Ré­quiem pa­ra la jus­ti­cia es­cri­ta

La Nueva - - OPINIÓN -

ver­ti­gi­no­sa, ge­ne­ra una tra­ba­zón en la cir­cu­la­ción de los bie­nes. In­mue­bles em­bar­ga­dos, su­mas di­ne­ra­rias in­mo­vi­li­za­das, vi­vien­das ob­je­to de des­alo­jos, con­cur­sos y quie­bras in­ter­mi­na­bles, co­bros de deu­das que no se des­tra­ban en tiem­po y for­ma…y to­dos esos bie­nes sin po­der vol­ver al cir­cui­to co­mer­cial. De al­gu­na ma­ne­ra se afec­ta el mo­tor eco­nó­mi­co del país y ha­bría que ha­cer un es­tu­dio so­bre la ver­da­de­ra di­men­sión de ello.

Tes­ti­gos que de­cla­ran sin la pre­sen­cia del ma­gis­tra­do, y la ma­yo­ría de las ve­ces ha­bien­do pa­sa­do años de los he­chos pa­ra los que se los con­vo­ca. To­da la ri­que­za del len­gua­je ges­tual y de la in­me­dia­tez se pier­de por­que el juz­ga­dor al dic­tar sen­ten­cia sim­ple­men­te lee lo que el tes­ti­go di­jo, que mu­chas ve­ces, el pa­pel no al­can­za a re­fle­jar.

Las cau­sas de co­rrup­ción en pro­me­dio du­ran 15 años. Los he­chos de co­rrup­ción de los go­bier­nos kirch­ne­ris­tas: ob­vios, pa­ten­tes, ma­ni­fies­tos, evi­den­tes, irre­ba­ti­bles, etc., to­da­vía una dé­ca­da des­pués de ocu­rri­dos no tie­nen sen­ten­cias con­de­na­to­rias fir­mes. En esa bu­ro­cra­cia ju­di­cial rei­na la más ab­so­lu­ta im­pu­ni­dad.

Des­de una mi­ra­da com­pa­ra­ti­va el sis­te­ma ju­di­cial no es­ca­pa a la ló­gi­ca de­ca­den­te de otros ser­vi­cios es­ta­ta­les co­mo la edu­ca­ción y la sa­lud pú­bli­ca, que en fran­ca de­ca­den­cia for­za­ron a una par­te de la so­cie­dad, no sin sa­cri­fi­cio, a de­ri­var ha­cia otras or­ga­ni­za­cio­nes en pos de ob­te­ner un me­jor ser­vi­cio. Esas al­ter­na­ti­vas no son po­si­bles pa­ra el ser­vi­cio de jus­ti­cia, y la so­cie­dad que­da rehén de un sis­te­ma que cla­ra­men­te es­tá en una de­ca­den­cia to­tal.

Tam­po­co se pue­de sos­la­yar que los re­cur­sos que se des­ti­nan son muy im­por­tan­tes; so­lo pen­sar lo que cues­ta ca­da es­truc­tu­ra ju­di­cial en re­cur­sos hu­ma­nos y ma­te­ria­les nos con­ven­ce de ello. Sin em­bar­go el ser­vi­cio de jus­ti­cia no se con­di­ce con el es­fuer­zo que ha­ce el con­tri­bu­yen­te pa­ra que las co­sas del es­ta­do fun­cio­nen co­mo co­rres­pon­de.

Las me­di­das que han ema­na­do des­de las cú­pu­las or­ga­ni­za­ti­vas, léa­se Cor­tes de Jus­ti­cia en lo que a ellas les ata­ñe, han re­sul­ta­do ab­so­lu­ta­men­te ino­cuas pa­ra al­te­rar el de­cli­ve de un sis­te­ma an­qui­lo­sa­do y an­ti­guo del que no se pue­de es­pe­rar nin­gún cam­bio ra­di­cal a sa­tis­fac­ción de una ciu­da­da­nía que ha­ce años re­cla­ma res­pues­tas.

Me­nos aún han re­sul­ta­do las re­for­mas le­gis­la­ti­vas y/o las im­pron­tas de al­gu­nos po­lí­ti­cos que creen que con al­gu­nos nom­bra­mien­tos el sis­te­ma ju­di­cial es­cri­to por si so­lo pue­de en­cau­sar­se má­gi­ca­men­te.

La cien­cia de la ad­mi­nis­tra­ción ba­jo las ideas de la pla­ni­fi­ca­ción, la in­ge­nie­ría de pro­ce­sos, la trans­dis­ci­pli­na­rie­dad, la tec­no­lo­gía, las po­lí­ti­cas de re­cur­sos hu­ma­nos, los sis­te­mas de au­di­to­rías, las en­cues­tas de sa­tis­fac­ción, las nue­vas for­mas de or­ga­ni­za­ción la­bo­ral, etc. tie­ne mu­cho pa­ra apor­tar en el cam­po de las or­ga­ni­za­cio­nes ju­di­cia­les. Sin em­bar­go ello no ocu­rre.

Y quie­ro ha­cer la sal­ve­dad de se­ña­lar que hay mu­chos fun­cio­na­rios ju­di­cia­les ho­nes­tos, es­tu­dio­sos y tra­ba­ja­do­res; pe­ro el pro­pio sis­te­ma des­lu­ce su ta­rea y ha­ce que las más de las ve­ces no pue­dan dar res­pues­tas a la al­tu­ra de las ne­ce­si­da­des y los tiem­pos de una so­cie­dad har­ta de la in­com­pe­ten­cia del es­ta­do pa­ra brin­dar los ser­vi­cios bá­si­cos a su car­go.

El sis­te­ma ju­di­cial es­cri­to, de la for­ma en que es­tá con­ce­bi­do, es co­mo un vie­jo Ford "T" de la épo­ca de la re­vo­lu­ción in­dus­trial que­rien­do com­pe­tir en un mun­do ace­le­ra­do, don­de las au­to­mó­vi­les no só­lo su­pe­ran los 250 km por ho­ra y po­seen nue­vos ac­ce­so­rios tec­no­ló­gi­cos sino, más re­vo­lu­cio­na­rio aún, en breve no ne­ce­si­ta­rán si­quie­ra que los con­duz­can.

En ho­nor a la ver­dad de­bo con­fe­sar que la mo­ti­va­ción pa­ra es­cri­bir es­tas lí­neas pro­vie­ne de un ex­pe­dien­te de da­ños y per­jui­cios en el que in­ter­ven­go co­mo pro­fe­sio­nal, en el que des­pués de 17 años de trá­mi­te se dic­tó sen­ten­cia de pri­me­ra ins­tan­cia re­cha­zan­do la de­man­da en un ca­so de muer­te por elec­tro­cu­ción de un tra­ba­ja­dor.

No por tri­lla­do me­nos cier­to: "La jus­ti­cia len­ta no es jus­ti­cia". Y si en­ci­ma es in­jus­ta, so­lo nos que­da una mi­sa de re­quiem pa­ra en­te­rrar un sis­te­ma que no fun­cio­na y pen­sar se­ria­men­te en el na­ci­mien­to de al­go nue­vo. Re­pro­du­cir el mo­de­lo es ahon­dar en la de­ca­den­cia.

“Hay ex­pe­dien­tes que tra­mi­tan años y años, don­de los ma­gis­tra­dos fir­man in­fi­ni­dad de re­so­lu­cio­nes so­bre el mis­mo y sin em­bar­go nun­ca lle­gan a co­no­cer per­so­nal­men­te a las par­tes.”

Mi­guel A.R. Do­na­dío fue can­di­da­to a in­ten­den­te de Bahía Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.