La si­tua­ción de los ju­bi­la­dos

La Nueva - - OPINIÓN -

DE­SIGUAL­DAD. Que­dó bien en cla­ro, en su vi­si­ta a la me­sa del pro­gra­ma de Mir­ta Le­grand, que el pre­si­den­te Mau­ri­cio Macri no tie­ne idea de lo que ga­na la cla­se pa­si­va en nues­tro país. La po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de es­te go­bierno es­tá so­me­tien­do a los tra­ba­ja­do­res a vi­vir en la más ab­so­lu­ta mi­se­ria, prin­ci­pal­men­te aque­llos que co­bran el suel­do mí­ni­mo. Es­tos in­ci­pien­tes fun­cio­na­rios no sa­ben que la ley 20.744, en su ar­tícu­lo 116, ex­pre­sa bien cla­ro que con el sa­la­rio mí­ni­mo vi­tal y mó­vil una per­so­na de­be­ría vi­vir con dig­ni­dad. Pa­ra que eso su­ce­da, to­do el mo­vi­mien­to obre­ro or­ga­ni­za­do de­be­ría lu­char por una jus­ti­cia so­cial.

La Bi­blia lo di­ce cla­ra­men­te (a los ri­cos y opre­so­res): “Es­cu­chen con cui­da­do, sus ri­que­zas es­tán po­dri­das, car­co­mi­das por la po­li­lla, su oro y su pla­ta es­tán lle­nos de moho y ese mis­mo moho los acu­sa­rá; us­te­des acu­mu­lan ri­que­zas ¡has­ta los úl­ti­mos tiem­pos! Pe­ro cla­man con­tra us­te­des, lo que con en­ga­ños no era pa­ga­do a los obre­ros y a la gen­te hon­ra­da, los han con­de­na­do a mo­rir, sin que pu­die­ran de­fen­der­se”.

Ju­lio Ver­dino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.