In­dus­tria: de mal en peor

La Nueva - - ECONOMÍA. PANORAMA - in­fo@la­nue­va.com

Aun­que el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ni­co­lás Du­jov­ne, in­sis­te en que la eco­no­mía ya sa­lió de la re­ce­sión, al­gu­nos sec­to­res to­da­vía ni se en­te­ra­ron. Y la in­dus­tria es cla­ra­men­te el que peor la es­tá pa­san­do. No só­lo no se no­tan sig­nos de re­cu­pe­ra­ción, sino que in­clu­so la evo­lu­ción si­gue sien­do muy ne­ga­ti­va en la com­pa­ra­ción in­ter­anual, con caí­das su­pe­rio­res al 3%. Lo más preo­cu­pan­te es que no se ven se­ña­les de re­cu­pe­ra­ción en el cor­to pla­zo y los pro­nós­ti­cos pa­ra lo que res­ta del año no de­jan mu­cho mar­gen pa­ra el op­ti­mis­mo.

El uso de la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da en las fá­bri­cas se ubi­ca en ape­nas el 60%, un ni­vel só­lo equi­pa­ra­ble al que ha­bía en el 2002-2003, lue­go del de­rrum­be de la eco­no­mía post Con­ver­ti­bi­li­dad.

La in­dus­tria que­dó muy pos­ter­ga­da en el di­se­ño de la nue­va po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y tam­bién por de­ci­sio­nes es­pe­cí­fi­cas adop­ta­das por el Go­bierno. Es­tá cla­ro que el cam­po y la mi­ne­ría, por ejem­plo, fue­ron fa­vo­re­ci­dos por la eli­mi­na­ción de re­ten­cio­nes. La caí­da de la pre­sión im­po­si­ti­va del 2016 que tan­to des­ta­can los fun­cio­na­rios es real, pe­ro se re­par­tió en for­ma des­pa­re­ja. Al sec­tor in­dus­trial no le to­có na­da.

La caí­da del dó­lar y el ca­da vez más no­to­rio atra­so cam­bia­rio se han trans­for­ma­do en un desafío adi­cio­nal pa­ra el sec­tor in­dus­trial. Hoy re­sul­ta mu­cho más com­pli­ca­do com­pe­tir con el mun­do. Eli­mi­na­das las DJAI, que re­pre­sen­tan una ba­rre­ra na­tu­ral a las im­por­ta­cio­nes, aho­ra hay más in­gre­sos de pro­duc­tos im­por­ta­dos aun­que sin lle­gar a ser un aluvión. En reali­dad, la ad­mi­nis­tra­ción del co­mer­cio se con­si­gue a tra­vés de la mul­ti­pli­ca­ción de “li­cen­cias no au­to­má­ti­cas” so­bre ma­yor can­ti­dad de bie­nes, lo que en la prác­ti­ca re­pre­sen­ta una ba­rre­ra que en­ca­re­ce el in­gre­so de pro­duc­tos del ex­te­rior.

Pe­ro exis­te otro ti­po de com­pe­ten­cia, que se da con los tours de com­pra de ar­gen­ti­nos al ex­te­rior, es­pe­cial­men­te a Chi­le y a Miami, don­de los pre­cios son mu­cho más ba­jos que en el mer­ca­do lo­cal. La per­sis­ten­te in­fla­ción y el dó­lar plan­cha­do no ha­cen más que com­pli­car aún más el panorama.

El Go­bierno man­tu­vo va­rias reunio­nes con sec­to­res “sen­si­bles”, es de­cir aque­llos más afec­ta­dos por las nue­vas re­glas de jue­go, co­mo cal­za­do, in­du­men­ta­ria y me­ta­lúr­gi­ca. El com­pro­mi­so es cui­dar los pues­tos de tra­ba­jo mien­tras los em­pre­sa­rios bus­can alternativas pa­ra la caí­da de la ac­ti­vi­dad.

Por lo ba­jo, en el Go­bierno se que­jan de la fal­ta de com­pe­ti­ti­vi­dad de mu­chos sec­to­res in­dus­tria­les y la po­ca in­ver­sión que han rea­li­za­do en los úl­ti­mos años. “Por más que les pon­ga­mos un dó­lar a $ 40 igual no po­drían sa­lir a flo­te”, se que­jan en el mi­nis­te­rio de la Pro­duc­ción.

Una de las me­di­das que se anun­cia­rán en los pró­xi­mos días es el en­vío al Con­gre­so de la ley de “Com­pre Na­cio­nal”, con el ob­je­ti­vo de pri­vi­le­giar la elec­ción de com­pa­ñías lo­ca­les en las li­ci­ta­cio­nes que rea­li­za el Go­bierno na­cio­nal. Se tra­ta de un pa­lia­ti­vo lue­go de al­gu­nas de­ci­sio­nes que gol­pea­ron du­ro en­tre los in­dus­tria­les, co­mo la eli­mi­na­ción de aran­ce­les pa­ra la im­por­ta­ción de net­books, ta­blets y compu­tado­ras.

“Uno de los pro­ble­mas que hay pa­ra in­ver­tir es que to­da­vía no es­tá cla­ro cuá­les se­rán los sec­to­res que el Go­bierno es­ti­mu­la­rá en los pró­xi­mos años pa­ra im­pul­sar la ac­ti­vi­dad y las ex­por­ta­cio­nes”, se­ña­ló Mi­guel Ki­guel, ti­tu­lar de la con­sul­to­ra Econ­views.

Los em­pre­sa­rios a su vez se que­jan del “cos­to ar­gen­tino” que les im­pi­de ser com­pe­ti­ti­vos. La que­ja reite­ra­da de la Unión In­dus­trial Ar­gen­ti­na ya no pa­sa por la cues­tión cam­bia­ria (que ob­via­men­te preo­cu­pa), sino por la car­ga im­po­si­ti­va. La al­ta car­ga de im­pues­tos se tras­la­da a los pre­cios fi­na­les y vuel­ve in­via­ble mu­chas ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­rias.

Ese cos­to ar­gen­tino tam­bién se re­fle­ja en los gas­tos en se­gu­ri­dad y en lo­gís­ti­ca. Pe­ro bus­car­le una sa­li­da a es­tos te­mas no se con­si­gue con al­gu­na me­di­da ais­la­da ni pro­mo­vien­do una suba del dó­lar. Se tra­ta de pro­ble­mas mu­cho más pro­fun­dos que arras­tra la eco­no­mía ar­gen­ti­na y cu­ya re­so­lu­ción de­mo­ra­rá años.

El blan­queo la­bo­ral que em­pe­zó a ana­li­zar el Go­bierno con los in­dus­tria­les es una con­ti­nua­ción del sin­ce­ra­mien­to im­po­si­ti­vo que fi­na­li­zó exi­to­sa­men­te el 31 de mar­zo. Se tra­ta de un pri­mer pa­so pa­ra en­ca­rar el pro­ble­ma de los enor­mes cos­tos y el pe­li­gro de li­ti­gios la­bo­ra­les ca­pa­ces de hun­dir a cual­quier em­pre­sa.

El equi­po eco­nó­mi­co ve­nía pro­me­tien­do que las me­jo­ras sa­la­ria­les y la ba­ja de la in­fla­ción de­be­rían ge­ne­rar un efec­to po­si­ti­vo a par­tir del se­gun­do tri­mes­tre. Pe­ro aho­ra esa me­jo­ra que de­be­ría sen­tir­se en el bol­si­llo de los ciudadanos es­tá un po­co más en du­da, por­que la in­fla­ción no es­tá ba­jan­do de acuer­do a lo esperado, pe­ro tam­bién por­que no ha­brá tan­to di­ne­ro en el mer­ca­do co­mo pa­ra alen­tar esa me­jo­ra de las ven­tas.

La con­se­cuen­cia ob­via es que los prin­ci­pa­les ana­lis­tas es­tán re­vi­san­do a la ba­ja los pro­nós­ti­cos de re­pun­te pa­ra es­te año. El 3,5% que el Go­bierno es­ti­mó en el Pre­su­pues­to 2017 es­tá más le­jos de cum­plir­se y aho­ra ya se con­si­de­ra un éxi­to al­can­zar el 3%, aun­que el pro­me­dio de las opi­nio­nes de los eco­no­mis­tas ya co­mien­za a re­ba­jar­se a ni­ve­les más cer­ca­nos al 2,5%. Su­fi­cien­te pa­ra re­cu­pe­rar lo per­di­do el año pa­sa­do, pe­ro de­ma­sia­do po­co pa­ra ge­ne­rar una sen­sa­ción de me­jo­ría en­tre la gen­te.

El uso de la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da en las fá­bri­cas se ubi­ca en ape­nas el 60%, un ni­vel só­lo equi­pa­ra­ble al que ha­bía en 2002-2003. En el Go­bierno se que­jan de la fal­ta de com­pe­ti­ti­vi­dad de mu­chos sec­to­res in­dus­tria­les y la po­ca in­ver­sión que han rea­li­za­do.

ARCHIVO LA NUE­VA. Por Pa­blo Wen­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.