Tres clá­si­cos del cine y un “Gol­pe con es­ti­lo”

Las le­yen­das de Holly­wood Mi­chael Cai­ne, Mor­gan Free­man y Alan Ar­kin di­vier­ten en es­te film don­de de­ci­den asal­tar un ban­co pa­ra re­cu­pe­rar sus aho­rros.

La Nueva - - APLAUSOS -

Los tres ga­na­do­res de la Aca­de­mia in­ter­pre­tan a tra­ba­ja­do­res de fábrica, des­pe­di­dos tras dé­ca­das de ar­duo tra­ba­jo e in­jus­ta­men­te des­po­ja­dos de sus pen­sio­nes. Uno de ellos, Joe (Cai­ne), en­ci­ma es­tá a pun­to de per­der la ca­sa que com­par­te con su hi­ja y su nie­ta. Lue­go de ates­ti­guar en per­so­na un ro­bo, se ins­pi­ra y de­ci­de en­lis­tar a sus ami­gos Wi­llie (Free­man) y Al­bert (Ar­kin) pa­ra ro­bar el ban­co que se ha apro­pia­do de sus pen­sio­nes.

Pa­ra eso desa­rro­llan un plan que in­clu­ye ar­mas, lo­gís­ti­ca y una coar­ta­da. Las le­yen­das de Holly­wood, Mi­chael Cai­ne, Mor­gan Free­man y Alan Ar­kin, di­vier­ten y emo­cio­nan, en es­ta cin­ta pe­que­ña, sin pre­ten­sio­nes pe­ro muy efec­ti­va.

Más allá de la tra­ma, ele­men­tal y pre­vi­si­ble, hay un desa­rro­llo por par­te del di­rec­tor Zach Braff que ape­la a la to­ma de con­cien­cia del lu­gar que ocu­pan los ma­yo­res en nues­tra so­cie­dad ac­tual. Así es­tos tres hom­bres di­fe­ren­tes, el abue­lo bueno que com­po­ne Cai­ne, el me­lan­có­li­co y dé­bil Free­man y el cas- ca­rra­bias Ar­kin, pre­sen­tan es­te­reo­ti­pos rea­les, personas con las que con­vi­vi­mos a diario y que tie­nen los mis­mos in­con­ve­nien­tes que pue­de te­ner cual­quier ju­bi­la­do ac­tual: pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, una fa­mi­lia ale­ja­da y la sen­sa­ción de im­pu­ni­dad an­te el tiem­po res­tan­te de vi­da.

Así, el ro­bo y las pe­ri­pe­cias que de­ben lle­var ade­lan­te los pro­ta­go­nis­tas, pa­san a un se­gun­do lu­gar, pa­ra dar­le pie a se­cuen­cias muy emo­ti­vas, que des­per­ta­rán lá­gri­mas y son­ri­sas en los es­pec­ta­do­res.

Los diá­lo­gos son co­rrec­tos Sir Mau­ri­ce Jo­seph Mic­klew­hi­te (Lon­dres, In­gla­te­rra, 14 de mar­zo de 1933, Ca­ba­lle­ro de la Or­den Bri­tá­ni­ca), me­jor co­no­ci­do co­mo Mi­chael Cai­ne, es fa­mo­so por su par­ti­cu­lar acen­to in­glés de East End. Cai­ne ha apa­re­ci­do en más de 115 pe­lí­cu­las a lo lar­go de su ca­rre­ra y es con­si­de­ra­do un icono de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca bri­tá­ni­ca. Alan Wolf Ar­kin (Brooklyn, Nue­va York; 26 de mar­zo de 1934) es un ac­tor, mú­si­co y di­rec­tor de cine y tea­tro es­ta­dou­ni­den­se. y la in­ter­ac­ción en­tre los in­tér­pre­tes una de­li­cia. Por allí tam­bién se des­ta­ca la ve­te­ra­na pe­ro siem­pre sexy An­nMar­gret co­mo la en­car­ga­da de apor­tar los mo­men­tos más ro­mán­ti­cos y jo­co­sos a la tra­ma (sus si­tua­cio­nes jun­to a Alan Ar­kin se en­cuen­tran en­tre los más dis­pa­ra­ta­dos del lar­go­me­tra­je).

La pla­ni­fi­ca­ción, desa­rro­llo y con­se­cuen­cias del asal­to, es­tán muy bien re­suel­tas por una pues­ta sin gran ela­bo­ra­ción, que re­mi­te al cine clá­si­co de gé­ne­ro.

La quí­mi­ca en­tre los ac­to­res y la pre­sen­cia de los mis­mos en ca­si to­do el me­tra­je, es otro pun­to a fa­vor de un fil­me que se dis­fru­ta de prin­ci­pio a fin. (Ale­xis Puig, In­fo­bae). En pa­la­bras de los ac­to­res Un gol­pe con es­ti­lo (Going in Sty­le, 2017), una co­me­dia que es una re­ma­ke del fil­me ho­mó­ni­mo de 1979.

Mi­chael Cai­ne tie­ne 84 años; Alan Ar­kin, 83; y Mor­gan Free­man, ca­si 80. En pa­pe­les se­cun­da­rios, ade­más, apa­re­cen des­de Ch­ris­top­her Lloyd has­ta Ann-Mar­gret.

Es que Un gol­pe con es­ti­lo tran­si­ta de lleno en lo que se ha da­do a co­no­cer -con cier­ta iro­nía des­pec­ti­va- co­mo co­me­dia ge­riá­tri­ca, en la que tam­bién han in­cur­sio­na­do en los úl­ti­mos tiem­pos Ro­bert De Ni­ro o Al Pa­cino.

El fil­me com­par­te va­rios pun­tos en co­mún con Ro­bo en las Al­tu­ras (2012) -con Ben Sti­ller y Ed­die Murph­yen la que tam­bién un gru­po de tra­ba­ja­do­res a los que les ha­bían qui­ta­do su plan de pen­sio­nes, de­ci­den ro­bar a quien los ha­bía es­ta­fa­do. En am­bos ca­sos, las si­tua­cio­nes hu­mo­rís­ti­cas sur­gen a par­tir de la tor­pe­za de es­tos mal­he­cho­res no­va­tos pa­ra pla­ni­fi­car y eje­cu­tar el ro­bo.

No es que Un gol­pe con es­ti­lo sea un de­cha­do de vir­tu­des y sor­pre­sas, pe­ro es­ta co­me­dia so­bre un an­ciano (Cai­ne) des­po­ja­do de su ju­bi­la­ción por el abu­so de una cor­po­ra­ción y a pun­to de per­der su ca­sa por la es­ta­fa de un ban­co que con­ven­ce a sus dos me­jo­res ami­gos (Free­man y Ar­kin) de to­mar­se desquite asal­tan­do una su­cur­sal de esa ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra no só­lo ge­ne­ra iden­ti­fi­ca­ción in­me­dia­ta sino que ade­más es­tá na­rra­da con gra­cia y li­ge­re­za.

En ese sen­ti­do, mu­cho tie­ne que ver el his­trio­nis­mo del trío que -pa­ra ha­cer una ana­lo­gía con el te­ma- no es­tá “ro­ban­do” a cá­ma­ra sino que a pu­ra no­ble­za y pro­fe­sio­na­lis­mo da vi­da a per­so­na­jes en­tra­ña­bles.

Ellos pa­re­cen ha­ber­se di­ver­ti­do mu­cho en el ro­da­je y ese es­pí­ri­tu lú­di­co se per­ci­be en la pan­ta­lla.

GEN­TI­LE­ZA WAR­NER

Se­cuen­cias emo­ti­vas, ri­sas y lá­gri­mas ge­ne­ran es­tos tres íco­nos de la pan­ta­lla gran­de que de­ci­die­ron ac­tuar jun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.