. Pe­ro tam­bién es im­por­tan­te con­tem­plar la otra ca­ra de la mo­ne­da y el go­bierno de­be com­pren­der que tie­ne que sa­ber ju­gar la pe­lo­ta cuan­do es­tá de su la­do en el cam­po de jue­go.

Des­de es­te go­bierno, co­mo des­de los an­te­rio­res, na­da se ha he­cho has­ta aho­ra pa­ra mo­di­fi­car el es­que­ma que ri­ge las aso­cia­cio­nes gre­mia­les. Y tam­po­co se ve de­ma­sia­do en­tu­sias­mo en pro­mo­ver la apa­ri­ción de de­ma­sia­das or­ga­ni­za­cio­nes al­ter­na­ti­vas a las ya exis­ten­tes, aun­que la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal pro­mue­ve la ins­crip­ción de esas en­ti­da­des li­bre­men­te.

En sín­te­sis, con igua­les o dis­tin­tas de­no­mi­na­cio­nes y co­lo­res po­lí­ti­cos, unos y otros se si­guen cor­nean­do co­mo siem­pre y el to­ro con­ti­núa bra­man­do sin que na­die lo aga­rre por las as­tas.

Mu­chos fue­ron por vo­lun­tad pro­pia, otros pre­sio­na­dos, y tam­bién hu­bo obli­ga­dos por sus­pen­sio­nes y va­ca­cio­nes for­za­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.