Una tra­ge­dia

La Nueva - - OPINIÓN. -

ELEVADOR Nº 5. El 13 de mar­zo de 1985, en la tar­de en la que la som­bra mo­ría, el do­sel cu­brió el cie­lo con in­ten­so hu­mo que el trá­gi­co ac­ci­den­te pro­du­cía. En es­te nue­vo aniver­sa­rio sen­ti­mos muy pro­fun­da­men­te ele­var nues­tro re­co­gi­mien­to; es una for­ma que nues­tra al­ma ne­ce­si­ta acer­car­se a los vein­ti­dós már­ti­res que, por su­pues­to, ya es­tán en el Olim­po. Nos­tal­gia que la me­mo­ria re­cuer­da y sien­te, pe­ro el que tie­ne co­ra­zón ja­más ol­vi­da. Los que su­fren no tie­nen, a ve­ces, de mo­men­to, la fuer­za ne­ce­sa­ria pa­ra con­si­de­rar el pro­ble­ma. El hom­bre tie­ne la ne­ce­si­dad de com­pren­der y ra­zo­nar, có­mo sen­tir, ex­pe­ri­men­tar sen­ti­mien­tos que nos pres­tan sus atri­bu­cio­nes de va­ria­dos ma­ti­ces que ha­cen su pro­pia ley que con­ser­va la es­pe­cie. Co­mo ha di­cho Pas­cal, con de­li­ca­da con­cep­ción: “El co­ra­zón tie­ne ra­zo­nes que el ce­re­bro ig­no­ra, am­bos son ne­ce­sa­rios y co­la­bo­ran en la mis­ma obra”. Nos pre­gun­tan si el tiem­po trans­cu­rri­do, si el ol­vi­do cu­ró es­te ac­ci­den­te. Res­pon­di­mos que el ce­re­bro com­pren­de y con­ci­be, pe­ro el co­ra­zón nos or­de­na re­cor­dar y que en­tre los vientos se van mi­ti­gan­do, que va mu­rien­do en­tre ecos, te apri­sio­nan, de pron­to se mar­chan en las som­bras del pa­sa­do, la mis­ma que siem­pre nos lla­ma y se va sin es­pe­rar­nos. Por eso re­cor­da­mos muy fer­vo­ro­sa­men­te y con res­pec­to a los már­ti­res in­mo­la­dos: pa­re­cie­ran oír­se vo­ces que vue­lan con hon­du­ra nues­tro pen­sa­mien­to. De­ci­mos adiós no al ol­vi­do, sin o a la pe­na, pe­ro nues­tros com­pa­ñe­ros ja­más vol­ve­rán. Pas­cual Pie­tra­ca­te­lla Bahía Blan­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.