“Des­de el prin­ci­pio di­je que los ma­ta­ron por­que vie­ron al­go”

Pa­sa­ron 28 años y si­gue im­pu­ne el cri­men de una pa­re­ja de no­vios en Río Co­lo­ra­do. Ir­ma Gi­ro­la­mi con­ti­núa lu­chan­do pa­ra en­con­trar a los asesinos.

La Nueva - - SEGURIDAD -

Des­de ha­ce 28 años Ir­ma Gi­ro­la­mi des­pier­ta ca­da día con la úni­ca mo­ti­va­ción de lu­char pa­ra sa­ber quién ase­si­nó a su hi­jo y la no­via.

Ese lar­go re­co­rri­do de im­pu­ni­dad arro­jó po­li­cías de­te­ni­dos y acu­sa­dos de des­truir prue­bas, un juez des­ti­tui­do por jui­cio po­lí­ti­co, dos personas con­de­na­das y po­co des­pués ab­suel­tas, y un par de tes­ti­gos que se sui­ci­da­ron.

La de­s­es­pe­ran­za­do­ra sín­te­sis co­rres­pon­de al ase­si­na­to de Ra­quel Na­ta­lia La­gu­nas (17 años) y Ser­gio Antonio Sor­be­lli­ni (19), quie­nes fue­ron ul­ti­ma­dos a ba­la­zos el 12 de mar­zo de 1989, en Río Co­lo­ra­do.

La pa­re­ja fue ha­lla­da sin vi­da un día des­pués, a la ve­ra de un ca­nal de rie­go, de­trás del pre­dio de la So­cie­dad Ru­ral.

“Siem­pre in­ten­ta­ron des­viar la in­ves­ti­ga­ción”, di­jo Ir­ma al ser con­sul­ta­da por La Nue­va.

La mu­jer afron­ta en so­le­dad el desafío de evi­tar que la cau­sa pa­se al ol­vi­do, ya que en 1998 su­frió el fa­lle­ci­mien­to de su es­po­so Her­mi­nio “Chi­che” Sor­be­lli­ni.

Tam­bién mu­rie­ron Lean­dro La­gu­nas (el año pa­sa­do) y Gra­cie­la Lam­bert (2010), pa­dres de Ra­quel.

“Los chi­cos vie­ron al­go ra­ro, al­gu­na avio­ne­ta vo­lan­do a mon­te ra­san­te en los cam­pos. Yo nun­ca vi al­gu­na, pe­ro mu­cha gen­te vio que eso ocu­rría. Y los chi­cos, cu­rio­sos, han ido a espiar. Por­que se co­men­ta­ba que ello ocu­rría y era un te­ma de dro­ga. Des­de el prin­ci­pio yo di­je que los ma­ta­ron por­que los chi­cos vie­ron al­go”, co­men­tó.

Es­ta hi­pó­te­sis se vio re­for­za­da lue­go que Eus­ta­quio Lez­cano, uno de los tes­ti­gos muer­tos, de­ja­ra una car­ta por la que, en 1996, fue alla­na­do un cam­po ubi­ca­do cer­ca de don­de apa­re­cie­ron los cuer­pos.

El pro­ce­di­mien­to rea­li­za­do en el es­ta­ble­ci­mien­to ru­ral arro­jó re­sul­ta­do ne­ga­ti­vo.

La otra per­so­na que se qui­tó la vi­da dis­pa­rán­do­se con un ri­fle fue Adal­ber­to Dan­te Ca­rras­co, quien to­mó la drás­ti­ca de­ci­sión lue­go que tras­cen­die­ra pú­bli­ca­men­te su su­pues­ta relación con los crí­me­nes.

La fa­laz in­ves­ti­ga­ción desa­rro­lla­da mo­ti­vó que, el 6 de sep­tiem­bre de 2001, Ir­ma y su ma­ri­do de­ci­die­ran lle­gar has­ta la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos.

Ase­gu­ra que la in­ter­ven­ción del or­ga­nis­mo internacional “que­dó en un in­ten­to”, por­que si bien en un mo­men­to reac­ti­vó la in­ves­ti­ga­ción, su ac­tua­ción per­dió con­sis­ten­cia, se ra­len­ti­zó y no po­si­bi­li­tó nin­gu­na con­clu­sión de­ter­mi­nan­te.

“Hi­ci­mos to­do lo que se po­día, pe­ro cho­ca­mos con un mu­ra­llón. De­cía­mos 'acá pue­de ser', pe­ro se ve­nía to­do aba­jo”, sos­tie­ne.

Los pa­dres de las víc­ti­mas con­si­de­ra­ron que, a par­tir del ha­llaz­go de los cuer­pos sin vi­da de sus hi­jos, en lu­gar de rea­li­zar­se una in­ves­ti­ga­ción efi­caz se ha­bría des­ple­ga­do una ac­ti­vi­dad po­li­cial con el fin de en­cu­brir el he­cho y bo- rrar o ter­gi­ver­sar las prue­bas.

“Es que la Jus­ti­cia tam­bién se en­car­gó de des­viar to­do; pe­ro el que va a ha­cer jus­ti­cia es el de arri­ba”, ase­gu­ró Ir­ma.

Co­mo con­se­cuen­cia de una se­rie de irre­gu­la­ri­da­des fue­ron con­de­na­dos a pri­sión per­pe­tua un al­ba­ñil me­nor de edad y el ca­mio­ne­ro Raúl Gar­cía.

Am­bos fue­ron in­vo­lu­cra­dos a par­tir de una pe­ri­cia ba­lís­ti­ca fal­sa rea­li­za­da por Ju­lio Arrio­la (lue­go fue sen­ten­cia­do por lo ocu­rri­do) de un arma se­cues­tra­da por la po­li­cía.

Al jui­cio tam­bién lle­gó impu­tado Héc­tor Fabián Lla­vel, aun­que re­sul­tó ab­suel­to.

Las con­de­nas fue­ron dic­ta­das en di­ciem­bre de 1990 por los jue­ces Raúl Bosch, Ra­fael de la Ro­sa y Al­do Ro­lan­do, de la Cá­ma­ra III del Cri­men, de Ge­ne­ral Ro­ca.

En 1992 el Su­pe­rior Tri­bu­nal de Jus­ti­cia Pro­vin­cial de­cla­ró la nu­li­dad de la cau­sa, por lo que el juez de ins­truc­ción Juan Ro­dol­fo To­rres li­be­ró a los de­te­ni­dos.

En ju­nio de 1998 el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra de Río Ne­gro des­ti­tu­yó al juez de San Carlos de Ba­ri­lo­che, Fer­nan­do Ba­jos, por con­si­de­rar que co­me­tió "gra­ves irre­gu­la­ri­da­des" en la ins­truc­ción de la cau­sa abierta por el do­ble.

“Ha­ce días (por el 29 de mar­zo pa­sa­do), pa­ra el aniver­sa­rio de Río Co­lo­ra­do, es­tu­ve con el go­ber­na­dor (Alberto We­re­til­neck) y le di­je que ya no creo más en na­die. Pe­ro cuan­do ha­bla­mos ha­bía mu­cha gen­te y mu­cho rui­do. Vino por tan po­co tiem­po que no pu­di­mos con­ver­sar ver­da­de­ra­men­te, pe­ro ten­go có­mo co­nec­tar­me con él”, fi­na­li­zó Ir­ma.

La Jus­ti­cia tam­bién se en­car­gó de des­viar to­do; pe­ro el que va a ha­cer jus­ti­cia es el de arri­ba”, afir­ma la mu­jer.

AGEN­CIA RÍO CO­LO­RA­DO

La ma­dre de Ser­gio Sor­be­lli­ni quie­re evi­tar que la cau­sa pa­se al ol­vi­do. Las víc­ti­mas fue­ron ul­ti­ma­das el 12 de mar­zo de 1989.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.