Una nue­va ci­ta con los ri­cos y fa­mo­sos

Nel­son Abraham Cos­tich fue con­de­na­do a tres años de cár­cel por los he­chos ocu­rri­dos en 2016. Las víc­ti­mas son de Bahía Blan­ca y Pi­güé.

La Nueva - - PORTADA -

CON LA MO­DA­LI­DAD CUEN­TO DEL TÍO

A tres años de pri­sión fue con­de­na­do un hom­bre acu­sa­do de in­te­grar una ban­da de­di­ca­da a es­ta­far a per­so­nas me­dian­te la mo­da­li­dad cuen­to del tío, cu­yos in­te­gran­tes se apo­de­ra­ron de ca­si 120 mil dó­la­res y va­lio­sas jo­yas, tras de­frau­dar a dos mu­je­res a prin­ci­pios de 2016.

En am­bos ca­sos los la­dro­nes se hi­cie­ron pa­sar por fa­mi­lia­res y les in­di­ca­ron a las víc­ti­mas que de­bían en­tre­gar­les di­ne­ro y al­ha­jas al su­pues­to con­ta­dor de un ban­co, quien pa­sa­ría a bus­car­los por sus do­mi­ci­lios.

El fa­llo, re­suel­to en trá­mi­te de jui­cio abre­via­do por el juez del Tri­bu­nal en lo Cri­mi­nal Nº 1, Onil­do Stemp­he­let, re­ca­yó en Nel­son Abraham Cos­tich (28), do­mi­ci­lia­do en Neuquén.

La pe­na y ca­li­fi­ca­ción le­gal del ca­so fue­ron acor­da­das pre­via­men­te por el fis­cal Ro- dol­fo De Lu­cia y el abo­ga­do de­fen­sor Mau­ri­cio Va­re­la, con la acep­ta­ción del pro­ce­sa­do.

Para la acu­sa­ción, Cos­tich for­mó par­te jun­to a otras tres per­so­nas de una or­ga­ni­za­ción des­ti­na­da a co­me­ter de­li­tos en di­fe­ren­tes lo­ca­li­da­des, los que lle­va­ban ade­lan­te rea­li­zan­do lla­ma­dos te­le­fó­ni­cos a los damnificados, ha­cién­do­se pa­sar alle­ga­dos e in­di­cán­do­les que de­ron va­li­dar o cam­biar el di­ne­ro que tu­vie­ran y para ello te­nían que en­tre­gar­lo a un em­plea­do de una en­ti­dad ban­ca­ria que pa­sa­ría por sus vi­vien­das.

El pri­me­ro de los he­chos impu­tados se pro­du­jo el 22 de enero del año pa­sa­do, al­re­de­dor de las 13, y re- sul­tó per­ju­di­ca­da una bahien­se, a quien des­po­ja­ron de 8 mil dó­la­res y un bol­so con­te­nien­do ani­llos, re­lo­jes, pul­se­ras y ca­de­nas de oro.

In­di­có que una per­so­na que di­jo ser su nie­to le di­jo que de­bía en­tre­gar­le la pla­ta y las jo­yas al su­pues­to con­ta­dor de un ban­co, el que po­co des­pués se pre­sen­tó en su do­mi­ci­lio y se re­ti­ró con los va­lo­res.

La mu­jer de­cla­ró que al­gu­nas ho­ras más tar­de ha­bló con su hi­ja para con­sul­tar­le so­bre esos su­pues­tos trá­mi­tes ban­ca­rios, des­cu­brien­do en ese mo­men­to que ha­bía si­do en­ga­ña­da.

Unos días des­pués, el 11 de fe­bre­ro, re­pi­tie­ron la ma­nio­bra en Pi­güé, don­de des­po­ja­bían a una ve­ci­na de esa lo­ca­li­dad de 109 mil dó­la­res que te­nía guar­da­dos en su ca­sa.

Un iden­ti­fi­ca­dor de lla­ma­das le per­mi­tió a la po­li­cía de­tec­tar que la co­mu­ni­ca­ción fue rea­li­za­da des­de la ciu­dad de Catriel, en la pro­vin­cia de Neuquén, y en­ca­mi­nar la in­ves­ti­ga­ción ha­cia Cos­tich, cu­ya vi­vien­da fue alla­na­da a fi­nes de mar­zo de 2016.

En el pro­ce­di­mien­to se­cues­tra­ron una pul­se­ra que fue re­co­no­ci­da por la víc­ti­ma de nues­tra ciu­dad.

Tam­bién se­ña­ló co­mo su­yas las jo­yas que apa­re­cían en fo­tos en­via­das por un cóm­pli­ce al con­de­na­do.

Del mis­mo mo­do, en la cau­sa se cuen­ta con es­cu­chas de co­mu­ni­ca­cio­nes te­le­fó­ni­cas man­te­ni­das en­tre los in­te­gran­tes de la ban­da, en las cua­les ha­bla­ban de di­ne­ro -ge­ne­ral­men­te dó­la­res- y oro.

En su fa­llo, el juez sos­tu­vo que “Nel­son Abraham Cos­tich, con­jun­ta­men­te con dos per­so­nas más del se­xo mas­cu­lino y una del se­xo fe­me­nino, in­te­gró, al me­nos en­tre los me­ses de enero y mar­zo de 2016, una ban­da de­di­ca­da a la co­mi­sión de de­li­tos con­tra la pro­pie­dad, en­tre ellos el de es­ta­fa con la mo­da­li­dad de­no­mi­na­da cuen­to del tío".

Por to­do ello, lo ha­lló cul­pa­ble de los de­li­tos de aso­cia­ción ilí­ci­ta y es­ta­fas (dos he­chos).

Otras tres per­so­nas, en­tre ellas una mu­jer, for­ma­ban par­te del gru­po que lle­va­ba ade­lan­te es­tas ma­nio­bras para apo­de­rar­se de im­por­tan­tes su­mas de di­ne­ro.

EM­MA­NUEL BRIANE-LA NUE­VA.

El pro­ce­sa­do fue impu­tado de par­ti­ci­par de una ban­da que lla­ma­ba a los damnificados y se ha­cía pa­sar por fa­mi­lia­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.