“Ella es­tá en el cie­lo y creo que un día voy a ver a mi hi­ja”

Ce­ci­lia Co­fré po­ne de ma­ni­fies­to su fe y ex­pli­ca los in­te­rro­gan­tes que man­tie­ne res­pec­to del cri­men de su hi­ja, Clau­dia Daia­na Mén­dez. “Creo que la jus­ti­cia hi­zo to­do mal”, con­si­de­ró.

La Nueva - - SEGURIDAD -

“Ella es­tá en el cie­lo y creo que un día voy a ver a mi hi­ja. Creo mu­cho en Dios, sé que me cui­da. Des­pués de tan­tos años, es­toy tran­qui­la, yen­do a la Igle­sia...”

Ce­ci­lia Co­fré, cur­ti­da en el do­lor que le pro­du­jo el ase­si­na­to nun­ca es­cla­re­ci­do de Clau­dia Daia­na Mén­dez (17), no se ca­lla lo que pien­sa y lo ex­pre­sa con cru­de­za.

“No­so­tros la lla­má­ba­mos `Dai´, pe­ro las ami­gas le de­cían `Chi­na´, por­que te­nía los ojos bien achi­na­dos”, re­cuer­da al ha­blar de la ado­les­cen­te, cu­yo cuer­po fue ha­lla­do sin vi­da el 7 de di­ciem­bre de 2003 - die­ci­seis días des­pués de ha­ber des­apa­re­ci­do-, en la in­ter­sec­ción de México y las vías fe­rro­via­rias, en la zo­na del ba­rrio Ri­va­da­via.

"Có­mo, cuán­do, dón­de y por qué" fue­ron las cua­tro pre­gun­tas bá­si­cas con las cua­les la abo­ga­da Vi­via­na Lo­zano lle­gó al de­ba­te en el que se juz­gó la res­pon­sa­bi­li­dad del úni­co impu­tado en el he­cho, Er­win Hardy Fer­nán­dez Valenzuela.

En di­ciem­bre de 2008, los jue­ces del Tri­bu­nal en lo Cri­mi­nal Nº 2 lo ab­sol­vie­ron al en­ten­der que no se lo­gró pro­bar su res­pon­sa­bi­li­dad en el cri­men. A par­tir de ello la cau­sa agre­gó otro in­te­rro­gan­te: “quién”.

El no­vio de la víc­ti­ma, Cris­tian Ga­briel Li­llo, fue el úl­ti­mo en ver­la con vi­da, cuan­do --se­gún sus di­chos-- al­re­de­dor de las 13.30 del vier­nes 21 de no­viem­bre, la acom­pa­ñó has­ta Thompson y 1810.

Sin em­bar­go, la chi­ca nun­ca lle­gó a su ca­sa, en Pa­ta­go­nes al 400, de Vi­lla Mu­ñiz, “de la que me tu­ve que ir por el do­lor que me pro­vo­ca­ban los recuer­dos”, ase­gu­ró Ce­ci­lia.

Daia­na te­nía cin­co her­ma­nos: Ga­briel, Ju­lie­ta, Lu­cía, Luis y Va­le­ria.

“Me acuer­do que a Tri­bu­na­les lle­gó (por Li­llo) con una chi­ca con la que es­ta­ba en pa­re­ja y te­nía una ne­ni­ta que ya ca­mi­na­ba. In­clu­so, cuan­do lo traían a Valenzuela (a la sa­la de au­dien­cia), yo lo lla­mé pa­ra un cos­ta­di­to y le pre­gun­té si lo co­no­cía y me di­jo que no, pe­ro re­sul­ta que lue­go, en el jui­cio, di­jo que sí”, co­men­tó Ce­ci­lia, mar­can­do la con­tra­dic­ción.

“Tam­bién me di­jo que no sa­bía que mi hi­ja con­su­mía dro­ga, cuan­do en reali­dad es­ta­ba al tan­to ya que cuan­do él lle­gó a mi ca­sa, el día que me lo pre­sen­tó `Dai´, y en un mo­men­to que es­tá­ba­mos so­los, le ex­pli­qué que ella es­ta­ba en tra­ta­mien­to y le pre­gun­té si él con­su­mía, y me di­jo que no”, agre­gó.

Si­guió di­cien­do que “des­de un prin­ci­pio lo re­ci­bí bien, por­que me pa­re­ció un chi­co bueno. Te­nía pro­ble­mas de fa­mi­lia, con su ma­dras­tra. Pe­ro bueno, por ahí uno ve ca­ras y no co­ra­zo­nes”.

Erro­res

Co­fré afir­ma que jus­ti­cia “hi­zo to­do mal” y que al mo­men­to de des­cu­brir lo que ha­bía su­ce­di­do con su hi­ja se co­me­tie­ron erro­res muy gra­ves, co­mo pe­ri­cias más rea­li­za­das.

La mu­jer re­cuer­da que “se fue a las 2 de la tar­de de un jue­ves, que­dan­do en vol­ver al día si­guien­te. Ese mis­mo vier­nes, Li­llo lle­gó a mi ca­sa pre­gun­tan­do por ella. En ese mo­men­to no me vol­ví lo­ca, por­que ja­más pen­sé que pu­die­ra pa­sar una co­sa co­mo la que pa­só. Yo ya es­ta­ba se­pa­ra­da y re­cuer­do que le pe­dí fue­ra has­ta la ca­sa del pa­dre (de Daia­na) por si ella es­ta­ba allí”.

“Siem­pre avi­sa­ba dón­de iba y por eso es­pe­ré tran­qui­la has­ta las 9 de la no­che. Co­mo no lle­ga­ba, fui a su dor­mi­to­rio, aga­rré una agen­da y em­pe­cé a lla­mar ami­ga por ami­ga, pe­ro na­die la ha­bía vis­to”.

Si­guió di­cien­do que “con la úl­ti­ma que ha­blé fue con Mar­cia, que era co­mo su hermana, y que lue­go me di­jo que de­cla­ró mu­chas ve­ces en la DDI, pe­ro tan­to allí co­mo el fis­cal (Ch­ris­tian) Long me di­je­ron que nun­ca ha­bía de­cla­ra­do. Ha­ce un mes ha­blé con ella y me di­jo que ha­bía de­cla­ra­do. ¿Dón­de es­tán esas de­cla­ra­cio­nes?”.

Ce­ci­lia ase­gu­ra que la ami­ga de su hi­ja “de­cla­ró que no­ta­ba a Li­llo muy ab­sor­ben­te con mi hi­ja, muy ce­lo­so, muy po­se­si­vo. A Mar­cia no le gus­ta­ba que es­tu­vie­ra con él”.

Cuen­ta que el día de la des­apa­ri­ción “em­pe­cé a sen­tir­me mal, a pen­sar que al­go le po­día ha­ber pa­sa­do. Me que­dé le­van­ta­da y Li­llo se que­dó to­da la no­che en mi ca­sa; in­clu­so lue­go vino su hermana. El sá­ba­do a la ma­ña­na fui a la co­mi­sa­ría Primera, don­de me di­je­ron de­bían es­pe­rar 48 ho­ras por fu­ga de ho­gar, pe­ro les ex­pli­qué que mi hi­ja ha­bía sa­li­do con mi con­sen­ti­mien­to”.

Ce­ci­lia ad­mi­te que tie­ne va­rios in­te­rro­gan­tes acer­ca de lo su­ce­di­do y hay si­tua­cio­nes que de­bían ha­ber­se in­ves­ti­ga­do.

La mu­jer no es­qui­va nin­gún pre­gun­ta, in­clui­das las re­la­cio­na­das con los es­tu­pe­fa­cien­tes o las po­si­bles cau­sas de la muer­te.

“Se co­men­tó que mi hi­ja ven­día, pe­ro yo no lo creo. Ella vi­vía de lo que yo le da­ba y no era una chi­ca que an­da­ba con co­sas de va­lor en­ci­ma".

"Nun­ca tu­vo ce­lu­lar, ni ro­pa de mar­ca. Só­lo te­nía lo que yo le po­día com­prar o lo que le re­ga­la­ba mi hi­ja ma­yor (Va­le­ria)”.

“La no­ta­ba tran­qui­la. No es­ta­ba asus­ta­da. Si hu­bie­se es­ta­do ame­na­za­da, no hu­bie­se sa­li­do y ella lo ha­cía”, fi­na­li­zó.

FA­CUN­DO MO­RA­LES-LA NUE­VA.

El cuer­po sin vi­da de Daia­na fue ha­lla­do el 7 de di­ciem­bre de 2003, en el sec­tor de México y las vías del fe­rro­ca­rril. Su ma­dre no se re­sig­na a que la cau­sa que­de en el ol­vi­do.

La mu­jer afir­mó que hu­bo fa­len­cias en la in­ves­ti­ga­ción.

CA­SOS QUE DE­JA­RON HUE­LLA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.