In­ver­tir en sa­lud para el diag­nós­ti­co tem­prano

La Nueva - - SOCIEDAD. -

El reuma­tó­lo­go Fa­bián Ri­sue­ño in­di­ca que el "diag­nós­ti­co tem­prano" en las pa­to­lo­gías reu­má­ti­cas in­fla­ma­to­rias —ar­tri­tis y lu­pus, en­tre otras—, cu­yo da­ño "es acu­mu­la­ti­vo", es fun­da­men­tal para pre­ve­nir le­sio­nes irre­ver­si­bles.

Ase­gu­ra que para lo­grar­lo hay que crear ca­na­les de rá­pi­da aten­ción (call cen­ter con te­le­fo­nis­tas ca­pa­ci­ta­das y ser­vi­cio con se­cre­ta­rias, mé­di­cos, téc­ni­cos ra­dió­lo­gos y bio­quí­mi­cos) que pue­dan eva­cuar la con­sul­ta den­tro de la se­ma­na.

Ri­sue­ño des­ta­ca que es­tas uni­da­des per­mi­ti­rían aho­rrar di­ne­ro y dis­ca­pa­ci­dad a fu­tu­ro. Pe­ro no exis­ten. Fal­ta in­ver­sión.

—Es ne­ce­sa­rio co­no­cer el cos­to anual de ca­da pa­cien­te con ar­tri­tis, una ma­te­ria im­po­si­ble en nues­tro país. En paí­ses desa­rro­lla­dos se es­ti­ma que ca­da pa­cien­te cues­ta 50.000 US$ por año, en­tre cos­tos di­rec­tos e in­di­rec­tos. Hay que in­ver­tir en sa­lud, si no lo ter­mi­nás pa­gan­do 15 ve­ces más ca­ro 10 años más tar­de —agre­ga.

El es­pe­cia­lis­ta ex­pli­ca que es­tas en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias, que no tie­nen cu­ra de­fi­ni­ti­va, pue­den afec­tar a cual­quier per­so­na y a cual­quier edad, aun­que es más co­mún que apa­rez­can en mu­je­res en edad fér­til. Y sus cau­sas son múl­ti­ples.

—Van des­de lo ge­né­ti­co has­ta lo me­dioam­bien­tal, pa­san­do por la ali­men­ta­ción y si­guien­do por la flo­ra in­tes­ti­nal. El es­trés tam­bién es­tá vin­cu­la­do —sos­tie­ne.

Por eso, ayu­da te­ner una vi­da sa­na: no fu­mar, ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca y se­guir una die­ta sa­lu­da­ble.

—¿Cuá­les son las en­fer­me­da­des más co­mu­nes y las me­nos? —En Amé­ri­ca La­ti­na la ar­tri­tis reuma­toi­dea afec­ta al 1 % de la po­bla­ción apro­xi­ma­da­men­te y el lu­pus es­tá en­tre un 0,3 y un 0,5 %. La más co­mún es la ar­tro­sis: el 40 % o más de los pa­cien­tes por en­ci­ma de los 65 años va a desa­rro­llar­la. En el ca­so de la es­cle­ro­der­mia no hu­bo desa­rro­llo de nue­vas dro­gas que mo­di­fi­quen su cur­so por­que son po­cos los pa­cien­tes afec­ta­dos. —¿Pue­den pro­vo­car in­fer­ti­li­dad?

—Es­tas en­fer­me­da­des en sí, no pro­vo­can in­fer­ti­li­dad, pe­ro sí pue­den afec­tar el cur­so del em­ba­ra­zo y el fru­to del mis­mo. Al­gu­nos de los tra­ta­mien­tos que usa­mos, en al­gu­nos ca­sos pue­den pro­du­cir in­fer­ti­li­dad. Las dro­gas nue­vas sa­lie­ron a dis­mi­nuir es­te ries­go y el de in­fec­cio­nes.

Ri­sue­ño cuen­ta que hu­bo un cam­bio ra­di­cal en la su­per­vi­ven­cia y la ca­li­dad de vi­da, pe­ro si­guen sien­do en­fer­me­da­des con un ín­di­ce de mor­bi­li­dad muy al­to y de mor­ta­li­dad tam­bién im­por­tan­te.

—No ha­ce mu­chos años, el 95 % de los pa­cien­tes lú­pi­cos mo­rían an­tes de los 15 años de evo­lu­ción de la en­fer­me­dad y hoy un 95 % de los pa­cien­tes vi­ve más de 30 con ella, lle­van­do vi­da nor­mal — re­sal­ta.

El mé­di­co ex­pli­ca que el tra­ta­mien­to mu­chas ve­ces per­mi­te que la en­fer­me­dad en­tre en re­mi­sión, aun­que los pa­cien­tes —aun es­tan­do asin­to­má­ti­cos— de­ben con­ti­nuar con la me­di­ca­ción por años para man­te­ner­la inac­ti­va. —¿En qué con­sis­te la me­di­ca­ción biológica?

—Son dro­gas pro­du­ci­das, no a par­tir de pro­ce­sos quí­mi­cos co­mo lo son los an­ti­bió­ti­cos o anal­gé­si­cos, sino a par­tir de pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos en mi­cro­or­ga­nis­mos (vi­rus) a los cua­les se los mo­di­fi­ca ge­né­ti­ca­men­te y se los in­du­ce a pro­du­cir­las. Las usa­mos en el tra­ta­mien­to de ar­tri­tis reuma­toi­dea, lu­pus, vas­cu­li­tis, os­teo­po­ro­sis, cuan­do no res­pon­den a la me­di­ca­ción con­ven­cio­nal.

Con res­pec­to al uso me­di­ci­nal del can­na­bis, apro­ba­do por el Se­na­do el mes pa­sa­do, in­di­ca que "no hay tra­ba­jos cien­tí­fi­cos bien de­li­nea­dos en reu­ma­to­lo­gía a fin de mi­ni­mi­zar el error".

—Exis­ten re­por­tes de ca­sos anec­dó­ti­cos en que fue útil, aun­que no de­mos­tró ser su­pe­rior a la me­di­ca­ción con la que con­ta­mos en la ac­tua­li­dad . Cuan­do las otras dro­gas que usa­mos pro­du­cen cier­ta in­to­le­ran­cia o al­gún efec­to ad­ver­so y al pa­cien­te le mo­les­ta mu­cho, probamos con ca­nab­bis. Es útil para la fi­bro­mial­gia y el ma­ne­jo de do­lor —des­ta­ca.

De to­das ma­ne­ras, con­si­de­ra que su efec­to "es­tá so­bre­di­men­sio­na­do".

—Si sir­vie­ra para to­do, la me­di­ci­na se­ría muy sen­ci­lla. Da la im­pre­sión de que van a pa­sar unos añi­tos has­ta que se en­cuen­tre el para qué. Me pa­re­ce bár­ba­ra la po­si­bi­li­dad de que quien lo ne­ce­si­te pue­da usar­lo. De ahí a pre­ten­der que se use para to­do, me pa­re­ce mu­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.