“Al­guno más sa­bía que es­to es­ta­ba ocu­rrien­do"

Nel­son Della Ri­na des­cri­bió de­ta­lles del in­ten­to de ex­tor­sión que su­frió. Hay dos po­li­cías acu­sa­dos y su­po­ne que po­dría ha­ber más im­pli­ca­dos.

La Nueva - - SEGURIDAD -

“FUE UNA SE­MA­NA TRE­MEN­DA”, AFIR­MÓ

Nel­son Della Ri­na (58) vi­ve ha­ce 30 años en Pe­dro Lu­ro. Es un co­no­ci­do co­mer­cian­te y en los úl­ti­mos días vi­vió una si­tua­ción que nun­ca ha­bía ima­gi­na­do.

Dos po­li­cías, que ex­pu­sie­ron sus ros­tros, pro­fe­sión y fu­tu­ro, se pre­sen­ta­ron en un cam­po ubi­ca­do en cer­ca­nías de la lo­ca­li­dad del par­ti­do de Vi­lla­rino y le ha­brían re­cla­ma­do di­ne­ro a cam­bio de evi­tar una mul­ta que su­pues­ta­men­te de­bía abo­nar.

La si­tua­ción re­sul­ta­ba muy ex­tra­ña, por lo que el hom­bre se ani­mó a con­sul­tar a un efec­ti­vo que es clien­te de su lo­cal.

A par­tir de allí, in­ter­vino en el ca­so el co­mi­sa­rio Gabriel Áva­los, en con­jun­to con la sub­se­cre­ta­rio de Pro­tec­ción Ciu­da­da­na, a car­go de Mar­tín Pa­che­co, y el ayu­dan­te fis­cal de Mé­da­nos, Di­mas Gar­cía.

Fi­nal­men­te, y a par­tir de un ope­ra­ti­vo es­pe­cial­men­te mon­ta­do, la po­li­cía de Pe­dro Lu­ro aprehen­dió al te­nien­te Da­niel Gu­tié­rrez y al ofi­cial Raúl Go­ror­do.

“Hay mu­cha gen­te que pu­so pla­ta, pe­ro nin­guno hi­zo la de­nun­cia. Es tan de­li­to eso co­mo lo que ha­cían es­tos po­li­cías. Tu­ve mu­cha con­fian­za en mi clien­te, que hi­zo to­do el tra­ba­jo con Áva­los. La pla­ta la iba a po­ner, por­que no que­ría te­ner pro­ble­mas. Es la primera vez que me pa­sa al­go así”, co­men­tó Della Ri­na.

El dam­ni­fi­ca­do ex­pli­có que no tu­vo mie­do y que per­ma­ne­ció tran­qui­lo du­ran­te los días que du­ra­ron las ne­go­cia­cio­nes.

tu­ve un buen diá­lo­go con esos dos. Apar­te que siem­pre los es­pe­ré a ellos, a sus ofer­tas y to­do lo de­más. Aho­ra no ten­go mie­do, por­que la po­li­cía me di­jo que no es­toy so­lo y que tam­bién ten­go el apo­yo de la se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad. Apar­te, es­to no era una ban­da gran­de, sino ban­di­dos que te es­tu­dian y co­no­cen el mo­vi­mien­to. Ellos se ju­ga­ban que te­nía ani­ma­les mar­ca­dos pa­ra po­der en­con­trar a otros po­ten­cia­les clien­tes”.

Agre­gó que “cuan­do ha­bla­ba con Áva­los y Pa­che­co, les con­ta­ba que era muy fá­cil apun­tar­me por­que hay mu­cha ha­cien­da y ca­da vez que mo­vía siem­pre le pe­día per­mi­so a la Pa­tru­lla. Y ellos nun­ca me pi­die­ron na­da. El da­to es­ta­ba de la ofi­ci­na de Bu­ra­to­vich, don­de tra­ba­ja­ba Go­ror­do.

Pa­ra el hom­bre “fue una se­ma­na tre­men­da, so­bre­to­do por­que me ha­bían pe­di­do que no ha­bla­ra con na­die. Ni mi mu­jer ni mi hi­ja sa­bían de to­do es­to. Mi hi­jo se en­te­ró des­pués. Aún no se les fue el enojo. Por suer­te, la po­li­cía tra­ba­jó muy bien y sa­lió tal cual lo ha­bían dia­gra­ma­do”

Co­men­tó que a su jui­cio "los ve­nían si­guien­do des­de ha­ce un tiem­po” y que te­mió que la si­tua­ción se pu­sie­ra vio­len­ta al mo­men­to del arres­to.

“A Gu­tié­rrez no lo co­no­cía, pe­ro al otro mu­cha­cho sí. Am­bos se ba­ja­ron de­ci­di­dos a cual­quier co­sa, pe­ro co­mo ha­bía tan­tos po­li­cías aflo­ja­ron. No sé qué hu­bie­se pa­sa­do si eran me­nos”.

Tras los su­ce­sos, Della Ri“Siem­pre na cree que hay más im­pli­ca­dos en es­tos he­chos.

“En la ofi­ci­na se­gu­ra­men­te al­guno más sa­bía que es­to es­ta­ba ocu­rrien­do. Aho­ra que­dan pe­ga­dos, aun­que no creo que to­dos sean así. Los tra­vie­sos eran és­tos. A Gu­tié­rrez lo tra­je­ron de Bahía y allá ten­go en­ten­di­do que era bas­tan­te re­vol­to­so. De to­dos mo­dos, el en­car­ga­do de ahí nun­ca dio la ca­ra, aun­que se­gu­ra­men­te no ha­ya que­da­do afue­ra de to­do eso. Ese día ha­bía otro pi­be que lo te­nían dan­do vuel­tas y al que sa­ca­ron del me­dio rá­pi­da­men­te”.

“Por lo vis­to la ve­nían ha­cien­do muy bien, por­que pe­dían una ci­fra muy al­ta. Ellos me de­cían que era un mul­ta de 600 mil y lo pri­me­ro que me pi­die­ron fue 200 mil. Que­da­mos que íba­mos a se­guir en con­tac­to. Siem­pre ha­blá­ba­mos en cla­ve, co­mo si es­tu­vié­ra­mos ven­dien­do un au­to. De­cían que te­nían mie­do que es­tén pin­cha­dos los te­lé­fo­nos. In­clu­so, cuan­do co­men­za­mos a ne­go­ciar me pi­die­ron el ce­lu­lar, me lo des­ar­ma­ron y me pal­pa­ron. An­tes de ir­me les pe­dí que me lo ar­ma­ran, por­que no sa­bía có­mo se ha­cía. Ellos es­ta­ban muy con­fia­dos”, sos­tu­vo. Su de­ci­sión de ha­blar con

se de­bió al de­seo de “res­pon­der­les a los que ha­bla­ban del he­cho sin sa­ber”.

“Se ter­gi­ver­sa­ron los su­ce­sos, pe­ro tam­bién Pa­che­co ha­bló muy bien de to­do y con­tó real­men­te có­mo fue­ron los he­chos. Fue muy feo, por­que acá me co­no­cen mu­cho y to­dos ve­nían a pre­gun­tar­me qué ha­bía pa­sa­do”, ce­rró.

Me di­je­ron que eran de Asun­tos In­ter­nos de la Ru­ral, que tra­ba­ja­ban en con­jun­to con el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Agra­rios y Afip... Te­nían un ver­so bien pre­pa­ra­do". $ 9.335.014,34 GA­NA­DO­RES DEL 6 + 2 JACK:

$ 549.074.264,30 GA­NA­DO­RES DEL 6 + 1 JACK:

$ 28.880.844,35

La Nue­va.

Jue­gos de azar

$ 9.335.014,34 GA­NA­DO­RES DEL 6 + 2 JACK:

$ 549.074.264,30 GA­NA­DO­RES DEL 6 + 1 JACK:

$ 28.880.844,35 uno co­bra­rá $ 111.528. Ca­da

Los dos efec­ti­vos fue­ron arres­ta­dos por la po­li­cía cuan­do se reunie­ron con el co­mer­cian­te en un es­ta­ble­ci­mien­to ru­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.