Ga­briel, La Tor­di­lla y una aven­tu­ra por to­do el con­ti­nen­te

En mo­to, es­tá unien­do Ma­yor Bu­ra­to­vich con Alas­ka. Se­rán casi 40 mil ki­ló­me­tros y unos 15 me­ses de via­je.

La Nueva - - LA REGIÓN - Hguer­cio@la­nue­va.com

UN LAR­GO CA­MINO POR DE­LAN­TE Her­nán Guer­cio

Ga­briel Oli­vie­ri es de esas per­so­nas que re­ci­ben el ma­te y se ol­vi­dan que lo tie­nen en la mano; no lo suel­ta. Ha­bla, cuen­ta co­sas, se en­tu­sias­ma, se ríe, y el ma­te con­ti­núa en su mano; to­ma ai­re, da un úl­ti­mo sor­bo con rui­do, lo de­vuel­ve y si­gue ha­blan­do, a la es­pe­ra del si­guien­te.

Va de un la­do al otro: de las Ro­ca­llo­sas has­ta Tie­rra del Fuego; de la po­bre­za de Hai­tí al mag­ne­tis­mo del sur yan­qui y la mí­ti­ca ru­ta 66; de su amor por la su­per­vi­ven­cia, a co­ci­nar tor­ta­fri­tas o em­pa­na­das en cual­quier pue­blo per­di­do de La­ti­noa­mé­ri­ca pa­ra po­der se­guir ca­mino.

Na­ci­do y cria­do en Ma­yor Bu­ra­to­vich, ru­bio, ojos cla­ros, 32 años, re­co­no­ce a re­ga­ña­dien­tes que esa con­di­ción lo ha ayu­da­do a abrir­se pa­so en sus via­jes a tra­vés de la Amé­ri­ca Ex­tre­ma, ese con­ti­nen­te en el que con­vi­ven por do­quier las con­tra­dic­cio­nes, los con­tras­tes, la so­li­da­ri­dad y la na­tu­ra­le­za sal­va­je.

Hoy, esa mis­ma Amé­ri­ca es la que lo vuel­ve a lla­mar: la que en su mo­men­to re­co­rrió casi en­te­ra de nor­te a sur en un vie­jo Nis­san jun­to a un so­brino y dos sud­afri­ca­nos, y que aho­ra quie­re co­no­cer par­tien­do des­de su pun­to más aus­tral, en Us­huaia, pa­ra lle­gar a Alas­ka, la de­no­mi­na­da fron­te­ra fi­nal del con­ti­nen­te.

Se­rán un año y tres me­ses de via­je en mo­to, a bordo de una Hon­da Tor­na­do 250cc -La Tor­di­lla, pa­ra los ami­gos­mo­di­fi­ca­da pa­ra so­por­tar los ava­ta­res de unos 40 mil ki­ló­me­tros de un tra­yec­to que, más que pa­ra ser ter­mi­na­do, es pa­ra ser dis­fru­ta­do.

A los 10 mil ki­ló­me­tros ya re­co­rri­dos por el sur de nues- tro país y Chi­le en­tre no­viem­bre y di­ciem­bre pa­sa­do, en los pró­xi­mos me­ses se su­ma­rán la Me­so­po­ta­mia ar­gen­ta, la cos­ta atlán­ti­ca bra­si­le­ra, el Ama­zo­nas en ferry has­ta su na­ci­mien­to, Colombia y el pa­so ha­cia Pa­na­má en bar­co, la Amé­ri­ca Cen­tral sa­bro­sa e in­su­lar (¡chi­co!), las cos­tas me­xi­ca­nas del Atlán­ti­co y del Pa­cí­fi­co, y el in­vierno es­ta­dou­ni­den­se en Co­lo­ra­do. Ya en la pri­ma­ve­ra del he­mis­fe­rio nor­te lle­ga­rá la par­te fi­nal del re­co­rri­do, con lo que que­de del oes­te de Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y, por fin, Alas­ka. Allí se ter­mi­nan las cer­te­zas: nadie sa­be qué ocu­rri­rá des­pués; ni si­quie­ra él mis­mo.

“En el via­je voy a tra­tar de desa­rro­llar al má­xi­mo la co­la­bo­ra­ción en­tre paí­ses y per­so­nas. Por eso no hay que li­mi­tar­se. Esa es la idea de Amé­ri­ca Ex­tre­ma: aven­tu­ra y via­jes con los re­cur­sos que pue­de te­ner cual­quie­ra y la co­la­bo­ra­ción de la gen­te que uno va cru­zan­do por el ca­mino”, cuen­ta.

Se­gún Ga­briel, hay dos co­sas prin­ci­pa­les a te­ner en cuen­ta en es­te ti­po de cru­za­das per­so­na­les: via­jar es un pro­ce­so edu­ca­ti­vo al­ter­na­ti­vo y com­ple­men­ta­rio a lo con­ven­cio­nal -”lo que se apren­de en la ru­ta no es­tá en los li­bros ni lo di­cen en las au­las”- y “to­do el mun­do tie­ne ganas de ayu­dar­te con tu sue­ño”.

Pa­ra él, los Zapp, la fa­mi­lia tro­ta­mun­dos por ex­ce­len­cia de nues­tra re­gión, son un cla­ro ejem­plo a imi­tar: quien quie­ra via­jar de­be ha­cer­lo, sin de­jar­se ven­cer por los re­cur­sos o el tiem­po; la ca­li­dez y el amor que se re­ci­be de los de­más du­ran­te el tra­yec­to ha­cen el res­to.

“Ellos sa­lie­ron de acá con po­ca pla­ta y an­tes de los 100 ki­ló­me­tros se les rom­pió el au­to... Y ya lle­van 17 años re­co­rrien­do el mun­do”, re­su­me.

¿Por qué Alas­ka? Por­que an­tes de lan­zar­se a re­co­rrer el res­to del pla­ne­ta, Ga­briel sien­te que tie­ne que co­no­cer su con­ti­nen­te; por­que es la zo­na más agres­te y sal­va­je del te­rri­to­rio, don­de se en­cuen­tran los ani­ma­les más gran­des; y por­que, en de­fi­ni­ti­va, es el fin de Amé­ri­ca, la úl­ti­ma fron­te­ra ha­cia el nor­te.

“Lo que ven­ga des­pués, se ve­rá. Pue­do de­jar la mo­to allá, ve­nir un tiem­po a Ma­yor Bu­ra­to­vich y des­pués vol­ver pa­ra se­guir via­je ha­cia Kam­chat­ka y Asia; o traer la mo­to, vol­ver allá, com­prar otra mo­to y arran­car de nue­vo a tra­vés del es­tre­cho de Be­ring. To­da­vía no lo de­ci­dí”, re­co­no­ce.

Los tiem­pos del via­je son por de­más ex­ten­si­bles y per­ma­nen­te­men­te su­je­tos a mo­di­fi­ca­cio­nes. Cual­quier ex­cu­sa es vá­li­da pa­ra es­tar un día más en cual­quier pun­to re­cón­di­to y ol­vi­da­do por Dios y, por su­pues­to, to­do via­je­ro que se quie­ra su­mar al re­co­rri­do es más que bien­ve­ni­do.

En La Tor­di­lla, su com­pa­ñe­ra de via­je, casi no que­da lu­gar li­bre: so­bre el vo­lan­te hay un so­por­te pa­ra po­ner dos ce­lu­la­res/GPS/cá­ma­ra/ mp3/ra­dio y de­más que usa en el via­je, jun­to a un pro­tec­tor fron­tal; se re­for­mó la par­te tra­se­ra de la mo­to pa­ra po­ner el equipaje, las he­rra­mien­tas y otros bár­tu­los; so­bre el mo­tor se sol­dó un so­por­te pa­ra des­can­sar las pier­nas; y el asien­to tie­ne re­lle­nos ex­tra y con abro­jos pa­ra so­por­tar me­jor los ki­ló­me­tros por ve­nir.

La car­ga es va­ria­da, y su­ma unos 100 ki­los: hay re­pues­tos pa­ra la mo­to, co­ci­ni­ta con gas, con­ser­va­do­ra, ali­men­tos, olla, sar­tén, ja­rro pa­ra ca-

“Si vas con ac­ti­tud cu­rio­sa y los sen­ti­dos aten­tos, en el ca­mino en­con­trás co­sas que no te es­pe­ra­bas o ima­gi­na­bas. Eso es lo que más me mue­ve a via­jar”, di­ce Ga­briel.

Ga­briel y La Tor­di­lla, fue­ra de "La Nue­va.", an­tes de se­guir su via­je ha­cia el nor­te de Amé­ri­ca.

GUS­TA­VO ASNES-LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.