“Ese mis­mo mes te­nía que re­ti­rar el di­plo­ma”

La Nueva - - SEGURIDAD -

Jun­tos. “Eran chi­cos her­mo­sos. Los dos se re­ci­bie­ron el mis­mo año (1988). Él es­tu­dia­ba en la Es­cue­la Agro­téc­ni­ca de Gua­tra­ché y ese mis­mo mes de mar­zo te­nía que ir a re­ti­rar el di­plo­ma, pe­ro ya no es­ta­ba con no­so­tros. Se ha­bía re­ci­bi­do de téc­ni­co agró­no­mo y yo fui a re­ti­rar el di­plo­ma. Su idea era se­guir la ca­rre­ra de Ve­te­ri­na­ria. Ra­quel ha­bía ter­mi­na­do el se­cun­da­rio”, re­cor­dó Ir­ma.

No­tas. “Ser­gio siem­pre an­du­vo bien en la es­cue­la. Du­ran­te su ca­rre­ra ter­cia­ria, co­mo téc­ni­co agró­no­mo, ter­mi­nó con pro­me­dio de nue­ve y pi­co”, ase­gu­ró la mu­jer, quien ade­más es ma­dre de Ri­car­do (de quin­ce años, cuan­do ma­ta­ron a su her­mano).

Úl­ti­ma ima­gen. Los pa­dres de las víc­ti­mas siem­pre sos­tu­vie­ron que el 12 de mar­zo, lue­go de la ho­ra de al­muer­zo, los jó­ve­nes fue­ron a un sec­tor de cam­po, en una bi­ci­cle­ta do­ble, con el pro­pó­si­to de bus­car pas­to pa­ra sus co­ne­jos, y co­mo no re­gre­sa­ban co­men­za­ron a bus­car­los. Jun­to a fa­mi­lia­res, ha­lla­ron los cuer­pos al día si­guien­te. Irre­gu­la­ri­da­des. A par­tir del ha­llaz­go -los cuer­pos pre­sen­ta­ban va­rios im­pac­tos de ba­la, mar­cas de que­ma­du­ras de ci­ga­rri­llo y uno de ellos te­nía sig­nos de ha­ber si­do ori­na­do-, las irre­gu­la­ri­da­des en la primera eta­pa del pro­ce­so y com­pro­ba­das años más tar­de, es­tu­vie­ron da­das en que no so­lo no se res­guar­dó, sino que fue­ron bo­rra­das hue­llas en el lu­gar en el que en­con­tra­ron los ca­dá­ve­res. Otra si­tua­ción. Se com­pro­bó tam­bién que fue sus­ti­tui­da la ro­pa in­te­rior de la chi­ca, fra­gua­ron la pe­ri­cia ba­lís­ti­ca, las de­cla­ra­cio­nes tes­ti­mo­nia­les y las ac­tas de pro­ce­di­mien­to. No fue­ron rea­li­za­das las au­top­sias des­crip­tas por los mé­di­cos y des­apa­re­cie­ron va­rios ele­men­tos se­cues­tra­dos por au­to­ri­da­des po­li­cia­les. Re­sar­ci­mien­to. El go­bierno rio­ne­grino re­co­no­ció su res­pon­sa­bi­li­dad por las de­fi­cien­cias en la in­ves­ti­ga­ción del he­cho y sus con­se­cuen­cias ju­rí­di­cas, por lo que le abo­nó cien mil dó­la­res a ca­da una de las fa­mi­lias, más el con­cep­to de ho­no­ra­rios co­rres­pon­dien­tes a los abo­ga­dos in­ter­vi­nien­tes, en el mar­co de un acuer­do en el que los par­ti­cu­la­res dam­ni­fi­ca­dos se com­pro­me­tie­ron a re­nun­ciar de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va e irre­vo­ca­ble a ini­ciar cual otro re­cla­mo por el te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.