Con­fir­man pre­ven­ti­vas por un ho­mi­ci­dio des­pia­da­do

Ma­xi­mi­li­ano Cas­ti­llo y Jo­nat­han Mo­ra­les es­tán acu­sa­dos de ma­tar a gol­pes en un ro­bo a Abel Con­tre­ras.

La Nueva - - SEGURIDAD -

EL CRI­MEN TU­VO LU­GAR EN PRINGLES

Los dos au­to­res de un con­mo­cio­nan­te ho­mi­ci­dio en oca­sión de ro­bo re­gis­tra­do a prin­ci­pios de es­te año en Co­ro­nel Pringles, Ma­xi­mi­li­ano Saúl Cas­ti­llo y Jo­nat­han Pablo Mo­ra­les, de­be­rán se­guir pre­sos al me­nos has­ta el jui­cio.

Es que la Sa­la I de la Cá­ma­ra de Ape­la­ción y Ga­ran­tías en lo Pe­nal con­fir­mó la pri­sión pre­ven­ti­va de am­bos, co­mo coau­to­res del cri­men de Abel Con­tre­ras, de 71 años, a quien el 12 de enero, de ma­dru­ga­da, le en­tra­ron a ro­bar en su ca­sa de Fran­cia 1.745 y lo gol­pea­ron has­ta cau­sar­le la muer­te, al­gu­nos días des­pués, en un hospital de Bahía Blan­ca. El hombre ter­mi­nó con trau­ma­tis­mos en dis­tin­tas par­tes del cuer­po, frac­tu­ra cos­tal, con­tu­sión pul­mo­nar iz­quier­da y he­ma­to­mas en el ros­tro, en­tre otras he­ri­das.

An­tes de es­ca­par, los delincuentes se lle­va­ron un te­lé­fono ce­lu­lar, una cá­ma­ra di­gi­tal, una net­book del plan "Co­nec­tar Igual­dad" , un re­vól­ver y dos cu­chi­llos crio­llos de pla­ta y oro.

La jue­za de Ga­ran­tías Nº 4, Ma­ri­sa Pro­mé, ha­bía dic­ta­do la pre­ven­ti­va de am­bos, aun­que la defensoría ofi­cial ape­ló esa me­di­da, que aho­ra fue con­fir­ma­da por los ca­ma­ris­tas Pablo Sou­mou­lou y Gui­ller­mo Giam­be­llu­ca.

Con­si­de­ró la de­fen­sa que se es­tá afec­tan­do el prin­ci­pio de inocen­cia de los acu­sa­dos, de­bi­do a la au­sen­cia de ele­men­tos pro­ba­to­rios en su con­tra y tam­bién cues­tio­nó la de­cla­ra­ción del ofi­cial ins­pec­tor Martín Guevara, que se va­lió de una con­ver­sa­ción de la her­ma­na de Cas­ti­llo pa­ra orien­tar la in­ves­ti­ga­ción, con lo cual to­do lo su­ce­si­vo de­be­ría de­cla­rar­se nu­lo.

La Cá­ma­ra ne­gó los ar­gu­men­tos de la ape­la­ción. En el ca­so de la in­ter­ven­ción del po­li­cía, di­je­ron que se en­tre­vis­tó con la mu­jer, sin sa­ber que se tra­ta­ba de una me­dia her­ma­na de Cas­ti­llo (no lle­van el mis­mo ape­lli­do), y que cuan­do se en­te­ró in­te­rrum­pió el in­te­rro­ga­to­rio.

Por otra par­te, acla­ró que esa de­cla­ra­ción no fue ba­jo ju­ra­men­to y se va­lo­ró al so­lo efec­to de pe­dir el se­cues­tro del te­lé­fono ce­lu­lar de la me­dia her­ma­na de Cas­ti­llo, que ha­bía in­ter­cam­bia­do men­sa­jes Va­lo­ra­ción de la prue­ba so­bre el he­cho con otra mu­jer.

Se lo con­fe­só a un ami­go

Sou­mou­lou y Giam­be­llu­ca, ade­más, en­ten­die­ron que las prue­bas reuni­das eran su­fi­cien­tes pa­ra con­fir­mar la pre­ven­ti­va, con el gra­do de pro­ba­bi­li­dad po­si­ti­va que re­quie­re es­ta eta­pa.

Ci­ta­ron, en ese sen­ti­do, las ac­tas de pro­ce­di­mien­to e ins­pec­ción ocu­lar, las pe­ri­cias de ras­tros, pla­ni­me­tría e ins­pec­ción ocu­lar y otras 6 declaraciones tes­ti­mo­nia­les.

En es­te úl­ti­mo ca­so, se des­ta­can los di­chos de un ami­go de Cas­ti­llo, a quien el im­pu- ta­do le re­co­no­ció “me man­dé una ca­gada...”, pa­ra agre­gar que se tra­ta­ba del ata­que a Con­tre­ras.

“Es­ta­ba ma­ma­do, me mató la ca­be­za el Jo­na, pe­ro yo no le pe­gué, so­la­men­te le ta­pé la bo­ca...”, le di­jo Cas­ti­llo, se­gún el tes­ti­go de­cla­ró en se­de po­li­cial y en la fis­ca­lía.

Tam­bién fue re­le­van­te la de­cla­ra­ción de una ve­ci­na que, en la tar­de previa, vio pa­sar a Cas­ti­llo y otros dos por la ca­sa de la víc­ti­ma. “Mi­ra­ban pa­ra aden­tro y vol­vie­ron a pa­sar un par de mi­nu­tos des­pués, aun­que nun­ca pa­sa­ban por ahí”, se­ña­ló la mu­jer.

La ca­sa de la víc­ti­ma, en Fran­cia al 1700, fue es­ce­na­rio del ho­mi­ci­dio en oca­sión de ro­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.