La Re­pú­bli­ca pi­so­tea­da

La Nueva - - OPINIÓN. - por Car­los R. Bae­za Car­los R. Bae­za es abo­ga­do cons­ti­tu­cio­na­lis­ta. Vi­ve en Bahía Blan­ca.

ues­tra for­ma de go­bierno es la de una Re­pú­bli­ca re­pre­sen­ta­ti­va en la cual el pue­blo, ti­tu­lar de la so­be­ra­nía, no go­bier­na ni de­li­be­ra sino a tra­vés de los re­pre­sen­tan­tes que el mis­mo pue­blo eli­ge me­dian­te vo­to po­pu­lar por pe­rio­dos de­ter­mi­na­dos (arts. 1, 22 y 33 C.N) De tal for­ma un go­bierno elec­to con­for­me a las le­yes de su­ce­sión vi­gen­tes cuen­ta con una le­gi­ti­mi­dad de ori­gen fun­da­da en la trans­pa­ren­cia del sis­te­ma electoral y su man­da­to de­be ser res­pe­ta­do has­ta el fin de su ejer­ci­cio.

Sin em­bar­go, en la Ar­gen­ti­na de la anomia es­tas pre­mi­sas de­mo­crá­ti­cas bá­si­cas son vio­len­ta­das des­de ha­ce unos po­cos me­ses por dis­tin­tos sec­to­res po­lí­ti­cos, sin­di­ca­les y so­cia­les, la ma­yo­ría de los cua­les for­ma­ban par­te del an­te­rior go­bierno y que se re­sis­ten a la pér­di­da del po­der y las pre­ben­das de las que go­za­ban en la ges­tión po­pu­lis­ta y co­rrup­ta que du­ran­te do­ce años de­vas­tó el país. Y el pun­to de par­ti­da del en­cono tu­vo su hito re­le­van­te el 10 de di­ciem­bre de 2015 cuan­do en un he­cho ver­gon­zo­so y úni­co en la his­to­ria ins­ti­tu­cio­nal ar­gen­ti­na, Fer­nán­dez de Kirch­ner se ne­gó a en­tre­gar los atri­bu­tos del man­do al pre­si­den­te re­cién elec­to por ma­yo­ría po­pu­lar.

A par­tir de allí, co­men­zó una or­ques­ta­da ma­nio­bra ten­dien­te a des­ca­li­fi­car cuan­ta ac­ción de go­bierno se em­pren­die­ra. Y así y sin eu­fe­mis­mos, el “ser­vi­cial” je­fe de los en­ca­pu­cha­dos Es­te­che sos­tu­vo que “Es un go­bierno que va a caer, y que va­mos a ayu­dar a que se cai­ga, por­que go­bier­na con­tra el pue­blo. Por lo tan­to, va­mos a ha­cer lo po­si­ble por no de­jar­los go­ber­nar”. Pa­ra no ser me­nos el Se­cre­ta­rio de la CO­NA­DU De Feo di­jo: “Es­ta­mos aquí por­que le ve­ni­mos a de­cir a es­te go­bierno que no que­re­mos que le va­ya bien. Que­re­mos que le va­ya mal”. Es­tos di­chos en­cua­dran en la fi­gu­ra de trai­ción a la pa­tria pre­vis­ta por el art. 36 de la C.N sin que ha­ya no­ti­cia en torno a su per­se­cu­ción ju­di­cial.

Ni fal­ta ha­cían es­tas “de­mo­crá­ti­cas” de­cla­ra­cio­nes pues bas­ta acu­dir a los me­dios pa­ra des­cu­brir la cam­pa­ña en la que to­dos se ano­tan pa­ra pe­gar­le al go­bierno. No es ca­sual en­ton­ces, la se­gui­di­lla de pa­ros, cor­tes de ca­lles y ma­ni­fes­ta­cio­nes de to­da ín­do­le en las cua­les, sin im­por­tar el mo­ti­vo de la con­vo­ca­to­ria, la idea cen­tral es es­me­ri­lar al ac­tual go­bierno. Ello fue vi­si­ble en la mar­cha del 24 de mar­zo en la cual, le­jos de con­me­mo­rar el ob­je­to de la con­vo­ca­to­ria, so­lo se es­cu­cha­ron fe­ro­ces agre­sio­nes co­mo las que pre­ten­dían iden­ti­fi­car a la ges­tión go­ber­nan­te con la dic­ta­du­ra del Pro­ce­so ini­cia­do en 1976; a Ma­cri con Hitler o ca­li­fi­car co­mo “ase­si­na” a la go­ber­na­do­ra Vidal, am­bas pro­fe­ri­das por la in­ca­li­fi­ca­ble Bo­na­fi­ni que, en cam­bio, no du­da en es­tre­char la­zos con Mi­la­ni pro­ce­sa­do por de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad o abra­zar­se con los pa­rri­ci­das Scho­klen­der jun­to a los cua­les se apro­pia­ron de vi­vien­das des­ti­na­das a los po­bres. Pe­ro qui­zá uno de los he­chos más de­lez­na­bles de esa jor­na­da -y que ex­pli­ca par­te de la cri­sis edu­ca­ti­va que la prue­ba “Apren­der” re­ve­la­ra- fue lo ocu­rri­do en la ciu­dad cordobesa de La Cum­bre don­de en un ac­to del pri­ma­rio, se pu­so en es­ce­na un si­mu­la­cro de fu­si­la­mien­tos don­de un gru­po de alum­nos con dis­fra­ces mi­li­ta­res “eje­cu­ta­ban” a otros.

El mis­mo cli­ma se ad­vier­te en el Con­gre­so, cuan­do el je­fe de Ga­bi­ne­te asis­te a cum­plir con su man­da­to cons­ti­tu­cio­nal, car­ga que sus pre­de­ce­sor (Abal Medina, Aní­bal Fer­nán­dez o Ca­pi­ta­nich) in­cum­plían sis­te­má­ti­ca­men­te. Y allí du­ran­te ho­ras de­be so­por­tar es­toi­ca­men­te un in­te­rro­ga­to­rio que no alu­de a cues­tio­nes que de­ba es­cla­re­cer sino a pun­tua­les agre­sio­nes pre­pa­ra­das por quie­nes en la “dé­ca­da ga­na­da” na­da hi­cie­ron pa­ra so­lu­cio­nar los pro­ble­mas que ellos mis­mos ge­ne­ra­ron pe­ro que nun­ca en­ca­ra­ron y aho­ra pre­ten­den se so­lu­cio­nen en po­co más de un año de ges­tión. Re­sul­ta­ba pa­té­ti­co ver a Ki­ci­llof le­van­tan­do su índice acu­sa­dor jun­to a otros in­te­gran­tes del kirch­ne­ris­mo sin re­cor­dar su desas­tro­so pa­so por la fun­ción pú­bli­ca.

Ni que ha­blar de la “opo­si­ción” o me­jor di­cho, de los con­ver­sos del kirch­ne­ris­mo que es­tán con­ven­ci­dos que no obs­tan­te ha­ber par­ti­ci­pa­do más de 10 años de la an­te­rior ges­tión, el ha­ber­se ale­ja­do (¿) po­co tiem­po an­tes de la caí­da, re­pre­sen­ta su “pa­so por el Jor­dán” de la po­lí­ti­ca. Y así se la veía enar­de­ci­da y des­afo­ra­da a la in­te­gran­te del Fren­te Re­mo­ve­dor, la es­po­sa de Ba­rrio­nue­vo, cu­yo ges­to me­mo­ra­ble fue la so­no­ra ca­che­ta­da que en pleno re­cin­to del Con­gre­so le pro­pi­na­ra a su par Kun­kel, jun­to a Fe­li­pe So­lá, am­bos in­fa­ti­ga­bles co­la­bo­ra­do­res del me­ne­mis­mo, duhal­dis­mo y kirch­ne­ris­mo has­ta que bus­ca­ran el am­pa­ro del ma­sis­mo.

La hi­po­cre­sía de la opo­si­ción al jus­ti­fi­car es­te ac­cio­nar es evi­den­te si se compara con la pos­tu­ra asu­mi­da cuan­do ha­ce po­co más de un año de­fe­nes­tra­ban a quie­nes in­cu­rrían en esas prác­ti­cas. El kirch­ne­ris­mo ne­gó sis­te­má­ti­ca­men­te los ín­di­ces de po­bre­za de la U.C.A pe­ro aho­ra ala­ban las es­ta­dís­ti­cas que re­ve­lan que su ges­tión de­jó un 30% de po­bres. De igual ma­ne­ra des­ca­li­fi­ca­ban a la con­duc­to­ra Mir­ta Le­grand y has­ta su ros­tro jun­to a pe­rio­dis­tas era ex­hi­bi­do en las pa­re­des por­te­ñas pa­ra po­der ser es­cu­pi­do, en tan­to que lue­go de mal­tra­tar al pre­si­den­te en vi­vo y en di­rec­to aque­lla es ca­si un ído­lo po­pu­lar. Y ni ha­blar de los agra­vios ver­ti­dos por la ex pre­si­den­te a los do­cen­tes tra­tán­do­los de “va­gos” y sos­te­nien­do que tra­ba­ja­ban so­lo 4 ho­ras dia­rias y go­za­ban de 3 me­ses de va­ca­cio­nes, cuan­do aho­ra jus­ti­fi­ca los mis­mos re­cla­mos que a ella le for­mu­la­ban.

La­men­ta­ble­men­te, en la Ar­gen­ti­na de la anomia don­de se jun­tan ta­pas plás­ti­cas pa­ra ayu­dar a los hos­pi­ta­les o los en­cuen­tros fut­bo­lís­ti­cos se jue­gan sin vi­si­tan­tes, la ma­yo­ría de quie­nes for­ma­ban par­te del an­te­rior go­bierno es­tán eje­cu­tan­do un plan fi­na­men­te ela­bo­ra­do cu­ya fi­na­li­dad es evi­tar las san­cio­nes pe­na­les a su ac­cio­nar co­rrup­to.

“En la Ar­gen­ti­na de la anomia, las pre­mi­sas de­mo­crá­ti­cas bá­si­cas son vio­len­ta­das des­de ha­ce unos po­cos me­ses por dis­tin­tos sec­to­res po­lí­ti­cos, sin­di­ca­les y so­cia­les.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.