¡La vuel­ta al mun­do con los Zapp!

Her­man se crió en Sie­rra de la Ven­ta­na, don­de co­no­ció a Can­de­la­ria. Jun­tos se lan­za­ron a re­co­rrer el pla­ne­ta en un au­to de 1928. Lle­van 17 años ro­dan­do. En el ca­mino tu­vie­ron cua­tro hi­jos. Es­tán en Eu­ro­pa, úl­ti­mo tra­mo.

La Nueva - - LA REGIÓN. - Anahí Gon­zá­lez agon­za­lez@la­nue­va.com

En cual­quier lu­gar del ma­pa don­de apo­yen el de­do, aún con los ojos ce­rra­dos, en­con­tra­rán un ami­go. Muy po­cas per­so­nas en el pla­ne­ta tie­nen es­te pri­vi­le­gio. Ellos es­tán en­tre esos po­cos.

Son los Zapp, la fa­mi­lia que lle­va 17 años via­jan­do en un Graham Pai­ge de 1928 y que es­tá en Eu­ro­pa a pun­to de cul­mi­nar la vuel­ta al mun­do con sus cua­tro hi­jos, Pam­pa, Tehue, Pa­lo­ma y Wa­llaby, na­ci­dos en el ca­mino, ca­da uno en un país dis­tin­to.

No tar­da­ron 80 días, co­mo en el li­bro de Ju­lio Ver­ne sino más de 6 mil y es­tán fe­li­ces de po­der se­guir ade­lan­te en su que­ri­da ca­sa con rue­das, el Ma­con­do Cam­ba­la­che, a 50 ki­ló­me­tros por ho­ra.

En es­tos años se alo­ja­ron en más de 2.500 ca­sas de fa­mi­lia, com­par­tie­ron bien­ve­ni­das y des­pe­di­das en va­rios idio­mas y co­no­cie­ron las cos­tum­bres y mo­dos de vi­da de per­so­nas de las más di­ver­sas ra­zas, re­li­gio­nes y cul­tu­ras.

Los Zapp se tras­la­da­ron en cien­tos de trans­por­tes -des­de pa­ra­pen­tes y glo­bos aé­reos has­ta ca­me­llos y ele­fan­tes­con­vi­vie­ron con tri­bus y co­mu­ni­da­des ori­gi­na­rias de dis­tin­tas cul­tu­ras, co­no­cie­ron los más pa­ra­di­sía­cos pai­sa­jes del pla­ne­ta y em­ble­má­ti­cas cons­truc­cio­nes co­mo la mu­ra­lla Chi­na o el Taj Mahal.

Ade­más, en el ca­mino, Her­man y Can­de­la­ria de­bie­ron re­sol­ver el desafío de ser pa­dres sin re­nun­ciar al sue­ño que los ha­cía sen­tir vi­vos. Cam­bia­ron pa­ña­les, pre­pa­ra­ron ma­ma­de­ras y has­ta se con­vir­tie­ron en maes­tros de sus hi­jos.

Eu­ro­pa, don­de es­tán aho­ra, es el fi­nal del re­co­rri­do que em­pe­zó en el 2000.

“De­ja­mos a Eu­ro­pa para lo úl­ti­mo por­que siem­pre la vi­mos co­mo un pos­tre, un pre­mio. Ade­más pen­sá­ba­mos que si lle­ga­ba a pa­sar­nos al­go du­ran­te el via­je que nos obli­ga­ra a de­jar­lo po­día­mos ve­nir en cual­quier mo­men­to. Y tam­bién por­que siem­pre bus­ca­mos más aven­tu­ra que lin­dos edi­fi­cios ¡Acá la aven­tu­ra más gran­de es en­con­trar don­de es­ta­cio­nar!”, di­ce Her­man.

Ya re­co­rrie­ron Tur­quía, Bul­ga­ria, Ru­ma­nia, Es­lo­va­quia, Aus­tria, Ale­ma­nia, Di­na­mar­ca, Sue­cia, No­rue­ga, Fin­lan­dia, Ru­sia, Es­to­nia, Lat­via, Li­tua­nia, Po­lo­nia, Aus­tria, Es­lo­ve­nia, Ita­lia y Es­pa­ña. Pró­xi­mo des­tino: Ho­lan­da.

An­tes de fre­nar -y ra­di­car­se en Ar­gen­ti­na, pro­ba­ble­men­te en 2018, en la pro­vin­cia de Sal­ta-, pla­nean na­ve­gar por el Atlán­ti­co en un bar­co a ve­la des­de Ca­na­rias has­ta Bra­sil.

“El bar­co to­da­vía no lo te­ne­mos, pe­ro ya va a apa­re­cer”, di­ce Her­man.

Fiel a la pre­mi­sa Zapp: fe in­con­di­cio­nal en la gen­te y en el ca­mino.

El via­je se­gún Her­man

-¿Cuál fue el ma­yor desafío del via­je?

-El ma­yor desafío fue y será, creo, el pri­mer día. Ese día en el que vas a don­de to­dos te di­cen que es una lo­cu­ra y de­jás lo que co­no­cés y te vas por lo que no co­no­cés. Te vas con to­das esas pre­gun­tas sin res­pues­tas.

Otro in­men­so desafío fue cam­biar, de­jar de ser ese ser fa­bri­ca­do por tan­tos años de co­le­gios uni­ver­si­da­des, le­yes so­cia­les, es­truc­tu­ras, re­glas y tra­tar de ser tan so­lo yo.

El de­jar de com­pa­rar, cri­ti­car o que­rer cam­biar para ser el que vie­ne a vi­vir lo que es.

El cam­biar me tra­jo un sen­ti­mien­to ma­ra­vi­llo­so de ser quien quie­ro ser y es­tar a gus­to con­mi­go mis­mo. Me dio mu­chas li­ber­ta­des.

Y mi­llo­nes de gra­cias por lla­mar­los desafíos por­que eso so­lo son. No exis­ten los pro­ble­mas en un sue­ño, so­lo desafíos. ¡Y qué bueno fue te­ner­los!

-¿Qué con­di­cio­nes hay que te­ner para vi­vir via­jan­do?

-¡Las que se ten­gan aho­ra! Por­que si es­pe­ra­mos las con­di­cio­nes per­fec­tas, ja­más nos ire­mos. Mi abue­lo de­cía que car­gue­mos los za­pa­llos en la ca­mio­ne­ta que lue­go en el ca­mino se aco­mo­dan. Y he­mos vis­to gen­te en si­lla de rue­das, cie­gos, per­so­nas de más de 80 años y tan­tos otros que nos de­mues­tran que las con­di­cio­nes ya las te­ne­mos. Así que na­da de ex­cu­sas y más ac­ción.

-Can­de se con­vir­tió en maes­tra de los chi­cos a tra­vés de un pro­gra­ma del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de la Na­ción ¿Có­mo lo vi­ve?

-¡Sí! Can­de si­gue dan­do cla­ses a los chi­cos. Es ge­nial dar cla­ses de los ro­ma­nos y lue­go ir con ellos al Co­li­seo, o de ca­te­que­sis e ir al San­to Se­pul­cro a Be­lén; o es­tu­diar a los egip­cios y lue­go me­ter­nos den­tro de las pi­rá­mi­des de Egip­to o co­no­cer la tum­ba de Tu­tan­ka­mon.

-¿Hu­bo al­gún mo­men­to en que re­ne­ga­ron del es­ti­lo de vi­da ele­gi­do, por ejem­plo, an­te al­gu­na en­fer­me­dad o si­tua­ción lí­mi­te?

-La úni­ca en­fer­me­dad que tu­ve fue Ma­la­ria, en Ibo, una is­la en Mo­zam­bi­que -Afri­caen la que so­lo hay un au­to que no an­da.

El hos­pi­tal se vino aba­jo y so­lo que­dó un cuar­ti­to don­de

El Graham Pai­ge en el que via­jan fue reacon­di­cio­na­do para dar ma­yo­res co­mo­di­da­des a los ni­ños. "Es un ho­tel con to­das las es­tre­llas del mun­do", di­ce Her­man Zapp.

un en­fer­me­ro so­lo tie­ne ele­men­tos para ha­cer el test de ma­la­ria y la me­di­ci­na para tra­tar­la, si da po­si­ti­vo.

Lue­go, so­lo Can­de se in­fec­ta­ba con al­go que le hin­cha­ba mu­cho la pan­za pe­ro a los 9 me­ses se cu­ra­ba -ri­sas- ¡Cua­tro ve­ces! ¡Cua­tro hi­jos!

A ve­ces sí da ga­nas de es­tar en ca­sa, en nues­tro tan lin­do li­ving y más que na­da en nues­tro ba­ño y ca­ma, pe­ro la vi­da no es­tá del la­do de la co­mo­di­dad ni de la se­gu­ri­dad sino del la­do de la aven­tu­ra.

Y por mas vi­da que­re­mos ir, así que ¡a más aven­tu­ra va­mos! -¿Qué lle­van hoy en el au­to-ca­sa?

-Lle­va­mos much­si­sii­si­si­si­si­si­si­sii­mo me­nos co­sas que cuan­do sa­li­mos. Es que uno quie­re me­ter su ca­sa den­tro del au­to y lle­var de to­do por las du­das. Y uno no se da cuen­ta de que va a su mun­do que ya lo tie­ne to­do.

Sa­li­mos dos con tan­tas co­sas y tan­tas fui­mos de­jan­do. Nos su­per ayu­da­ron los ni­ños.

Ca­da vez que na­cía uno ha­bía que ha­cer­le lu­gar así que para cuan­do lle­gó el cuar­to ca­si na­da nos que­da­ba ¡Y qué bien que hi­ci­mos en cam­biar co­sas por ni­ños!

-¿Hay al­gún ri­tual que del que ha­yan par­ti­ci­pa­do en es­tos años que los ha­ya con­mo­vi­do es­pe­cial­men­te?

-Es di­fí­cil ele­gir pe­ro una que nos en­can­tó y que prac­ti­ca­mos a don­de va­mos es la que apren­di­mos con los pie­les ro­jas de Ca­na­dá.

Ellos nos re­ci­bie­ron en una re­ser­va in­dí­ge­na, don­de nos que­da­mos a dor­mir, y uno de esos días hi­cie­ron un fue­go. Allí,mien­tras es­tá­ba­mos en círcu­lo al­re­de­dor del fue­go que­ma­ron ta­ba­co co­mo re­ga­lo a los dio­ses.

Lue­go, una per­so­na le dio un abra­zo a quie­nes te­nía a su de­re­cha, y lue­go a otro y a otro has­ta ter­mi­nar el círcu­lo y vol­ver a su lu­gar. Allí, la pri­me­ra per­so­na que él ha­bía abra­za­do, em­pe­zó a abra­zar a to­dos uno por uno. Así que cuan­do se lle­ga­ba al mis­mo lu­gar uno em­pe­za­ba a re­ci­bir abra­zos. Ir a dar abra­zos y lue­go re­ci­bir­los.

Des­pués de es­to, una per­so­na del círcu­lo to­ma una plu­ma de águi­la y cuen­ta a to­dos al­go que ne­ce­si­te con­tar mien­tras los de­más es­cu­chan. Lue­go, es­ta plu­ma pa­sa a la pró­xi­ma per­so­na y así to­dos se es­cu­chan y com­par­ten”.

-¿Quie­nes eran los que em­pe­za­ron es­ta aven­tu­ra y quie­nes son hoy?

¡Na­da que ver los que sa­lie­ron a los que so­mos hoy! En el ca­mino ves in­men­sas in­jus­ti­cias, desas­tres na­tu­ra­les, gue­rras, his­to­rias muy du­ras y uno de­ja de que­jar­se de mu­chas co­sas. So­mos mu­cho más hu­ma­nos. Aho­ra veo una pe­lí­cu­la de di­bu­jos con mis hi­jos y en mu­chas par­tes la­grimeo. An­tes era un du­ro. So­mos mu­cho más abier­tos a las per­so­nas.

No ve­mos a na­die más im­por­tan­te que no­so­tros pe­ro tam­po­co ve­mos a na­die me­nos im­por­tan­te que no­so­tros.

So­mos más rea­lis­tas y nos to­ma­mos mu­cho más en se­rio la vi­da. Sa­be­mos que so­lo vi­ni­mos a vi­vir y que na­da nos lle­va­re­mos de lo que jun­te­mos. años y 7 me­ses y 17 días tar­da­ron en unir Ar­gen­ti­na con Alas­ka en su pri­mer via­je. La ve­lo­ci­dad má­xi­ma del Graham Pai­ge es de 50 km por ho­ra. 21 paí­ses re­co­rrie­ron en su pri­me­ra aven­tu­ra. Vi­si­ta­ron Amé­ri­ca, Asia, Afri­ca, Ocea­nía y Eu­ro­pa. So­lo amor e his­to­rias.

-Cuan­do fi­na­li­cen Eu­ro­pa ¿Se pue­de de­cir que ha­brán da­do la vuel­ta al mun­do?

-La vuel­ta al mun­do fi­na­li­za don­de se em­pie­za y no­so­tros em­pe­za­mos des­de ca­sa, en Car­da­les, así que has­ta que no es­ta­cio­ne­mos fren­te a ca­sa y abra­mos la puer­ta para en­trar, la vuel­ta no se ter­mi­nó.

Atra­pa tu sue­ño

To­da es­ta aven­tu­ra la sus­ten­tan con el in­gre­so de la ven­ta de Atra­pa tu sue­ño, que es­cri­bie­ron en pleno via­je, y que se tra­du­jo a va­rios idio­mas.

"El li­bro es nues­tra ga­so­li­na y cuan­do ter­mi­ne­mos de via­jar es­cri­bi­re­mos otro con in­men­sas ga­nas de com­par­tir tan­to”, di­ce Her­man.

“No que­re­mos que lean lo que vi­vi­mos o có­mo atra­pa­mos nues­tro sue­ño, sino que ca­da uno vea có­mo pue­de ha­cer to­do es­to”, re­ma­tó.

Un le­ma de la fa­mi­lia es: “No se ne­ce­si­ta mu­cho para ser fe­liz. Cuan­to me­nos tie­nes, más tie­nes”.

El pos­tre

Pri­me­ro fue unir Ar­gen­ti­na-Alas­ka, en seis me­ses (fi­nal­men­te tar­da­ron 3 años y 7 me­ses) lue­go lle­gó la aven­tu­ra de via­jar des­de Us­huahia a La Quia­ca y más tar­de de USA-Ca­na­dá. Así lle­ga­ron Ocea­nía, Asia y Áfri­ca para des­em­bar­car, fi­nal­men­te, en el Vie­jo Con­ti­nen­te.

¡Por ai­re, tie­rra y agua!

El Graham Pai­ge fue el vehícu­lo pro­ta­go­nis­ta que des­per­tó cu­rio­si­dad y les abrió mu­chas puer­tas, in­clu­si­ve siem­pre lla­mó mu­cho la aten­ción a los clu­bes y aman­tes de au­tos an­ti­guos. Pe­ro no fue el úni­co que for­mó par­te de es­ta epo­pe­ya.

Los Zapp an­du­vie­ron en glo­bo ae­ros­tá­ti­co, bi­ci­cle­ta, pa­ra­pen­te, lan­cha, com­bi, co­lec­ti­vo, avio­ne­ta, he­li­cóp­te­ro, ca­ba­llo, ele­fan­te, ca­rre­tas de bue­yes, bu­rros, sub­ma­rino y tren ba­la.

Tam­bién to­ma­ron tran­ways y sub­tes, avio­ne­tas, mo­tor­ho­mes, tre­nes, bar­cos a ve­la, de pes­ca, de ma­de­ra y bar­cos de hie­rros an­ti­guos.

En Áfri­ca se tras­la­da­ron gran­des dis­tan­cias en ca­mio­nes y jeeps ha­cien­do sa­fa­ris. Subie­ron a bar­cas y cru­ce­ros, fe­rries y an­du­vie­ron los seis en un ci­clo­mo­tor por va­rios días en la In­dia.

Y al­gu­nas ve­ces que el au­to se rom­pió no que­dó otra que su­bir a la grúa.

¿Fin del via­je?

En 2018 los Zapp pien­san es­ta­ble­cer­se en Sal­ta, en Ar­gen­ti­na.

"Es un re­sul­tan­te de dar la vuel­ta al mun­do. Eu­ro­pa es el úl­ti­mo con­ti­nen­te . ... y ya se ter­mi­na en­ton­ces el via­je", di­jo Her­man.

De to­dos mo­dos, na­da es­tá es­cri­to de an­te­mano para quie­nes de­ci­die­ron vi­vir tras los pa­sos del de­seo...ha­cien­do ca­mino al an­dar.

La pi­rá­mi­de de Ja­fra y la Gran Es­fin­ge, en Egip­to.

Vo­lar jun­tos en glo­bo. Sue­ño cum­pli­do en Tur­quía.

Pam­pa pre­sen­ta la Puer­ta de Bran­de­bur­go, en Ale­ma­nia.

Cuan­do de­jen de ro­dar por Eu­ro­pa, don­de es­tán aho­ra, quie­ren unir las Ca­na­rias con Bra­sil en un bar­co a ve­la.

Los Zapp lle­ga­ron a Áfri­ca en ma­yo de 2012 y la re­co­rrie­ron de nor­te a sur du­ran­te tres años.

Fe­li­ces, en Asia, don­de es­tu­vie­ron dos años vi­si­tan­do tem­plos, is­las y pla­yas inol­vi­da­bles.

La fa­mi­lia com­ple­ta de re­co­rri­do por Cons­tan­ti­no­pla.

Ve­ne­cia, uno de los des­ti­nos de Los Zapp, en Eu­ro­pa.

Eu­ro­pa, el "pos­tre" de un lar­go via­je que es­tá por cul­mi­nar.

Can­de, siem­pre son­rien­te, en Hun­gría.

De­sier­to de Wa­di Rum, en Jor­da­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.