En dis­ca­pa­ci­dad se avan­zó, “pe­ro aún nos fal­ta mu­cho co­mo país”

Así lo ma­ni­fes­tó el psi­có­lo­go Jorge Can­tis, quien de­jó en cla­ro que se de­be abor­dar un desafío con mu­cha se­rie­dad y una lu­cha cons­tan­te pa­ra no sen­tir frus­tra­ción y, por en­de, no ter­mi­nar el ca­mino “ba­jan­do los bra­zos”.

La Nueva - - PUNTA ALTA - Nmi­guel@la­nue­va.com

LA FA­MI­LIA Y LA IN­CLU­SIÓN Na­ta­lia Mi­guel

“La dis­ca­pa­ci­dad, co­mo mu­chos te­mas en nuestro país, im­pli­ca un desafío y una lu­cha cons­tan­te pa­ra no frus­trar­nos en el ca­mino”, di­jo el li­cen­cia­do en psi­co­lo­gía Jorge Can­tis, quien brin­dó una jornada de ca­pa­ci­ta­ción en el Cen­tro In­te­gral del Dis­ca­pa­ci­ta­do.

El di­ser­tan­te es di­rec­tor de la Es­cue­la de Pos Gra­do en Clí­ni­ca Psi­coa­na­lí­ti­ca de la In­fan­cia y Ado­les­cen­cia, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires y de la UCES y su­per­vi­sor de Hos­pi­ta­les de Día e Ins­ti­tu­cio­nes de Edu­ca­ción Es­pe­cial.

Ante el equi­po de Cin­di brin­dó ase­so­ra­mien­to so­bre “Fa­mi­lia y per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad: in­ter­ven­cio­nes po­si­bles en el cam­po de la sa­lud y la edu­ca­ción”. En diá­lo­go con

di­jo que “en el te­ma de la dis­ca­pa­ci­dad, don­de tra­ba­jo ha­ce más de 35 años, hu­bo mu­chos avan­ces, pe­ro to­da­vía nos fal­ta mu­cho co­mo país, co­mo re­gión”.

“Es im­por­tan­te de­cir que la Ley de Dis­ca­pa­ci­dad lo que ha­ce es vi­si­bi­li­zar una reali­dad: no es que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad vi­ven más, sino que aho­ra se las ve. Du­ran­te mu­chos años se veían ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad y no a los adul­tos. Es­to quie­re de­cir que tie­nen más ac­ti­vi­da­des so­cia­les, po­lí­ti­cas, en­tre otras”.

Acla­ró que uno de los te­mas fun­da­men­ta­les es que hay que di­fe­ren­ciar en­tre la in­te­gra­ción y la in­clu­sión de la per­so­na con otras ca­pa­ci­da­des.

In­di­có que mu­chas ve­ces una per­so­na pue­de es­tar in­te­gra­da pe­ro no in­clui­da. In­te­gra­da quie­re de­cir que es­tá co­lo­ca­da en una si­tua­ción es­co­lar o so­cial. “In­clui­da, los psi­có­lo­gos e in­ves­ti­ga­do­res de­ci­mos que es la par­ti­ci­pa­ción en ac­ti­vi­da­des so­cia­les, edu­ca­ti­vas y re­crea­ti­vas”.

Pre­ci­sa­men­te, ex­pre­só que una de las cues­tio­nes que se ob­ser­va úl­ti­ma­men­te es la re­crea­ción y el ocio.

“Mu­chas ve­ces la per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad es ubi­ca­da en el mun­do mé­di­co, la edu­ca­ción, el as­pec­to so­cial y no en lo re­crea­ti­vo. Se es­tá pen­san­do ca­da vez más en los es­pa­cios de tiem­po li­bre. Eso es

“La Nue­va.”

po­si­ti­vo”, sub­ra­yó.

Res­pec­to de las “miradas”, ex­pu­so que es un te­ma in­tere­san­te y com­ple­jo a la vez.

“La so­cie­dad tie­ne ac­ti­tu­des am­bi­va­len­tes, de acep­ta­ción y de re­cha­zo. Y es­te úl­ti­mo as­pec­to mu­chas ve­ces es por fal­ta de in­for­ma­ción, de co­no­ci­mien­to, casi de ig­no­ran­cia. Hay au­to­res que ha­blan de la men­ta­li­dad pre­jui­cio­sa ha­cia la per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad. Esa men­ta­li­dad tie­ne que ver con el es­tig­ma que to­da so­cie­dad tie­ne”.

“En­ton­ces creo que nos fal­ta mu­cho aún, cam­pa­ñas de con­cien­ti­za­ción de lo que es una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad, de sus de­seos. En al­gu“Ca­da nas pla­zas hay ha­ma­cas adap­ta­das, pe­ro no sue­le ha­ber ma­dres con sus hi­jos con dis­ca­pa­ci­dad por­que ellas di­cen que las mi­ran mu­cho o sien­ten miradas acu­sa­do­ras”. La dis­ca­pa­ci­dad ad­qui­ri­da

ma­má y ca­da pa­pá tie­ne que ha­cer su pro­pia cam­pa­ña. Es­tán las po­lí­ti­cas so­cia­les, pe­ro tam­bién es­tá la cam­pa­ña des­de ca­da uno. A ve­ces hay des­co­no­ci­mien­to por la con­duc­ta del ni­ño. Los pa­dres tie­nen que fa­mi­lia­ri­zar­se, aco­mo­dar­se con el ni­ño que sa­le a la re­crea­ción. La pri­me­ra in­te­gra­do­ra es la fa­mi­lia, des­pués es la so­cie­dad. Mu­chas ve­ces se le exi­ge a la so­cie­dad, pe­ro el ni­ño no es­tá in­te­gra­do en su pro­pia fa­mi­lia”, di­jo Can­tis.

So­bre la fun­ción de los le­gis­la­do­res, sos­tu­vo que pri­me­ro de­ben lla­mar a los téc­ni­cos, los es­pe­cia­lis­tas.

“No sa­be­mos si quie­nes pro­mue­ven es­tas cues­tio­nes re­la­cio­na­das con las le­yes tie­nen pun­tual­men­te el ase­so­ra­mien­to ade­cua­do”.

En es­te ca­so, di­jo que hay una cues­tión prác­ti­ca dig­na de co­men­tar: “Co­mo psi­có­lo­go clí­ni­co es­pe­cia­li­za­do en ni­ños, ado­les­cen­tes y adul­tos con dis­ca­pa­ci­dad tra­ba­jo mu­cho con las fa­mi­lias, tan­to pa­ra los ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad tem­pra­na co­mo los adul­tos que pre­sen­tan dis­ca­pa­ci­dad ad­qui­ri­da, que ca­da vez son más y de lo que se ha­bla po­co. Hay cues­tio­nes muy cla­ras que mu­chas ve­ces no se pue­den po­ner en las ha­bi­li­ta­cio­nes y tratamiento, co­mo la pa­la­bra orien­ta­ción pa­ra pa­dres por­que el tra­ba­jo es con el ni­ño. Pe­ro no­so-

“Las co­sas no pa­san por­que sí. La dis­ca­pa­ci­dad ad­qui­ri­da es casi una cons­truc­ción y de­pen­de de có­mo el su­je­to se cui­da”, di­jo el li­cen­cia­do Jorge Can­tis.

AGEN­CIA PUN­TA AL­TA

El pro­fe­sio­nal se­ña­ló que hoy las per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes desa­rro­llan más ac­ti­vi­da­des so­cia­les y po­lí­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.