Los már­ti­res de Chica­go

La Nueva - - OPINIÓN - por Car­los R. Baeza Car­los R. Baeza es abo­ga­do cons­ti­tu­cio­na­lis­ta.

Des­de el bí­bli­co “con el su­dor de tu fren­te co­me­rás el pan”, la his­to­ria del tra­ba­jo hu­mano ha si­do una lu­cha en de­fen­sa de una ne­ce­sa­ria jus­ti­cia so­cial; y el pri­me­ro de ma­yo se ins­cri­be pre­ci­sa­men­te co­mo uno de los hi­tos de las de­man­das del pro­le­ta­ria­do.

Ya en el año 1874, la or­ga­ni­za­ción es­ta­dou­ni­den­se de los “Ca­ba­lle­ros del Tra­ba­jo”, ve­nía bre­gan­do por la “re­duc­ción gra­dual de las ho­ras de tra­ba­jo a ocho ho­ras por día, a fin de go­zar en al­gu­na me­di­da de los be­ne­fi­cios de la adop­ción de má­qui­nas en re­em­pla­zo de la mano de obra”.

De­bi­do a ello, la Asamblea Sin­di­cal de Chica­go de 1882 adop­tó una re­so­lu­ción en la que se ex­pre­sa­ba: “Nos, la Asamblea de Sin­di­ca­tos de la aglo­me­ra­ción de Chica­go, re­pre­sen­tan­tes de los tra­ba­ja­do­res or­ga­ni­za­dos, de­cla­ra­mos que la jornada de tra­ba­jo de ocho ho­ras per­mi­ti­rá dar más tra­ba­jo por sa­la­rios au­men­ta­dos”.

Es­ta pro­pues­ta al­can­zó su má­xi­ma ex­pre­sión en el cuar­to Con­gre­so de la Fe­de­ra­ción Ame­ri­ca­na del Tra­ba­jo, reuni­da en el año 1884 en Chica­go, y en el cual, y por mo­ción de Ga­briel Ed­mons­ton, di­ri­gen­te de los car­pin­te­ros, se apro­bó una mo­ción se­gún la cual, a par­tir del pri­me­ro de ma­yo de 1886, la jornada nor­mal de tra­ba­jo se fi­ja­ría en ocho ho­ras por par­te de to­das las or­ga­ni­za­cio­nes obre­ras.

Sin em­bar­go, al lle­gar esa fe­cha y sien­do que nu­me­ro­sos sec­to­res la­bo­ra­les aún no ha­bían lo­gra­do la re­duc­ción ho­ra­ria se­ña­la­da, co­men­zó una se­rie de huel­gas y con­flic­tos.

Y así fue que el día 3 de ese mes al­re­de­dor de ocho mil huel­guis­tas se en­fren­ta­ron en las ca­lles de Chica­go con obre­ros con­tra­ta­dos pa­ra ha­cer fra­ca­sar los pa­ros, cuan­do és­tos sa­lían de las fá­bri­cas.

Ello mo­ti­vó nue­vos cho­ques con la po­li­cía de los que re­sul­ta­ron nu­me­ro­sos muer­tos y he­ri­dos, ra­zón por la cual gru­pos anar­quis­tas con­vo­ca­ron pa­ra el día si­guien­te a una ma­ni­fes­ta­ción en Hay­mar­ket.

Pe­ro en di­cha oca­sión, una bom­ba ca­yó en­tre las fuer­zas po­li­cia­les, las que abrie­ron fuego en for­ma in­dis­cri­mi­na­da con­tra la mul­ti­tud es­ti­ma­da en más de 15.000 per­so­nas.

Ló­gi­ca­men­te que esa reac­ción desató una ver­da­de­ra ma­sa­cre que ge­ne­ró la de­cla­ra­ción del Es­ta­do de si­tio y el to­que de que­da, pro­ce­dién­do­se a la de­ten­ción de nu­me­ro­sos di­ri­gen­tes obre­ros, ocho de los cua­les fue­ron so­me­ti­dos a un pro­ce­so que de tal so­lo tu­vo el nom­bre, ya que no exis­tía prue­ba al­gu­na que los in­cri­mi­na­ra.

Tres de ellos -Fiel­den, Nee­be y Sch­wab- fue­ron con­de­na­dos a pri­sión per­pe­tua; otro, de ape­lli­do Lingg se sui­ci­dó en su cel­da; y los cua­tro res­tan­tes -Spies, Fis­cher, En­gel y Par­sons- mu­rie­ron en la hor­ca el 11 de no­viem­bre de 1887.

No obs­tan­te ha­ber re­sul­ta­do tar­dío pa­ra re­pa­rar el da­ño, en 1893, el nue­vo go­ber­na­dor del Es­ta­do, lue­go de una lar­ga in­ves­ti­ga­ción, de­mos­tró las irre­gu­la­ri­da­des ha­bi­das en aquel pro­ce­so, co­mo así tam­bién la inocen­cia de to­dos los acu­sa­dos, po­si­bi­li­tan­do de ese mo­do la li­ber­tad de los tres que aún per­ma­ne­cían en pri­sión.

En la mis­ma oca­sión que­dó en evi­den­cia que el au­tor del aten­ta­do con­tra la po­li­cía en aque­lla fa­tí­di­ca jornada ha­bía si­do un anar­quis­ta ale­mán que lo­gró dar­se a la fu­ga.

Fue por ello, que el Con­gre­so de Tra­ba­ja­do­res rea­li­za­do en París en 1889, de­ci­dió en homenaje a los de­no­mi­na­dos “már­ti­res de Chica­go” or­ga­ni­zar “una gran ma­ni­fes­ta­ción in­ter­na­cio­nal con fe­cha fi­ja, de ma­ne­ra que en to­dos los paí­ses y ciu­da­des a la vez, los tra­ba­ja­do­res in­ti­men a los po­de­res pú­bli­cos a re­du­cir le­gal­men­te, a ocho ho­ras, la jornada de tra­ba­jo”.

Y sien­do que po­co tiem­po an­tes, la Fe­de­ra­ción Ame­ri­ca­na del Tra­ba­jo ha­bía es­ta­ble­ci­do el 1° de ma­yo de 1890 co­mo fe­cha pa­ra reanu­dar la lu­cha por la jornada de la­bor re­du­ci­da, se de­ci­dió adop­tar esa mis­ma jornada pa­ra re­cor­dar la ma­sa­cre de Chica­go, la que po­co a po­co fue igual­men­te aco­gi­da en to­dos los paí­ses.

Dos años des­pués del Con­gre­so de París, la En­cí­cli­ca “Re­rum No­va­rum”, pro­mul­ga­da por el Pa­pa León XIII, sos­te­nía cla­ra­men­te que “lo pri­me­ro que hay que ha­cer es li­brar a los po­bres obre­ros de la cruel­dad de los hom­bres co­di­cio­sos que, a fin de au­men­tar sus pro­pias ga­nan­cias, abu­san sin mo­de­ra­ción al­gu­na de las per­so­nas, co­mo si no fue­ran per­so­nas sino co­sas.

Exi­gir tan gran­de ta­rea, que con el ex­ce­si­vo tra­ba­jo se em­bo­te el al­ma y su­cum­ba al mis­mo tiem­po el cuer­po a la fa­ti­ga, ni la jus­ti­cia ni la hu­ma­ni­dad lo con­sien­ten.

Dé­be­se, pues, pro­cu­rar que el tra­ba­jo de ca­da día no ex­ce­da a más ho­ras de las que per­mi­ten las fuer­zas”. Y en igual sin­to­nía afir­ma la Doc­tri­na So­cial de la Igle­sia que el tra­ba­jo de­be ser dig­ni­fi­ca­do co­mo al­go no­ble y el tra­ba­ja­dor res­pe­ta­do en su in­te­gri­dad de cria­tu­ra hu­ma­na, por­que aquél es, pre­ci­sa­men­te, una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que per­mi­ten dis­tin­guir al hom­bre del res­to de las cria­tu­ras cu­ya ac­ti­vi­dad re­la­cio­na­da con el man­te­ni­mien­to de la vi­da, no pue­de lla­mar­se tra­ba­jo: so­la­men­te el hom­bre es ca­paz de tra­ba­jar; só­lo él pue­de lle­var­lo a ca­bo, lle­na­do a la vez, con su la­bor, su exis­ten­cia so­bre la tie­rra y co­la­bo­ran­do en la ta­rea del Crea­dor.

Ten­ga­mos pre­sen­te pues, que es­te 1° de ma­yo es una fe­cha de re­cor­da­ción pa­ra un gru­po de tra­ba­ja­do­res, mu­chos de los cua­les, pa­ga­ron con sus vi­das el sim­ple he­cho de re­cla­mar pa­ra sí y pa­ra sus com­pa­ñe­ros, el res­pe­to por la dig­ni­dad del tra­ba­jo hu­mano.

“El Con­gre­so de Tra­ba­ja­do­res rea­li­za­do en París en 1889, de­ci­dió en homenaje a los de­no­mi­na­dos már­ti­res de Chica­go or­ga­ni­zar una gran ma­ni­fes­ta­ción in­ter­na­cio­nal con fe­cha fi­ja.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.