So­bre el pa­ro

La Nueva - - OPINIÓN. -

PO­LÉ­MI­CA. Lo que de­mos­tró el úl­ti­mo pa­ro no so­lo lo vi­mos no­so­tros sino en to­do el pla­ne­ta. Qué con­fian­za pue­den te­ner fu­tu­ros in­ver­so­res ex­tran­je­ros que te­nían pues­ta la mi­ra en el país. Es­to es una con­tra muy gran­de per­ju­di­can­do a los mas ne­ce­si­ta­dos. No es po­si­ble que di­ri­gen­tes con tan­tos años ator­ni­lla­dos en los sin­di­ca­tos si­gan con la mis­ma ma­ne­ra de rea­li­zar un re­cla­mo y en for­ma pa­ci­fi­ca. Es­tán de­mos­tran­do la ver­da­de­ra fal­ta de con­duc­ción y ca­pa­ci­dad pa­ra or­den a las ma­sas la for­ma res­pe­tuo­sa de asis­tir a un ac­to pa­ra de­fen­der sus de­re­chos. Tam­bién lle­ga­rá el día que las ma­sas se den cuen­ta que son uti­li­za­dos por sus di­ri­gen­tes que, sa­bien­do de sus fra­ca­sos, los man­dan a po­ner el cuer­po.

El per­so­nal de to­da Fuer­za de Se­gu­ri­dad tam­bién son asa­la­ria­dos y tie­nen fa­mi­lia, no son ro­bots pues­to en la ca­lle pa­ra ser in­sul­ta­dos, gol­pea­dos, des­pres­ti­gia­dos. Creo que es una eta­pa de la so­cie­dad que tie­ne que ba­ra­jar y dar de nue­vo, po­ner al fren­te de su sin­di­ca­tos gen­te res­pe­tuo­sa y ca­paz , que ha­gan sus re­cla­mos en for­ma di­rec­ta sin rea­li­zar es­tos ac­tos vio­len­tos que nos lle­van a la épo­ca de la bar­ba­rie, po­co ce­re­bro y mu­cha fuer­za (aje­na) ya que ellos no po­nen el cuer­po. Ca­da par­ti­ci­pan­te de ac­tos co­mo el de hoy tie­ne que pen­sar bien con la ca­be­za, no lo que le me­ten en ella: tie­nen que de­mos­trar in­te­li­gen­cia, no ig­no­ran­cia. A los di­ri­gen­tes los eli­gen ellos, eli­jan bien, a gen­te que se­pa dia­lo­gar. Usan sis­te­mas de ha­ce cin­cuen­ta años. Ru­bén Ni­co­let­ti Bahía Blan­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.