Qué ha­cer con los vio­la­do­res, un pro­ble­ma de Es­ta­do

SE BUS­CA UNA LEY QUE LOS MAN­TEN­GA DE­TE­NI­DOS

La Nueva - - PORTADA - Re­dac­ción La Nue­va. in­fo@la­nue­va.com

El ca­so de la muer­te de Mi­cae­la García vol­vió a ho­rro­ri­zar a la so­cie­dad y a po­ner en el cen­tro del de­ba­te un te­ma que, aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, no en­cuen­tra una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va: qué ha­cer con los vio­la­do­res.

El sis­te­ma no ha sa­bi­do dar res­pues­ta a una pre­gun­ta que des­de la opi­nión pú­bli­ca no en­cuen­tra de­ma­sia­dos gri­ses.

Por es­tas ho­ras, se apu­ra un pro­yec­to de ley para evi­tar las ex­car­ce­la­cio­nes de con­de­na­dos por es­te de­li­to Nue­va. abe­rran­te. En es­te sen­ti­do, La con­sul­tó a dis­tin­tos ex­per­tos acer­ca tres pun­tos cla­ve a la ho­ra de ana­li­zar un pro­ble­ma que es, sin du­da, de vi­da o muer­te.

Con el pe­so de car­gar con una nue­va víc­ti­ma irre­pa­ra­ble del sis­te­ma, Mi­cae­la García, el ar­co po­lí­ti­co na­cio­nal -el ofi­cia­lis­mo y gran par­te de la opo­si­ción- apu­ran la me­dia san­ción que fal­ta para con­ver­tir en ley un pro­yec­to que en­du­re­ce las ex- car­ce­la­cio­nes en el ca­so de de­li­tos gra­ves.

En­tre ma­ña­na y el miér­co­les, en el Se­na­do, con la pre­sen­cia de la mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad, Pa­tri­cia Bull­rich, di­fe­ren­tes le­gis­la­do­res y fun­cio­na­rios eva­lua­rán, en co­mi­sión, el pro­yec­to que lle­ga de Dipu­tados, con la idea de dar­le tra­ta­mien­to rá­pi­do, so­bre ta­blas, en la Cá­ma­ra.

La ini­cia­ti­va, del ra­di­cal men­do­cino Luis Pe­tri, con­sen­sua­da con el lí­der del Fren­te Re­no­va­dor, Ser­gio Mas­sa, di­rec­ta­men­te im­pi­de be­ne­fi­cios para los au­to­res de he­chos co­mo ho­mi­ci­dios, vio­la­cio­nes o ro­bos con ar­mas.

“Hay mu­chos Ros­si”, jus­ti­fi­có Pe­tri ha­ce al­gu­nos días, en re­fe­ren­cia al juez de Eje­cu­ción Pe­nal de Gua­le­guay­chú que li­be­ró a Se­bas­tián Wag­ner, au­tor de la vio­la­ción y el ase­si­na­to de Mi­cae­la en Gua­le­guay -cum­plía una pe­na a 9 años de pri­sión por otros dos abu­sos se­xua­les-, pe­se a que los in­for­mes cri­mi­no­ló­gi­cos no eran fa­vo­ra­bles. Pe­tri di­jo que la idea es que es­te ti­po de de­lin­cuen­tes “cum­plan to­da la pe­na en la cár­cel” y re­mar­có que la res­pon­sa­bi­li­dad de di­se­ñar la po­lí­ti­ca cri­mi­nal y pe­ni­ten­cia­ria “le co­rres­pon­de al Con­gre­so”, a tra­vés del mar­co nor­ma­ti­vo.

“Es­te ti­po de me­di­das no vio­la tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les, por­que no hay nin­gún tra­ta­do que di­ga que no se pue­da cum­plir una sen­ten­cia en su to­ta­li­dad”, di­jo, aun­que tam­bién re­co­no­ció que de­be ser “fuer­te” la in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra car­ce­la­ria.

De con­ver­tir­se en ley es­te pro­yec­to, se aten­de­ría so­lo una par­te del pro­ble­ma. La prin­ci­pal, qué ha­cer con los vio­la­do­res que re­in­ci­den, una vez que re­cu­pe­ran la li­ber­tad, to­da­vía no en­cuen­tra so­lu­ción. .

“La Nue­va ”, me­dian­te tres pre­gun­tas con­cre­tas, con­sul­tó a dis­tin­tos ope­ra­do­res ju­di­cia­les de nues­tra ciu­dad (un juez, un ex­juez, dos pe­ri­tos, un fis­cal, dos

abo­ga­dos y una víc­ti­ma), en bus­ca de res­pues­tas que pue­dan ser­vir para sa­lir de un la­be­rin­to que no de­ja de co­brar vi­das.

“Hay ca­sos en que ni la pro­pia fa­mi­lia se quie­re ha­cer car­go”

1. Co­mo re­gla ge­ne­ral, los re­in­ci­den­tes no go­zan de li­ber­tad con­di­cio­nal, sean vio­la­do­res o con­de­na­dos por otros de­li­tos. So­lo seis me­ses an­tes del cum­pli­mien­to to­tal de la con­de­na pue­den pe­dir la li­ber­tad asis­ti­da.No hay en nues­tro Có­di­go de fon­do al­gu­na pres­crip­ción le­gal al res­pec­to so­bre los vio­la­do­res. Sí lo hay en la le­gis­la­ción pe­nal so­bre Eje­cu­ción de las Pe­nas de pro­ce­sa­dos y con­de­na­dos.

2. La ex­car­ce­la­ción no es au­to­má­ti­ca en nin­gún ca­so, de­pen­de del cum­pli­mien­to de cier­tas obli­ga­cio­nes con que se otor­gan, exis­tien­do en nues­tra le­gis­la­ción ca­sos en que pue­de de­ne­gar­se. Va en cri­te­rio de ca­da ma­gis­tra­do va­lo­rar las con­di­cio­nes para su otor­ga­mien­to o no.

3. Si bien los in­for­mes que se re­quie­ren para pro­veer la li­ber­tad con­di­cio­nal, li­ber­tad asis­ti­da y sa­li­das tran­si­to­rias no son de­ter­mi­nan­tes para el juez, por la sen­ci­lla ra­zón que ema­na del "sen­ti­do co­mún" que de­ben te­ner­se en cuen­ta, ya se tra­te de un in­for­me mé­di­co, si­co­ló­gi­co, asis­ten­cial y am­bien­tal, para de­ne­gar en for­ma fun­da­da una pe­ti­ción de li­ber­tad. Se han da­do ca­sos que ni la pro­pia fa­mi­lia del en­cau­sa­do quie­re ha­cer­se car­go del mis­mo. Re­sul­ta sen­ci­llo en­ten­der que tie­nen al­gún ti­po de vin­cu­la­ción, sino la ley no los pe­di­ría.

En­ri­que Jo­sé Mon­ti­ro­ni (ex­juez de un tri­bu­nal en lo Cri­mi­nal)

“A los que son re­in­ci­den­tes, ais­la­mien­to so­cial de por vi­da”

1. A raíz de la vio­la­ción y muer­te, en 1994, de la ni­ña Me­gan Kan­ka, se san­cio­nó en los Es­ta­dos Uni­dos la ley Me­gan o Wet­ter­ling, que exi­ge a las au­to­ri­da­des po­li­cia­les ha­cer pú­bli­ca la in­for­ma­ción so­bre los de­lin­cuen­tes se­xua­les re­gis­tra­dos. Es­te con­te­ni­do in­clu­ye, ha­bi­tual­men­te, nom­bre del de­lin­cuen­te, fo­to, di­rec­ción, el día de en­car­ce­la­mien­to y la na­tu­ra­le­za del de­li­to.

Esos da­tos per­mi­ten a la po­bla­ción, si un cri­mi­nal es li­be­ra­do, to­mar al­gu­nos re­cau­dos para evi­tar nue­vos crí­me­nes. Aten­dien­do a la al­tí­si­ma po­si­bi­li­dad de re­in­ci­den­cia en es­te ti­po de ca­sos, es­tas le­yes tie­nen co­mo fi­na­li­dad pro­te­ger a la so­cie­dad, aun­que pue­dan re­sul­tar es­tig­ma­ti­zan­tes para el cri­mi­nal.

2. Si, se­ría una so­lu­ción. Y to­do vio­la­dor re­in­ci­den­te de­be­ría ais­lar­se de la so­cie­dad de por vi­da, sin po­si­bi­li­dad de ser li­be­ra­do. Si bien no se­ría una so­lu­ción que evi­te to­tal­men­te la apa­ri­ción de nue­vos ac­to­res, se evi­ta­rían mu­chos crí­me­nes.

3. Los in­for­mes no de­be­rían ser vin­cu­lan­tes, pe­ro los jue­ces ten­drían que res­pon­der por su even­tual ma­la pra­xis cuan­do, por im­pe­ri­cia, ne­gli­gen­cia o con­di­cio­na­mien­tos ideo­ló­gi­cos, li­be­ren cri­mi­na­les que, por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, pon­gan en ries­go a la so­cie­dad.

Ga­briel Ha­rring­ton (ex­pe­ri­to psi­quia­tra de la Ase­so­ría Pe­ri­cial del Po­der Ju­di­cial bo­nae­ren­se-Profesor ad­jun­to de Cien­cias del Com­por­ta­mien­to de Me­di­ci­na en la UNS).

“La cár­cel co­mo de­pó­si­to hu­mano ca­re­ce de sen­ti­do”

1. El Es­ta­do de­be in­ver­tir los re­cur­sos ne­ce­sa­rios para lle­var ade­lan­te di­fe­ren­tes tra­ta­mien­tos en to­dos los de­li­tos, sean del ti­po edu­ca­ti­vo, psi­co­ló­gi­co, etc. En cuan­to a los ca­sos de abu­so, hay que abor­dar­los con pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos en la ma­te­ria y con­ti­nuar con el se­gui­mien­to y tra­ta­mien­to fue­ra del ám­bi­to carcelario. La cár­cel co­mo de­pó­si­to hu­mano ca­re­ce de sen­ti­do y lo úni­co que ge­ne­ra es más vio­len­cia y más de­li­to.

2. Li­mi­tar las ex­car­ce­la­cio­nes no re­suel­ve el pro­ble­ma del de­li­to. El sis­te­ma le­gal pre­vé en qué ca­sos de­be pri­var­se a una per­so­na de la li­ber­tad y en qué ca­sos no, de­pen­dien­do del ti­po de de­li­to por el que vie­ne acu­sa­da. La pri­va­ción de la li­ber­tad es una he­rra­mien­ta tem­po­ral que en al­gu­nos su­pues­tos se uti­li­za al so­lo efec­to de evi­tar la fu­ga del pro­ce­sa­do o que se des­tru­yan prue­bas, pe­ro en na­da in­ci­de en la per­so­na del impu­tado. Re­cién des­pués del jui­cio, y en ca­so de arri­bar­se a una con­de­na, de­be­mos ana­li­zar qué sen­ti­do va a te­ner la pe­na y cuán­to in­te- rés hay por par­te del Es­ta­do, a tra­vés de los di­ver­sos tra­ta­mien­tos que exis­ten, de que el su­je­to egre­se de la cár­cel me­jor de lo que en­tró.

3. La reali­dad in­di­ca que el juez se va­le mu­chas ve­ces del sos­tén téc­ni­co de los in­for­mes, pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra es­tos pue­den su­plir la de­ci­sión fi­nal, to­da vez que si fue­ra así ca­re­ce­ría de sen­ti­do la in­ter­ven­ción ju­di­cial y que­da­ría la de­ci­sión en ma­nos de per­so­nas que son au­xi­lia­res de la jus­ti­cia. Es­ta ló­gi­ca se re­pro­du­ce en to­dos los ám­bi­tos de la jus­ti­cia, don­de exis­ten pe­ri­tos me­cá­ni­cos, con­ta­bles, mé­di­cos, etc. Son au­xi­lia­res, pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra pue­den su­plir la de­ci­sión del juez.

Ger­mán Kiefl (de­fen­sor ofi­cial)

“Si que­re­mos que el sis­te­ma fun­cio­ne, de­be­mos co­men­zar por la pre­ven­ción”

1. To­da per­so­na que ha si­do en­con­tra­da cul­pa­ble de un de­li­to tan atroz co­mo el abu­so se­xual de­be ser so­me­ti­da obli­ga­to­ria­men­te a tra­ta- mien­tos psi­co­ló­gi­cos y psi­quiá­tri­cos. Cuan­do son de­te­ni­dos, el Es­ta­do de­be ve­lar que los in­di­vi­duos lo­gren reha­bi­li­tar­se para que, una vez ob­te­ni­da la li­ber­tad, pue­dan re­in­ser­tar­se so­cial­men­te. Si la úni­ca so­lu­ción que da­mos es pri­var de li­ber­tad a quien de­lin­que y no in­ten­ta­mos que mo­di­fi­que sus con­duc­tas, no es­ta­mos ha­cién­do­nos car­go del pro­ble­ma ni dan­do una so­lu­ción me­dia­ta. Ese tra­ta­mien­to de­be co­men­zar des­de el pri­mer mi­nu­to en que se lo de­tie­ne y no cuan­do ha­ya una con­de­na fir­me. Si la per­so­na es re­in­ci­den­te, no hay du­das que el sis­te­ma y las po­lí­ti­cas de re­in­ser­ción so­cial fra­ca­sa­ron, y que­da­ron so­lo en el plano de la uto­pía. Más allá de es­tar con­ven­ci­da de que las pe­nas de­ben

agra­var­se, es im­por­tan­te que se cum­plan, por en­de, que se ter­mi­nen los be­ne­fi­cios.

2. En los ca­sos de abu­so se­xual, sean gra­ve­men­te ul­tra­jan­te o con ac­ce­so car­nal, no de­be­rían otor­gar­se ex­car­ce­la­cio­nes de nin­gún ti­po, má­xi­me cuan­do las víc­ti­mas son me­no­res. Mu­chas ve­ces los impu­tados lle­gan li­bres al jui­cio y se ob­tie­nen con­de­nas im­por­tan­tes, pe­ro no se efec­ti­vi­zan has­ta que que­den fir­me, lo cual sig­ni­fi­ca un pro­ce­so de mu­chos años. Las víc­ti­mas sien­ten que las le­yes pro­te­gen más a los de­lin­cuen­tes que a ellas. Atra­ve­sa­ron un du­ro re­co­rri­do has­ta lle­gar a la con­de­na, pe­ro an­te es­to des­creen del sis­te­ma. Si la víc­ti­ma es me­nor, le es­ta­mos dan­do in­se­gu­ri­dad para el res­to de su vi­da. Los ni­ños son adul­tos en for­ma­ción, por en­de, de­be­mos dar­les ba­ses se­rias para el fu­tu­ro, de­ben apren­der a con­fiar en el sis­te­ma, pe­ro si no les da res­pues­tas, ob­via­men­te cre­cen des­con­fian­do y con te­mor.

3. In­du­da­ble­men­te que de­ben ser vin­cu­lan­tes. Quie­nes los rea­li­zan son pro­fe­sio­na­les que es­tu­vie­ron en con­tac­to con los impu­tados y, por en­de, tie­nen me­jor idea que los jue­ces de lo que se­rían ca­pa­ces de ha­cer al ob­te­ner su li­ber­tad. En es­te ca­so de­be pri­mar lo pre­ven­ti­vo. Si al ob­te­ner su li­ber­tad re­in­ci­den, po­dre­mos cues­tio­nar al juez, pe­dir jui­cio po­lí­ti­co, lo que gus­ten, pe­ro eso no bo­rra lo que hi­zo a su nue­va víc­ti­ma. Si que­re­mos que el sis­te­ma fun­cio­ne, de­be­mos co­men­zar por la pre­ven­ción y, en es­te ca­so, ra­di­ca en que sean vin­cu­lan­tes los in­for­mes, por­que nos di­rán si el Es­ta­do lo­gró su co­me­ti­do de reha­bi­li­tar a la per­so­na que es­tu­vo pri­va­da de su li­ber­tad o no, para lue­go po­der obrar en con­se­cuen­cia.

Vi­via­na Lo­zano (abo­ga­da, de­fen­so­ra de va­rias víc­ti­mas de abu­so se­xual)

“De­ben ac­tuar pro­fe­sio­na­les pro­bos y ca­pa­ci­ta­dos”

1. El doc­tor Jor­ge Luis Vi­lla­da, ex­per­to ar­gen­tino en Vic­ti­mo­lo­gía, ad­mi­te que hay un al­to gra­do de de­lin­cuen­tes re­in­ci­den­tes en de­li­tos se­xua­les, que co­me­ten mu­chos de los de­li­tos en­con­trán­do­se en cár­ce­les de ré­gi­men abier­to o du­ran­te per­mi­sos de sa­li­da. La fal­ta de tra­ta­mien­tos ade­cua­dos y com­pren­sión aca­ba­da de es­ta de­lin­cuen­cia ge­ne­ra nue­vos ilí­ci­tos. El en­cie­rro u otras pe­nas, por más gra­vo­sas que sean, no son úti­les para co­rre­gir las des­via­cio­nes de sus con­duc­tas. Es­tos su­je­tos sien­ten atrac­ción ha­cia ese ti­po de con­duc­tas por el pla­cer que de­ri- va de ellas. Ese pla­cer es­tá más pre­sen­te de lo que se pien­sa, aún en per­so­nas que no de­lin­quen, aun­que sea en for­ma de "fan­ta­sías se­xua­les". Los vio­la­do­res no per­ci­ben otro me­dio po­si­ble para ob­te­ner pla­cer. Ac­túan de ese mo­do por­que les gus­ta. Es un mi­to bus­car tor­tuo­sas ex­pli­ca­cio­nes para la con­duc­ta del abu­sa­dor.

2. Sa­ben que al co­me­ter el de­li­to cru­zan ba­rre­ras éti­cas, so­cia­les y le­ga­les, pe­ro ca­re­cen de los con­tro­les or­di­na­rios para evi­tar es­ta trans­gre­sión, co­mo con­tra­ria­men­te le ocu­rre a la ma­yo­ría de la so­cie­dad, que reac­cio­na con ho­rror. De­be­rá re­vi­sar­se pro­fun­da­men­te cuál es el sen­ti­do pri­me­ro y úl­ti­mo de los es­pa­cios car­ce­la­rios ¿Pro­mue­ven la re­cu­pe­ra­ción ge­nui­na o fa­ci­li­tan la "ca­pa­ci­ta­ción" del in­frac­tor para sa­lir y se­guir co­me­tien­do de­li­tos? De­be­rían las per­so­nas in­vo­lu­cra­das en la ges­ta­ción y cum­pli­mien­to de le­yes, re­gla­men­tos y nor­mas res­pec­ti­vas, ape­lar a su más al­ta pro­fe­sio­na­li­dad para com­ba­tir exi­to­sa­men­te a es­te fla­ge­lo so­cial, llá­men­se ju­ris­tas y le­gis­la­do­res.

3. Los psi­co­diag­nós­ti­cos y tra­ta­mien­tos psi­co­ló­gi­cos de es­tos de­lin­cuen­tes tie­nen que ser efec­tua­dos por pro­fe­sio­na­les de la sa­lud psí­qui­ca (psi­quia­tras, psi­có­lo­gos y au­xi­lia­res) pro­bos y al­ta­men­te ca­pa­ci­ta­dos en es­te ti­po de psi­co­pa­to­lo­gía, para pre­ten­der ob­te­ner re­sul­ta­dos efi­ca­ces. En­ri­que Jor­ge Borgarelli (li­cen­cia­do en Psi­co­lo­gía, pe­ri­to del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fis­cal)

“No cam­bian y no pue­den re­in­ser­tar­se en la so­cie­dad”

1. Es­te ti­po de de­lin­cuen­tes ten­drían que te­ner pe­nas de pri­sión per­pe­tua y no sa­lir de la cár­cel, por­que cuan­do lo ha­cen co­me­ten los mis­mos de­li­tos o peo­res. Du­ran­te el tiem­po que per­ma­ne­cen de­te­ni­dos no cam­bian y no pue­den re­in­ser­tar­se en la so­cie­dad.

2. Li­mi­tar­las se­ría una so­lu­ción, por­que no pue­de ser que per­so­nas que se en­cuen­tran con­de­na­das por de­li­tos gra­ves ten­gan ac­ce­so a be­ne­fi­cios y po­si­bi­li­da­des de sa­lir de la cár­cel an­tes de cum­plir la pe­na que les im­pu­sie­ron.

3. Son fun­da­men­ta­les los in­for­mes psi­co­ló­gi­cos y psi­quiá­tri­cos al mo­men­to de to­mar de­ci­sio­nes tan im­por­tan­tes. La­men­ta­ble­men­te en el ca­so de es­ta chi­ca (Mi­cae­la García) no los tu­vie­ron en cuen­ta. En el ca­so de mi hi­ja tam­bién pa­só al­go pa­re­ci­do, ya que el juez (Juan Pa­blo Chi­ri­nos) no le po­dría ha­ber da­do la li­ber­tad a (Jo­nat­han) Lu­na, quien te­nía una cau­sa abier­ta en Choele Choel por un in­ten­to de abu­so. Él (por Chi­ri­nos) so­li­ci­tó in­for­ma­ción dos ve­ces y, co­mo no le con­tes­ta­ron, con­si­de­ró que eso es­ta­ba ce­rra­do, pe­ro no se preo­cu­pó por se­guir ave­ri­guan­do.

Mó­ni­ca Cid (ma­dre de la me­nor Mi­cae­la Or­te­ga, ase­si­na­da en 2016)

“De­be­rían dic­ta­mi­nar tres pe­ri­tos es­pe­cia­li­za­dos”

1. Si son re­in­ci­den­tes (cum­plie­ron to­tal o par­cial­men­te pe­na con an­te­rio­ri­dad) la ley vi­gen­te prohí­be que ob­ten­gan la li­ber­tad con­di­cio­nal; so­lo po­drán ob­te­ner la li­ber­tad asis­ti­da cer­ca del cum­pli­mien­to de la pe­na. De­be­ría ha­ber se­gui­mien­to efec­ti­vo, re­gis­tros y tra­ta­mien­tos se­rios, in­te­gra­les e in­ter­dis­ci­pli­na­rios. La cas­tra­ción quí­mi­ca es in­cons­ti­tu­cio­nal y no re­sul­ta efec­ti­va.

2. La ex­car­ce­la­ción se re­fie­re a per­so­nas pro­ce­sa­das (sin sen­ten­cia fir­me) que, de acuer­do a lo dis­pues­to por el blo­que cons­ti­tu­cio­nal y por asis­tir­los la pre­sun­ción de inocen­cia, de­ben per­ma­ne­cer en li­ber­tad du­ran­te el pro­ce­so sal­vo que exis­ta pe­li­gro de fu­ga o de en­tor­pe­ci­mien­to pro­ba­to­rio. Una vez con­de­na­dos, las pe­nas en al­gún mo­men­to se cum­plen y el su­je­to de­be­rá re­cu­pe­rar su li­ber­tad. Por dis­po­si­ción cons­ti­tu­cio­nal la pri­sión per­pe­tua no pue­de ser efec­ti­va­men­te per­pe­tua.

3. Los in­for­mes cri­mi­no­ló­gi­cos no de­ben ser vin­cu­lan­tes pues si así fue­ra re­sol­ve­ría el ser­vi­cio pe­ni­ten­cia­rio (fuer­te­men­te sos­pe­cha­do de ar­bi­tra­rie­dad y co­rrup­ción) y no un juez, cu­ya de­ci­sión pue­de ser re­vi­sa­da en otras ins­tan­cias. De­be­rían dic­ta­mi­nar pe­ri­tos es­pe­cia­li­za­dos del po­der ju­di­cial en un nú­me­ro no me­nor a tres. Jo­sé Luis Ares (juez en lo Co­rrec­cio­nal)

“Los vio­la­do­res se­ria­les son un blo­que de con­cre­to”

1. Tra­tán­do­se de un vio­la­dor serial (per­ver­so, sá­di­co, an­ti­so­cial o psi­có­pa­ta) no es acep­ta­ble que se re­in­te­gre al me­dio li­bre, no veo re­so­cia­li­za­ción po­si­ble. Tie­nen una es­truc­tu­ra psí­qui­ca in­mo­di­fi­ca­ble, son un blo­que de con­cre­to que so­lo se ex­tin­gue con su vi­da. Si ha­bla­mos de un múl­ti­ple re­in­ci­den­te, el Có­di­go Pe­nal dis­po­ne que, ade­más de la pe­na, se im­pon­drá re­clu­sión por tiem­po in­de­ter­mi­na­do (ar­tícu­lo 52). Es­ta re­clu­sión pue­de re­pre­sen­tar una san­ción ver­da­de­ra­men­te per­pe­tua mien­tras el con­de­na­do sea pe­li­gro­so y, aún cuan­do ha­ya ago­ta­do la pe­na, no re­cu­pe­ra­ría la li­ber­tad. Es­to es lo que, muy pro­ba­ble­men­te, su­ce­de­ría con con­de­na­dos de es­truc­tu­ra psí­qui­ca in­mo­di­fi­ca­ble. Sin em­bar­go, es­ta re­clu­sión fue de­cla­ra­da in­cons­ti­tu­cio­nal por la Cor­te Su­pre­ma in­te­gra­da en ese mo­men­to por el doc­tor Raúl Zaf­fa­ro­ni (en el fa­llo “Gra­ma­jo” de 2006), por con­si­de­rar que se afec­ta­ba, en­tre otros, el prin­ci­pio de prohi­bi­ción de im­po­si­ción de pe­nas crue­les, in­hu­ma­nas y de­gra­dan­tes. En mi opi­nión, esa es una vi­sión de cor­te abo­li­cio­nis­ta, que úni­ca­men­te atien­de los in­tere­ses del re­clu­so pa­san­do por al­to los de­re­chos de las víc­ti­mas, que su­fren las­ce­ra­cio­nes y co­rren se­rios ries­gos de vi­vir una muer­te en vi­da. En ca­sos gra­ves sue­len jus­ti­fi­car­se cier­tos be­ne­fi­cios an­ti­ci­pa­dos del con­de­na­do en ba­se a que su re­so­cia­li­za­ción se­ría (y lo es) un de­re­cho. Pe­ro su­po­nien­do que tal re­so­cia­li­za­ción fue­se po­si­ble (aun­que creo que hay ca­sos in­via­bles), no ad­vier­to obs­tácu­los cons­ti­tu­cio­na­les a que la mis­ma se in­ten­te du­ran­te el en­cie­rro. De lo con­tra­rio se­ría apos­tar a un jue­go de en­sa­yo y error.

2. Si la cues­tión es qué ha­cer con los vio­la­do­res re­in­ci­den­tes, la res­pues­ta es­tá en el Có­di­go Pe­nal para aque­llos en esa con­di­ción por cual­quier de­li­to. El ar­tícu­lo 14 del Có­di­go Pe­nal no per­mi­te la li­ber­tad con­di­cio­nal para re­in­ci­den­tes. Hay li­mi­ta­cio­nes le­ga­les a al­gu­nos be­ne­fi­cios para los con­de­na­dos por de­li­tos se­xua­les, ho­mi­ci­dios agra­va­dos, pri­va­ción ile­gal de la li­ber­tad y se­cues­tro. Fi­nal­men­te, la li­ber­tad con­di­cio­nal pue­de ob­te­ner­la cual­quier de­lin­cuen­te pri­ma­rio, por ca­so, si se tra­ta de la pri­me­ra vio­la­ción o ro­bo, in­clu­so el pri­mer ho­mi­ci­dio, aún si to­dos esos de­li­tos fue­sen agra­va­dos. Creo que es­ta si­tua­ción de­be re­vi­sar­se.

3. La con­ce­sión de un be­ne­fi­cio no pue­de de­pen­der de un in­for­me cri­mi­no­ló­gi­co. La fun­ción del juez es ha­cer un aná­li­sis in­te­gral de la con­duc­ta y ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les del in­terno, con­si­de­rar la gra­ve­dad de los he­chos y la afec­ta­ción que pro­du­jo el con­de­na­do (no di­go “ca­li­fi­ca­ción” sino “he­chos” y “afec­ta­ción”). Hay que ad­ver­tir que si los in­for­mes fue­sen vin­cu­lan­tes para el ma­gis­tra­do, en­ton­ces hay que acep­tar que la de­ci­sión fi­nal se­ría de la au­to­ri­dad pe­ni­ten­cia­ria, lo cual no es con­ve­nien­te. Lle­van­do la cues­tión a un ca­so con­cre­to, si se tra­ta de una con­de­na por vio­la­ción, si el in­terno fue con­flic­ti­vo in­tra­mu­ros y tu­vo ma­la con­duc­ta, pe­ro la au­to­ri­dad car­ce­la­ria emi­te un buen in­for­me cri­mi­no­ló­gi­co fi­nal, no se­ría ra­zo­na­ble que el juez que­de obli­ga­do a acor­dar la li­ber­tad con­di­cio­nal; aún cuan­do el con­de­na­do es­té en con­di­cio­nes tem­po­ra­les del be­ne­fi­cio. Mau­ri­cio Del Ce­ro (fis­cal de de­li­tos se­xua­les)

FO­TOS: AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Los re­in­ci­den­tes no go­zan de li­ber­tad con­di­cio­nal. So­lo 6 me­ses an­tes de cum­plir la con­de­na pue­den pe­dir la li­ber­tad asis­ti­da”. EN­RI­QUE JO­SÉ MON­TI­RO­NI An­te la al­tí­si­ma po­si­bi­li­dad de re­in­ci­den­cia en es­tos ca­sos, los re­gis­tros pú­bli­cos de vio­la­do­res pro­te­gen a la so­cie­dad”. GA­BRIEL HA­RRING­TON La reali­dad in­di­ca que el juez se va­le del sos­tén téc­ni­co de los in­for­mes, pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra pue­den su­plir la de­ci­sión fi­nal”. GER­MÁN KIEFL En los ca­sos de abu­so se­xual, sean gra­ve­men­te ul­tra­jan­te o con ac­ce­so car­nal, no de­be­rían otor­gar­se ex­car­ce­la­cio­nes de nin­gún ti­po” . VI­VIA­NA LO­ZANO

Es al­to el gra­do de re­in­ci­den­tes en de­li­tos se­xua­les. Mu­chos los co­me­ten es­tan­do en cár­ce­les abier­tas o en los per­mi­sos de sa­li­da”. EN­RI­QUE BORGARELLI Li­mi­tar ex­car­ce­la­cio­nes se­ría una so­lu­ción. No pue­de ser que con­de­na­dos por gra­ves de­li­tos se be­ne­fi­cien an­tes de cum­plir la pe­na ”. MÓ­NI­CA CID La cas­tra­ción quí­mi­ca es in­cons­ti­tu­cio­nal y no re­sul­ta efec­ti­va. De­be­ría ha­ber tra­ta­mien­tos se­rios, in­te­gra­les e in­ter­dis­ci­pli­na­rios”. JO­SÉ LUIS ARES Que la re­clu­sión in­de­ter­mi­na­da fue­ra de­cla­ra­da in­cons­ti­tu­cio­nal es una vi­sión par­cial. So­lo atien­de los in­tere­ses del re­clu­so”. MAU­RI­CIO DEL CE­RO

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

El ca­so de Mi­cae­la García dis­pa­ró la in­dig­na­ción y el re­cla­mo so­cial, tan­to en En­tre Ríos co­mo en el res­to del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.