Es­cu­cha­mos en­tre­cor­ta­do, no po­de­mos co­mu­ni­car­nos, se cor­ta la lla­ma­da… Abun­da la ma­la ca­li­dad.

La Nueva - - SÁBADO. COMPUSER -

¿QUÉ DE­BE­RÍA HA­CER EL GO­BIERNO? Mi­guel Le­der­kre­mer stu­ve ha­ce al­gu­nas se­ma­nas con Jo­sé Ote­ro, di­rec­tor pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na de 5G Amé­ri­cas, or­ga­ni­za­ción de­di­ca­da a pro­mo­ver el avan­ce de la tec­no­lo­gía mó­vil, en la que par­ti­ci­pan ope­ra­do­res co­mo Te­le­fó­ni­ca y At&t y fa­bri­can­tes co­mo Sam­sung y Qual­comm.

El eje de la char­la fue el ca­mino ha­cia el 5G en Amé­ri­ca La­ti­na.

Mi in­ten­ción era sa­lir de la char­la con una fe­cha de lanzamiento pa­ra el 5G y ese iba a ser mi tí­tu­lo bom­ba, pe­ro só­lo me vol­ví con una lis­ta de di­fi­cul­ta­des pa­ra lle­gar a esa me­ta. Van al­gu­nos obs­tácu­los.

EMás es­pec­tro

El es­pec­tro es a la te­le­fo­nía ce­lu­lar lo que son los ca­rri­les a una au­to­pis­ta: más allá de to­do lo que se op­ti­mi­ce su uso, el es­pec­tro es el li­mi­tan­te fi­nal de la ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción. Vea­mos el ca­so de Ar­gen­ti­na: por la can­ti­dad de lí­neas que tie­ne, ne­ce­si­ta (se­gún la UIT) unos 1.300 MHz de es­pec­tro. ¿Cuán­tos tie­ne? 403 MHz, me­nos de un ter­cio de lo ne­ce­sa­rio.

Co­mo es de co­no­ci­mien­to pú­bli­co, el Es­ta­do se demora in­ter­mi­na­ble­men­te en la li­ci­ta­ción de ban­das. Lle­va va­cuán­tos rios años de demora, por ejem­plo, el Apa­gón Analó­gi­co, por el cual de­ben ter­mi­nar las trans­mi­sio­nes de TV tra­di­cio­nal, re­em­pla­za­das en su ma­yo­ría por la TV di­gi­tal y el ca­ble.

El úni­co país de La­ti­noa­mé­ri­ca que li­be­ró esas ban­das es Mé­xi­co.

Small cells

Se­gu­ra­men­te les pa­só: fue­ron al úl­ti­mo con­cier­to de Ri­car­do Ar­jo­na y no te­nían se­ñal pa­ra en­con­trar­se con sus ami­gos.

Es que las cel­das (ba­ses con an­te­nas) de te­le­fo­nía ce­lu­lar tie­nen de­ter­mi­na­da ca­pa­ci­dad de te­lé­fo­nos co­nec­ta­dos, es­ta ca­pa­ci­dad se su­pera en gran­des con­cen­tra­cio­nes de gen­te. La so­lu­ción es la instalación de pe­que­ñas an­te­nas (small cells) en lu­ga­res co­mo es­ta­dios o shop­pings.

El cue­llo de bo­te­lla, co­mo es ha­bi­tual, con­sis­te en las au­to­ri­za­cio­nes, pro­ce­sos ad­mi­nis­tra­ti­vos, trá­mi­tes, im­pues­tos y de­más que de­pen­den del go­bierno.

Blo­queo de se­ña­les

Los “jam­mers” o blo­quea­do­res de la se­ñal ce­lu­lar ya se ins­ta­lan so­la­men­te en las cár­ce­les pa­ra pa­liar el uso de­lic­ti­vo de mó­vi­les.

Se es­tán ins­ta­lan­do tam­bién en ins­ti­tu­cio­nes co­mo ban­cos y has­ta en igle­sias. El pro­ble­ma es que los blo­quea­do­res es­tán muy po­co con­tro­la­dos y exis­ten dis­cre­pan­cias en­tre las au­to­ri­da­des y los ope­ra­do­res so­bre la for­ma en que de­be rea­li­zar­se el blo­queo pa­ra que, por ejem­plo, los que vi­ven cer­ca de una cár­cel no vean afec­ta­do su ser­vi­cio.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Mu­chas ve­ces que­rés ha­blar pe­ro es im­po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.