“En los mo­men­tos dra­má­ti­cos, apa­re­ce el Se­ñor Re­su­ci­ta­do”

El Pa­pa dio su men­sa­je de Pas­cua. Re­cor­dó to­dos los con­flic­tos que se vi­ven hoy en el mun­do y pi­dió que se ter­mi­ne con el trá­fi­co de ar­mas. Una mul­ti­tud en la Pla­za San Pe­dro.

La Nueva - - SOCIEDAD. -

FI­NA­LI­ZÓ LA SE­MA­NA SANTA

El pa­pa Fran­cis­co apro­ve­chó de nue­vo la oca­sión de su men­sa­je de Pas­cua, aso­ma­do al bal­cón cen­tral de la fa­cha­da de San Pe­dro, para ha­cer un lar­go re­pa­so de los dra­mas que sa­cu­den al mun­do co­mo las gue­rras, la in­mi­gra­ción o el des­em­pleo en Eu­ro­pa.

An­te una pla­za de San Pe­dro ro­dea­da de fuer­tes me­di­das de se­gu­ri­dad y en un men­sa­je re­trans­mi­ti­do en 160 te­le­vi­sio­nes de to­do el pla­ne­ta, Fran­cis­co tam­bién qui­so en­viar su de­seo de “que los re­pre­sen­tan­tes de las na­cio­nes ten­gan el va­lor de evi­tar que se pro­pa­guen los con­flic­tos y de aca­bar con el trá­fi­co de ar­mas”.

En es­te men­sa­je que pre­ce­de a la ben­di­ción “Ur­bi et Or­bi” y que otor­ga la in­dul­gen­cia (per­dón de los pe­ca­con­ce­da dos) para to­dos los fie­les que la re­ci­ban por los di­fe­ren­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción, Fran­cis­co ha­bló de la es­pe­ran­za que trae para los ca­tó­li­cos la re­su­rrec­ción de Je­sús.

Y en­ton­ces deseó que “en los mo­men­tos más com­ple­jos y dra­má­ti­cos de los pue­blos, el Se­ñor Re­su­ci­ta­do guíe los pa­sos de quien bus­ca la jus­ti­cia y la paz”.

Ro­gó en­ton­ces “que en es­tos tiem­pos el Se­ñor sos­ten­ga en mo­do par­ti­cu­lar los es­fuer­zos de cuan­tos tra­ba­jan ac­ti­va­men­te para lle­var ali­vio y con­sue­lo a la po­bla­ción ci­vil de Si­ria, víc­ti­ma de una gue­rra que no ce­sa de sem­brar ho­rror y muer­te”.

Y ci­tó el “in­no­ble ata­que” en Ale­po con­tra “los des­pla­za­dos que huían pro­vo­can­do nu­me­ro­sos muer­tos y he­ri­dos”.

Pe­ro tam­bién para que se la paz “a to­do el Orien­te Me­dio, es­pe­cial­men­te a Tie­rra Santa, co­mo tam­bién a Irak y a Ye­men” y re­cor­dó “Su­dán del Sur, So­ma­lia y la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, que pa­de­cen con­flic­tos sin fin, agra­va­dos por la te­rri­ble ca­res­tía que es­tá cas­ti­gan­do al­gu­nas re­gio­nes de Áfri­ca”.

Tam­bién deseó “que Je­sús Re­su­ci­ta­do sos­ten­ga los es­fuer­zos de quie­nes, es­pe­cial­men­te en Amé­ri­ca La­ti­na, se com­pro­me­ten en fa­vor del bien co­mún de las so­cie­da­des, tan­tas ve­ces mar­ca­das por ten­sio­nes po­lí­ti­cas y so­cia­les, que en al­gu­nos ca­sos son so­fo­ca­das con la vio­len­cia”.

No ol­vi­dó, co­mo ha­ce siem­pre en sus men­sa­jes don­de Fran­cis­co re­pa­sa la vio­len­cia en el mun­do, a “Ucra­nia, to­da­vía afli­gi­da por un san­grien­to con­flic­to” y pi­dió “que vuel­va a en­con­trar la con­cor­dia y acom­pa­ñe las ini­cia­ti­vas pro­mo­vi­das para ali­viar los dra­mas de quie­nes su­fren las con­se­cuen­cias”.

El pon­tí­fi­ce ar­gen­tino men­cio­nó tam­bién a Eu­ro­pa, y pi­dió es­pe­ran­za para “cuan­tos atra­vie­san mo­men­tos de di­fi­cul­tad, es­pe­cial­men­te a cau­sa de la gran fal­ta de tra­ba­jo so­bre to­do para los jó­ve­nes”.

REUTERS

“El Se­ñor Re­su­ci­ta­do se ha­ce car­go de los ni­ños y de los ado­les­cen­tes que son pri­va­dos de su se­re­ni­dad para ser explotados”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.