Có­mo fue­ron los otros tres le­van­ta­mien­tos

La Nueva - - EL PAÍS. -

Los al­za­mien­tos ca­ra­pin­ta­das no aca­ba­ron en la Se­ma­na San­ta de 1987 sino que se pro­lon­ga­ron has­ta 1990, cuan­do una re­suel­ta re­pre­sión a los al­za­dos ter­mi­nó con la ac­ti­vi­dad de seis dé­ca­das del de­no­mi­na­do “Par­ti­do Mi­li­tar”.

Ocho me­ses des­pués de ren­dir­se en Cam­po de Ma­yo, Ri­co es­ca­pó del arres­to do­mi­ci­lia­rio don­de es­pe­ra­ba un jui­cio por re­bel­día y se atrin­che­ró en el re­gi­mien­to co­rren­tino de Monte Ca­se­ros, con el mis­mo pro­gra­ma de reivin­di­ca­ción mi­li­tar.

La ter­ce­ra in­ten­to­na ca­ra­pin­ta­da fue en­ca­be­za­da en di­ciem­bre de 1988 por Moha­med Alí Sei­nel­din, un na­cio­na­lis­ta ca­tó­li­co de bue­na repu­tación mi­li­tar por su ac­tua­ción en Mal­vi­nas, que to­mó el des­ta­ca­men­to mi­li­tar de Vi­lla Mar­te­lli, hoy con­ver­ti­do en el pre­dio de Tec­nó­po­lis.

Mi­les de ci­vi­les ro­dea­ron el cuar­tel en la úl­ti­ma de las cua­tro jor­na­da que du­ró el al­za­mien­to, que con­clu­yó con un ba­ño de san­gre con una de­ce­na de muer­tos por ba­las dis­pa­ra­das por la po­li­cía y des­de el cuar­tel lue­go de la ren­di­ción.

El 3 de di­ciem­bre de 1990, ya con el pe­ro­nis­ta Car­los Me­nem en el po­der, el mis­mo mi­li­tar y sus se­gui­do­res to­ma­ron el edi­fi­cio Li­ber­ta­dor has­ta que un ge­ne­ral ar­ti­lle­ro -y tam­bién ve­te­rano de Mal­vi­nas­re­ci­bió au­to­ri­za­ción pre­si­den­cial pa­ra re­pri­mir­los “con to­dos los me­dios”.

La de­rro­ta de los amo­ti­na­dos in­clu­yó muer­tos, ca­ño­na­zos y la hu­mi­lla­ción de ser ex­hi­bi­dos de ro­di­llas y sin bor­ce­guíes, ade­más de la pos­te­rior des­ti­tu­ción y con­de­na a pri­sión per­pe­tua de su lí­der, quien fue am­nis­tia­do 12 años más tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.