Ga­seo­sa Aus­tra­lin­da

La Nueva - - OPINIÓN - Por Ma­rio Mi­ner­vino mmi­ner­vino@la­nue­va.com

Ha­ce 51 años, en abril de 1966, la cer­ve­ce­ría Aus­tral lan­zó al mer­ca­do dos nue­vos sa­bo­res den­tro de sus lí­neas de be­bi­das ga­seo­sa Aus­tra­lin­da, en las va­rie­da­des man­za­na y na­ran­ja.

Inau­gu­ra­da a me­dia­dos de 1965, es­ta in­dus­tria vino a cu­brir una ca­ren­cia de to­da la re­gión, aten­dien­do que se po­día con­se­guir con su­ma fa­ci­li­dad ma­te­ria pri­ma, co­mo mal­ta y lú­pu­lo, pa­ra la ela­bo­ra­ción de cer­ve­za.

Pa­ra su crea­ción se reali­zó un lla­ma­do a sus­crip­ción de ac­cio­nis­tas o so­cios en 1961, el cual tu­vo una ex­ce­len­te res­pues­ta: al mo­men­to de ini­ciar la cons­truc­ción del edi­fi­cio se con­ta­ba con 1.600 ad­he­ren­tes. La fá­bri­ca se ubi­có so­bre la ru­ta 229, Rin­cón 3286, y en su pri­me­ra eta­pa de ope­ra­ti­vi­dad apun­ta­ba a ela­bo­rar 10 mi­llo­nes de li­tros anua­les de cer­ve­za, ade­más de otros sub­pro­duc­tos.

El 27 de ju­lio de 1965 la em­pre­sa lan­zó al mer­ca­do su pri­mer pro­duc­to: agua mi­ne­ral Aus­tra­lin­da, “lí­qui­do de ca­li­dad”, ob­te­ni­do de un sur­gen­te pro­pio. Dos años des­pués, en 1967, pre­sen­tó su pro­duc­to ba­se, la ra­zón de su crea­ción: la cer­ve­za Aus­tral, en ta­ma­ño 2/3, li­tro y po­rrón. En 1966, lan­zó al mer­ca­do dos nue­vas be­bi­das, mo­ti­vo de es­ta evo­ca­ción: Aus­tra­lin­da man­za­na y na­ran­ja, con la pu­bli­ci­dad de que “los pro­duc­tos de cer­ve­ce­ría Aus­tral son ga­ran­tía de pu­re­za y ca­li­dad su­pe­rior”. En 1969, su­mó a sus pro­pues­tas la cer­ve­za Aus­tral de Oro y Aus­tra­lin­da li­món.

A pe­sar de tan alen­ta­do­ra pro­duc­ción, di­fe­ren­tes factores fue­ron in­ci­dien­do ne­ga­ti­va­men­te en el fun­cio­na­mien­to de la in­dus­tria, al pun­to que po­co des­pués, 1972, de­cla­ró su quie­bra.

Tres años des­pués sa­lie­ron a re­ma­te to­das sus ins­ta­la­cio­nes, la que fue­ron ad­qui­ri­das por la Cer­ve­ce­ría San­ta Fe, fir­ma que to­da­vía ope­ra en el país. Con es­te nom­bre ce­rró su his­to­ria en nues­tra ciu­dad, en la dé­ca­da del 80. El in­mue­ble, to­da­vía de­socu­pa­do, da tes­ti­mo­nio de aquel em­pren­di­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.