Bi­sa­gras

La Nueva - - OPINIÓN. -

CAM­BIO. Du­ran­te años los po­lí­ti­cos han te­mi­do reac­cio­nar con­tra las fa­mo­sas con­quis­tas so­cia­les, con­tra las lla­ma­das ma­ni­fes­ta­cio­nes po­pu­la­res, con­tra los ex­clui­dos que per­die­ron el rec­to ca­mino; han te­mi­do reac­cio­nar por el mie­do a rea­li­zar ac­cio­nes po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tas. El pre­si­den­te Ma­cri tie­ne una nue­va opor­tu­ni­dad, los ar­gen­ti­nos le han da­do un nue­vo vo­to de con­fian­za. Las ma­sas si­len­cio­sas de los que pro­du­cen, tra­ba­jan y desean vi­vir en paz, se han ma­ni­fes­ta­do, mos­tran­do es­tar dis­pues­tas a apo­yar a aquel po­lí­ti­co que ten­ga el co­ra­je de ha­cer lo que hay que ha­cer. Hay ins­tan­tes a lo lar­go de la his­to­ria que son bi­sa­gras, pues és­te es uno de ellos. Los ar­gen­ti­nos es­tán muy preo­cu­pa­dos por la mar­cha de la eco­no­mía, pe­ro tam­bién por la de­lin­cuen­cia, por la im­pu­ni­dad, por la co­rrup­ción; por ser rehe­nes de quie­nes se con­si­de­ran due­ños de la ca­lle, por ser rehe­nes de quie­nes se creen due­ños de los De­re­chos Hu­ma­nos, por ser rehe­nes de los gre­mios, por ser rehe­nes del ga­ran­tis­mo. Nues­tros pre­si­den­tes han te­ni­do mo­men­tos cla­ves en sus go­bier­nos, mo­men­tos en los que han te­ni­do un plus, un gui­ño de la ciu­da­da­nía. Es­te es el mo­men­to de Ma­cri, los ar­gen­ti­nos le es­tán mar­can­do la agen­da. La ba­ta­lla po­lí­ti­ca es im­por­tan­te, tam­bién lo es la ba­ta­lla cul­tu­ral. Pe­ro la ba­ta­lla mo­ral es la pri­me­ra que de­be­mos dar. Las per­so­nas de bien quie­ren vi­vir en paz; si nues­tro pre­si­den­te se atre­ve a dar la ba­ta­lla, es­cri­bi­rá una par­te im­por­tan­te de nues­tra his­to­ria. Ro­ge­lio L. Gui­lle­main Bue­nos Ai­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.