Mi­sa des­pe­di­da y nue­vos des­ti­nos pas­to­ra­les en Bahía y la re­gión

El mar­tes, el pa­dre Ro­ber­to Buc­kle se des­pi­dió de la co­mu­ni­dad de San­ta Te­re­si­ta des­pués de 17 años y se ce­le­bró la lle­ga­da de Jorge Wag­ner.

La Nueva - - SOCIEDAD - Lau­ra Gre­go­riet­ti lgre­go­riet­ti@la­nue­va.com

En­tre al­gu­nas lá­gri­mas, son­ri­sas y aplau­sos, la co­mu­ni­dad de la pa­rro­quia San­ta Te­re­si­ta del Ni­ño Jesús (Villarino 460), des­pi­dió a quien fue su pas­tor por 17 años: el pa­dre Ro­ber­to Buc­kle, que en su nue­vo des­tino pa­sa­rá a cum­plir fun­cio­nes en la pa­rro­quia Nues­tra Se­ño­ra del Car­men de Tres Arro­yos.

En su lu­gar, asu­mió el gua­mi­nen­se Jorge Wag­ner, quien ve­nía desem­pe­ñan­do su ta­rea re­li­gio­sa en la pa­rro­quia San Luis Gon­za­ga y las sie­te co­mu­ni­da­des que tie­ne a car­go.

Me­ses atrás se ha­bía anun­cia­do que "aten­dien­do a las ne­ce­si­da­des ac­tua­les de la Ar­qui­dió­ce­sis y per­si­guien­do un me­jor ser­vi­cio pas­to­ral, se ha­bían de­sig­na­do nue­vos des­ti­nos pas­to­ra­les pa­ra sa­cer­do­tes y diá­co­nos y que los cam­bios ten­drían lu­gar, en su ma­yo­ría, lue­go de la ce­le­bra­ción de la Pas­cua".

La ce­re­mo­ni­ca de "bien­ve­ni­da y des­pe­di­da", con­ce­le­bra­da el pa­sa­do mar­tes en la pa­rro­quia San­ta Te­re­si­ta, con­tó ade­más con la pre­sen­cia del Obis­po Coad­ju­tor Fray Car­los As­pi­roz Cos­ta y de Mon­se­ñor Na­va­rro, ade­más de va­rios sa­cer­do­tes de otras pa­rro­quias de nues­tra ciu­dad co­mo los pa­dres Jo­sé Ma­ría Mas­son, Ho­ra­cio Fuhr y el pa­dre Mau­ro Can­tan­he­de, de San Ro­que, en­tre otros.

En su bien­ve­ni­da, el pa­dre Ro­ber­to re­cor­dó que en los casi 80 años de vi­da de la pa­rro­quia, el pa­dre Wag­ner se­ría el cuar­to pá­rro­co que asu­mi­ría allí una ta­rea pas­to­ral.

"Bien­ve­ni­dos a to­dos a ce­le­brar. Sos el pas­tor na­tu­ral de es­ta par­ce­la. Es­ta co­mu­ni­dad se­rá pa­ra vos tu fa­mi­lia", di­jo. Y ha­bló un "Go­rrión" Co­rrien­do de acá pa­ra allá, re­ci­bien­do pre­sen­tes, abra­zos, son­ri­sas y has­ta al­gu­na lá­gri­ma que el pa­dre Ro­ber­to no du­dó en cal­mar con un opor­tuno abra­zo, así fue­ron sus úl­ti­mas ho­ras en nues­tra ciu­dad.

- "Ho­la, Go­rrión", lo sa­lu­da un scout. El pa­dre Ro­ber­to, co­no­ci­do en el Mo­vi­mien­to Scout de la ciu­dad, con mi­ra­da cóm­pli­ce le res­pon­dió en­tre ri­sas: "Me que­ría po­ner de nom­bre 'Hal­cón', pe­ro no me da­ba el fu­se­la­je".

-¿Có­mo se vuel­ve a em­pe­zar Pa­dre Ro­ber­to?

-Dios da mu­cho en­tu­sias­mo. Yo es­toy muy ilu­sio­na­do, y con mu­cha ale­gría por lle­gar a Tres Arro­yos y en reali­dad voy a con­ti­nuar al­go, por­que allá hay dos sa­cer­do­tes que es­tán tra­ba­jan­do muy bien y cuan­do vos vas a su­mar­te a un equi­po, vas más tran­qui­lo. En lo co­ti­diano, ven­drá es­to de co­no­cer a unos, de acom­pa­ñar a otros, DES­TINO de ben­de­cir una ca­sa, y asi uno va in­tro­du­cién­do­se en la vi­da del pue­blo que ha si­do des­ti­na­do. Se arran­ca de a po­co y con pa­so fir­me". -¿Qué deja en Bahía? -"Aquí que­dan con un ex­ce­len­te re­pre­sen­tan­te. La co­mu­ni­dad de San­ta Te­re­si­ta es­tá ha­cien­do las co­sas bien, con ga­rra y em­pu­je. Son per­so­nas que bus­can el ser­vi­cio, que po­ne al her­mano por de­lan­te. Es una co­mu­ni­dad en cre­ci­mien­to, con una gran can­ti­dad de ser­vi­cios pas­to­ra­les en mar­cha y mu­chí­si­ma gen­te in­vo­lu­cra­da tra­ba­jan­do. Jorge es una per­so­na con un co­ra­zón de oro y que po­see una ca­pa­ci­dad de ges­tión ex­ce­len­te, es hom­bre de una pro­fun­da es­pi­ri­tua­li­dad. Un sa­cer­do­te muy se­rio en su mi­ra­da de la igle­sia, muy ag­gior­na­do y de me­ter­se a ca­mi­nar con la gen­te, por eso es­toy se­gu­ro que la gen­te de San­ta Te­re­si­ta que­da­rá en ex­ce­len­tes ma­nos".

-La pre­gun­ta que se ha­cen to­dos los fie­les es por qué la Igle­sia los cam­bia de des­tino.

-Dios me man­da por­que El tie­ne sus pla­nes. La prác­ti­ca de la Igle­sia de cam­biar los sa­cer­do­tes es por­que en­cuen­tra una ri­que­za pa­ra los sa­cer­do­tes y una ri­que­za par a las co­mu­ni­da­des y ade­más, lo fun­da­men­tal es que es un ac­to mi­sio­ne­ro. No­so­tros los sa­cer­do­tes le vi­vi­mos di­cien­do a la gen­te que la Igle­sia es mi­sio­ne­ra y que te­ne­mos que des­ins­ta­lar­nos y sa­lir pa­ra otros la­dos, so­mos no­so­tros los que pri­me­ro te­ne­mos que dar es­te ejem­plo mi­sio­ne­ro".

FO­TOS: FACUNDO MO­RA­LES-LA NUE­VA.

El pa­dre Ro­ber­to Buc­kle, Mon­se­ñor Nés­tor Na­va­rro, el Obis­po Coad­ju­tor Fray Car­los As­pi­roz Cos­ta, el pa­dre Jorge Wag­ner y el cu­ra de Whi­te y maes­tro de ce­re­mo­nia, Lu­ciano Guar­dia.

Los pa­dres Ro­ber­to Buc­kle (iz­quier­da) y Jorge Wag­ner.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.