Cre­yen­do en sí mis­mo, Ser­gio Gar­cía con­quis­tó el Mas­ters de Au­gus­ta

El es­pa­ñol se que­dó con el primer major de la tem­po­ra­da. Fue tras un ho­yo des­em­pa­te con el in­glés Jus­tin Ro­se.

La Nueva - - DEPORTES -

Du­ran­te es­te año, no ha­bía su­ma­do nin­gún top 10 en el PGA Tour. Sin em­bar­go, él nun­ca de­jó de creer en sí mis­mo pa­ra con- quis­tar ayer el Mas­ters de Au­gus­ta 2017.

La his­to­ria le per­te­ne­ce al es­pa­ñol Ser­gio Gar­cía, quien lle­gó a la ciu­dad es­ta­dou­ni- den­se muy enamo­ra­do de su fu­tu­ra es­po­sa, An­ge­la Akins (pe­rio­dis­ta). Al me­nos te­nien­do en cuen­ta el anun­cio de ca­sa­mien­to que hi­cie­ron am­bos a fi­nes de mar­zo.

No obs­tan­te, el gol­fis­ta eu­ro­peo en­con­tró un nue­vo amor lue­go de es­ta se­ma­na, al be­sar el tí­tu­lo en el primer major de la tem­po­ra­da, he­cho iné­di­to en su ca­rre­ra a sus 37 años, lue­go de su­pe­rar en un ho­yo des­em­pa­te al in­glés Jus­tin Ro­se, en un cie­rre apa­sio­nan­te.

"Es bo­ni­to con­se­guir lo que creo que me­re­cía. Hoy (por ayer) me sen­tí muy tran­qui­lo du­ran­te to­do el día, por­que sa­bía que es­ta­ba ju­gan­do bien", ex­pre­só Ga­ro­lím­pi­co cía, primer cam­peón de ha­bla his­pa­na des­de que la con­sa­gra­ción del cor­do­bés Ángel Cabrera, en 2009.

Con el co­rrer de la jor­na­da, los po­si­bles can­di­da­tos a que­dar­se con la cha­que­ta ver­de iban ca­yen­do en el cla­si­fi­ca­dor ge­ne­ral. A tal pun­to de que la de­fi­ni­ción, en los úl­ti­mos 5 ho­yos se trans­for­mó en un "match play" en­tre Gar­cía y Ro­se, cam­peón en Río y del US Open 2013.

Pa­ra lle­gar a ese mano a mano, el ibé­ri­co de­bió su­pe­rar du­ros obs­tácu­los, tras los bo­geys del 10 y 11. Pe­ro el des­tino le te­nía pre­pa­ra­do al­go especial. De he­cho, le hi­zo un gui­ño, cuan­do el in­glés no con­cre­tó un bir­die en el 13 que lo hu­bie­ra ale­ja­do de su sue­ño vic­to­rio­so.

A par­tir de allí em­pe­zó a ilu­sio­nar­se, más aún lue­go de un fa­bu­lo­so águi­la en el 15º ho­yo.

En de­fi­ni­ti­va, el fi­nal, y lue­go de 72 ban­de­ras (279 gol­pes, 9 ba­jo el par) lle­gó el pla­yoffs pa­ra de­ci­dir al nue­vo mo­nar­ca de Au­gus­ta.

En el des­em­pa­te (ju­ga­do en el ho­yo 18), Ro­se se com­pli­có en la sa­li­da y Gar­cía lo apro­ve­chó, a tal pun­to de lle­gar al green con chan­ce de bir­die.

Y tras un putt de Jus­tin que ca­yó de­ma­sia­do, el es­pa­ñol no du­dó, ce­rró con -1 y se enamo­ró de Au­gus­ta.

Fi­nal pa­ra ol­vi­dar

El cha­que­ño Emi­li­ano Gri­llo con­clu­yó con 78 ti­ros (+6) el Mas­ters de Au­gus­ta y ce­rró 51º, con un to­tal de 300 im­pac­tos (+12). Ángel Cabrera no ha­bía pa­sa­do el cor­te.

REUTERS

Gar­cía y los ma­jors, una relación que em­pe­zó a ges­tar­se en Au­gus­ta, tras 74 tor­neos gran­des, y pro­me­te te­ner más es­ce­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.