El Pom­pi­dou ce­le­bra sus 40 años con to­do es­plen­dor

Inau­gu­ra­do en 1977 en pleno co­ra­zón de Pa­rís, el edi­fi­cio, de as­pec­to in­dus­trial, se ha ga­na­do su lu­gar.

La Nueva - - SÁBADO. SALUD - Mmi­ner­vino@la­nue­va.com

UN DI­SE­ÑO RE­VO­LU­CIO­NA­RIO Ma­rio Mi­ner­vino l úl­ti­mo día de enero de 1977 el pre­si­den­te fran­cés Va­léry Gis­card d'Es­taing inau­gu­ra­ba en pleno co­ra­zón de Pa­rís un nue­vo cen­tro de ar­te: el Pom­pi­dou, obra idea­da por su an­te­ce­sor, Georges Pon­pi­dou.

A 40 años de esa fe­cha, el edi­fi­cio ha lo­gra­do man­te­ner su pi­sa­da fir­me so­bre la his­tó­ri­ca

Ezo­na de Les Ha­lles y ha de­ja­do atrás cual­quier som­bra de crí­ti­ca ne­ga­ti­va, re­co­no­ci­do co­mo uno de los pun­ta­les de la ar­qui­tec­tu­ra del si­glo XX. El Pom­pi­dou ce­le­bra sus cua­tro dé­ca­das con obras de res­tau­ra­ción con una in­ver­sión de 110 mi­llo­nes de dó­la­res. La pla­za en su fren­te si­gue reunien­do a jó­ve­nes so­bre el pa­vi­men­to pa­ra sim­ple­men­te es­tar fren­te al edi­fi­cio.

La obra

El Pom­pi­dou es el re­sul­ta- do de uno de los con­cur­sos más exi­to­sos de la his­to­ria, con 681 tra­ba­jos pre­sen­ta­dos por es­tu­dios de 49 paí­ses. Ren­zo Piano y Ri­chard Ro­gers, jó­ve­nes trein­tea­ñe­ros, par­ti­ci­pa­ron del con­cur­so sin nin­gu­na ex­pec­ta­ti­va y con una pro­pues­ta que les sir­vió más co­mo una aven­tu­ra per­so­nal que co­mo una obra pen­sa­da pa­ra ser cons­trui­da. Sin em­bar­go, el ju­ra­do sin­tió que la idea era desafian­te, con­mo­ve­do­ra, “una obra ex­tra­or­di­na­ria, don­de la efer­ves­cen­cia del 68 pa­ri­sino se en­tre­te­je con la crea- ti­vi­dad téc­ni­ca pa­ra le­van­tar un em­ble­ma de un tiem­po agi­ta­do”, se­gún de­fi­ne hoy un es­pe­cia­lis­ta.

El as­pec­to del edi­fi­cio po­co te­nía que ver con la tra­di­ción de Pa­rís con la piedra co­lor miel. Es­ta era una ca­ja me­tá­li­ca, vi­dria­da. Una “fá­bri­ca del ar­te”, pu­ra tec­no­lo­gía a la vis­ta --su exis­ten­cia dio lu­gar del na­ci­mien­to del high tech--, que lu­ce sin pu­do­res sus ins­ta­la­cio­nes en co­lo­res azul, verde y ama­ri­llo (los ser­vi­cios), ade­más del ro­jo pa­ra as­cen­so­res y es­ca­le­ras.

Dos fren­tes

La fa­cha­da del Pom­pi­dou es tran­qui­la. Vi­drio, es­truc­tu­ra me­tá­li­ca blan­ca y la es­ca­le­ra re­co­rrien­do su fren­te. El con­tra­fren­te es un fes­ti­val de co­lo­res, ca­ñe­rías, es­truc­tu­ra, es­ca­le­ras y asen­so­res. Su es­té­ti­ca tie­ne tan po­co que ver con los edi­fi­cios cir­cun­dan­tes que des­de esa opo­si­ción, equi­li­bra­da, sur­ge una con­vi­ven­cia sa­na.

Las ba­ses del con­cur­so pe­dían “un cen­tro con­sa­gra­do a la lec­tu­ra, el ar­te y la crea­ción con­tem­po­rá­nea”. Lue­go de va­rias se­ma­nas, el ju­ra­do, in­te­gra­do por nue­ve miem­bros -cin­co ar­qui­tec­tos, el res­to cu­ra­do­res, en­sa­yis­tas e his­to­ria­do­res del ar­te- te­nía un ve­re­dic­to, con ocho vo­tos a fa­vor. Te­nien­do en cuen­ta el pro­yec­to por el cual se in­cli­na­ron, re­sul­ta de gran mé­ri­to res­pal­dar una pro­pues­ta ra­di­cal e in­no­va­do­ra. El ar­qui­tec­to y cons­truc­tor Jean Prou­vé -pre­si­den­te del ju­ra­do­fue el prin­ci­pal de­fen­sor del pro­yec­to. Pa­ra con­ven­cer al res­to tu­vo el apo­yo del ar­qui­tec­to nor­te­ame­ri­cano Phi­lip John­son y el vis­to bueno del bra­si­le­ño Os­car Nie­me­yer.

El dia­rio “Le Fí­ga­ro” men­cio­nó que Pa­rís te­nía “su pro­pio mons­truo”. A pe­sar de te­ner “opo­nen­tes” co­mo la torre Eif­fel, el Lou­vre o Versalles, el Pom­pi­dou es­tá en­tre los lu­ga­res más vi­si­ta­dos de Pa­rís, con 9 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes por año.

Su co­lec­ción per­ma­nen­te, unas 100 mil obras, es fan­tás­ti­ca. El edi­fi­cio es, sin em­bar­go, la más ca­rac­te­ri­za­da y ad­mi­ra­da. No es po­co, 40 años des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.