El Ma­cri más ge­nuino de to­dos

La Nueva - - PARA EMPEZAR - Escribe Wal­ter Gu­lla­ci wgu­lla­ci@la­nue­va.com

Un ami­go, de esos de fie­rro, de­cía que una mis­ma si­tua­ción gra­cio­sa, en un mis­mo au­di­to­rio, mo­men­to, con igual es­ce­na­rio, pe­ro con­ta­da por dos per­so­nas di­fe­ren­tes, bien po­dría des­per­tar sen­sa­cio­nes to­tal­men­te di­sí­mi­les.

Ri­sa, hi­la­ri­dad, por un la­do. In­di­fe­ren­cia, apa­tía o has­ta re­cha­zo, por el otro. Los dos ex­tre­mos.

La men­ción te­nía que ver con un chis­te que, con­ta­do por un ami­go su­yo en el ám­bi­to la­bo­ral, ha­bía si­do re­ci­bi­do con una an­cha son­ri­sa por su je­fe.

Cla­ro que la mis­ma si­tua­ción se reite­ró una se­ma­na des­pués. Só­lo que es­ta vez na­rra­da por otro com­pa­ñe­ro de ta­reas. Y de­ri­vó en la in­me­dia­ta sus­pen­sión de és­te por el mis­mo su­je­to je­rar­qui­za­do. En de­fi­ni­ti­va, ¿qué ha­bía cam­bia­do? Que el pri­me­ro po­día caer en una vul­ga­ri­dad, que era to­ma­da a ri­sa por la ma­yo­ría.

El se­gun­do, to­do lo con­tra­rio. Una sim­ple ni­mie­dad ter­mi­na­ba en la no apro­ba­ción del otro, en la mi­ra­da re­ce­lo­sa. Y en el me­jor de los ca­sos, en una son­ri­sa for­za­da. Pia­do­sa.

Quien reali­ce un pa­ra­le­lis­mo de es­to con los di­chos de Mau­ri­cio Ma­cri, el mar­tes pa­sa­do, so­bre una anéc­do­ta que pro­ta­go­ni­zó en un cen­tro de ju­bi­la­dos cuan­do se desem­pe­ña­ba co­mo je­fe de go­bierno por­te­ño, pen­sa­rá qué le­jos es­tá nuestro ac­tual pre­si­den­te de re­sul­tar mí­ni­ma­men­te gra­cio­so con cier­tas vi­ven­cias.

** * "Lo más emo­cio­nan­te que vi fue abue­los apren­dien­do in­for­má­ti­ca que nun­ca ha­bían abier­to una compu­tado­ra. Des­pués tu­vi­mos que dar de ba­ja las cuen­tas, por­que el porno ba­tía ré­cord... es­ta­ban co­mo lo­cos (los abue­los)", sos­tu­vo el je­fe de Es­ta­do, quien no tu­vo re­pa­ros al se­ña­lar, in­clu­so, el nom­bre del cen­tro de ju­bi­la­dos don­de vi­vió la ex­pe­rien­cia.

Lap­sus, fal­ta de tac­to, una irres­pe­tuo­si­dad o lo que fue­re, el pre­si­den­te la em­ba­rró -¡y jus­to con ju­bi­la­dos!du­ran­te el re­lan­za­mien­to del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca.

Al ca­bo, un ac­to que no iba a mo­ver el am­pe­rí­me­tro de su ges­tión ni pa­ra arri­ba ni pa­ra aba­jo, pe­ro que al fi­nal re­sul­tó el dis­pa­ra­dor de un de­ba­te que lo de­jó mal pa­ra­do tras su po­co fe­liz ocu­rren­cia.

Qui­zás sus ase­so­res de­be­rían su­ge­rir­le que no se apar­te del li­bre­to, ese que re­sul­ta ma­te­ria opi­na­ble fun­da­men­tal­men­te en el rum­bo eco­nó­mi­co, pa­ra no caer en más anéc­do­tas que da­ñen su in­ves­ti­du­ra.

Co­mo aque­lla de ha­ce tres años (el 22 de abril de 2014) en Tie­rra del Fuego, cuan­do no pu­do con su ge­nio y se me­tió en otro te­ma es­pi­no­so, tam­bién em­pa­ren­ta­do con lo se­xual: el de los pi­ro­pos subidos de tono y las cam­pa­ñas pú­bli­cas que los con­de­nan.

Fue en­ton­ces cuan­do el lí­der del PRO, por en­ton­ces en cam­pa­ña pa­ra la pre­si­den­cia, sa­lió en de­fen­sa del flir­teo. Y ex­pre­só: “A to­das las mu­je­res les gus­tan que les di­gan un pi­ro­po”.

“Aque­llas que di­cen que no, que se ofen­den, no les creo na­da”, aco­tó Ma­cri. Y re­do­bló la apues­ta. “No pue­de ha­ber na­da más lindo que un pi­ro­po, por más que es­té acom­pa­ña­do de una gro­se­ría. Que te di­gan qué lindo cu­lo que te­nés... Es­tá to­do bien”, agre­gó sin po­ner­se co­lo­ra­do.

Aque­lla, co­mo és­ta, re­sul­ta­ron ex­pre­sio­nes que no de­be­rían dar nin­gu­na gra­cia ex­pre­sa­das por nadie en par­ti­cu­lar.

Pe­ro mu­cho me­nos, es­tá cla­ro, por el mis­mí­si­mo pre­si­den­te de la Na­ción. Un Ma­cri, eso sí, ge­nuino. Qui­zás el más ge­nuino de to­dos los Ma­cri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.