El pri­mer pa­ra­cai­dis­ta

La Nueva - - OPINIÓN - Por Ma­rio Mi­ner­vino mmi­ner­vino@la­nue­va.com

ace 93 años, en abril de 1924, el in­ge­nie­ro ale­mán Ot­to Hei­nec­ke, in­ven­tor de un mo­derno pa­ra­caí­das, reali­zó la primera ex­hi­bi­ción en su ti­po en la ciu­dad.

Uti­li­zan­do el pa­ra­caí­das de su in­ven­ción -do­bla­do y em­pa­que­ta­do pa­ra avio­nes, con aper­tu­ra au­to­má­ti­ca-, usa­do en la Primera Gue­rra Mun­dial, Hei­nec­ke lle­gó a Bahía Blan­ca en com­pa­ñía de la se­no­ri­ta Eli­sa Sch­nei­der. Jun­tos lle­va­ban prac­ti­ca­dos, en el mar­co de una gi­ra mun­dial, más de 80 lan­za­mien­tos.

La prue­ba ge­ne­ró “uno de los ac­tos de ma­yor con­cu­rren­cia de to­dos cuan­tos de ca­rác­ter de­por­ti­vo han te­ni­do lu­gar des­de ha­ce va­rios años”, se­gún se­ña­ló es­te dia­rio.

A la sa­li­da del sol de aquel do­min­go, una sal­va de 21 bom­bas en la pla­za Ri­va­da­via anun­ció el fes­ti­val. Des­de el me­ja.En dio­día, par­tían los tre­nes com­ple­tos des­de la es­ta­ción Pa­cí­fi­co -“has­ta los es­tri­bos iban ocu­pa­dos”-, con des­tino al hi­pó­dro­mo de Vi­lla Bor­deu.

Tras una iné­di­ta carrera pre­via de mo­to-si­de­cars, el pú­bli­co se pre­pa­ró pa­ra la prue­ba cen­tral. Mi­nu­tos des­pués, un hi­dro­avión des­pe­gó de Puer­to Bel­grano, trans­por­tan­do a la se­ño­ri­ta Sch­nei­der. el te­rreno se ha­bían que­ma­do, co­mo se­ñal pa­ra el avión, mon­to­nes de pa

El avión pa­só so­bre el hi­pó­dro­mo, a 800 me­tros de al­tu­ra, y cuan­do los es­pec­ta­do­res su­po­nían que se ele­va­ría, no­ta­ron que del fu­se­la­je sa­lía una te­la, “que se dis­ten­día co­mo un pa­ñue­lo abier­to por el vien­to”, de cu­yos bor­des pen­día una per­so­na.

“La sen­sa­ción del pú­bli­co fue de azo­ra­mien­to -des­cri­bió la crónica-, al ver arro­jar­se des­de tan­ta al­tu­ra a un ser hu­mano”. Po­co des­pués se lan­zó el in­ge­nie­ro Hei­nec­ke, quien apor­tó un com­po­nen­te adi­cio­nal, que­man­do al­gu­nos cohe­tes du­ran­te la caí­da.

Ter­mi­na­do el ac­to, una ova­ción acom­pa­ñó el des­fi­le de dos pro­ta­go­nis­tas. No men­cio­nan las cró­ni­cas si la pa­re­ja Hei­nec­ke-Sch­nei­der con­ta­ba con el aus­pi­cio de cerveza al­gu­na. No se­ría ex­tra­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.