La hi­po­glu­ce­mia sue­le cons­ti­tuir el te­mor ma­yor en los dia­bé­ti­cos

Unos cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas pa­de­cen de es­ta en­fer­me­dad en la Ar­gen­ti­na. Lo más com­pli­ca­do es que, al ser una afec­ción asin­to­má­ti­ca, la mi­tad sue­le des­co­no­cer­la.

La Nueva - - SÁBADO - Da­vid Rol­dán drol­dan@la­nue­va.com

La hi­po­glu­ce­mia no só­lo es la com­pli­ca­ción más fre­cuen­te en el tratamiento de la dia­be­tes.

Tam­bién es la más te­mi­da por las per­so­nas que vi­ven con es­ta en­fer­me­dad crónica, que se ca­rac­te­ri­za por ni­ve­les ele­va­dos de azú­car (glu­co­sa) en la san­gre.

“El te­mor más fre­cuen­te en los pa­cien­tes con dia­be­tes que uti­li­zan la in­su­li­na es la hi­po­glu­ce­mia y se­cun­da­ria­men­te, pe­ro bas­tan­te más atrás, la ga­nan­cia de pe­so”, afir­mó el doc­tor Ariel Zis­man, es­pe­cia­lis­ta en en­do­cri­no­lo­gía, dia­be­tes y me­ta­bo­lis­mo, di­rec­tor mé­di­co del cen­tro En­do­crino de Aven­tu­ra de Miami, Es­ta­dos Uni­dos.

Ham­bre, tem­blor, su­do­ra­ción, som­no­len­cia, con­fu­sión, di­fi­cul­tad pa­ra ha­blar y ma­reos son al­gu­nos de los síntomas ha­bi­tua­les de un epi­so­dio de hi­po­glu­ce­mia.

Pue­de pre­sen­tar­se de for­ma re­pen­ti­na y en la ma­yo­ría de los ca­sos es le­ve y pue­de re­ver­tir­se fá­cil­men­te in­gi­rien­do una pe­que­ña por­ción de co­mi­da o be­bi­da con al­to con­te­ni­do de glu­co­sa.

“Sin em­bar­go, la hi­po­glu­ce­mia es una con­di­ción pe­li­gro­sa, no só­lo por­que en ca­sos ex­tre­mos pue­de ser fa­tal, sino por­que, en sus for­mas más se­ve­ras la per­so­na que la ex­pe­ri­men­ta pue­de des­va­ne­cer­se, su­frir con­vul­sio­nes o per­der el con­trol de sí mis­ma, lo que la co­lo­ca ante el ries­go, por ejem­plo, de su­frir un ac­ci­den­te de trán­si­to”, ex­pli­có el pro­fe­sio­nal que par­ti­ci­pó del cuar­to Con­gre­so La­ti­noa­me­ri­cano so­bre Con­tro­ver­sias y Con­sen­sos en Dia­be­tes, Obe­si­dad e Hi­per­ten­sión, rea­li­za­do re­cien­te­men­te en Bue­nos Aires.

La hi­po­glu­ce­mia ocu­rre cuan­do el ni­vel de in­su­li­na ex­ce­de el que el or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta, lo que ha­ce que los ni­ve­les de glu­co­sa en san­gre se en­cuen­tren por de­ba­jo de los va­lo­res nor­ma­les.

En las per­so­nas con dia­be- tes ba­jo tratamiento, la hi­po­glu­ce­mia pue­de de­ber­se a una do­sis ex­ce­si­va de la me- di­ca­ción, a co­mer po­co o de­mo­rar la co­mi­da, así co­mo tam­bién a la rea­li­za­ción de de­ma­sia­da ac­ti­vi­dad fí­si­ca o a ha­cer­la en for­ma no pla­nea­da.

Un mi­nu­cio­so aná­li­sis de 30 es­tu­dios clí­ni­cos su­gie­re que los epi­so­dios de hi­po­glu­ce­mia son mu­cho más fre­cuen­tes de lo que se cree, tan­to en los pa­cien­tes con dia­be­tes ti­po 1 co­mo en los pa­cien­tes con dia­be­tes ti­po 2.

En Es­ta­dos Uni­dos esos epi­so­dios oca­sio­nan unas 282.000 vi­si­tas a la sa­las de emer­gen­cia al año.

Si bien las hi­po­glu­ce­mias son muy co­mu­nes, es­tu­dios con sen­so­res de glu­co­sa con­ti­nua han de­mos­tra­do que hay pa­cien­tes que su­fren de hi­po­glu­ce­mias le­ves con fre­cuen­cia y no lo sa­ben.

“Mu­chas ve­ces no se per­ci­ben, se con­fun­den con otros síntomas. El pa­cien­te no las re­gis­tra”, ex­pli­có el doc­tor Zis­man.

A su en­ten­der, cuán fre­cuen­te son las hi­po­glu­ce­mias no tie­ne res­pues­ta cer­te­ra por­que hay un gran su­bre­gis­tro. “Lo que sí po­de­mos de­cir es que es muy co­mún y es una de las gran­des preo­cu­pa­cio­nes, tan­to del mé­di­co co­mo del pa­cien­te”, afir­mó el doc­tor Fé­lix Pu­chu­lu, je­fe de la di­vi­sión Dia­be­to­lo­gía del Hos­pi­tal de Clí­ni­cas Jo­sé de San Mar­tín.

Sea que ocu­rre du­ran­te el día o du­ran­te la no­che, el mie­do que la po­si­bi­li­dad de ex­pe­ri­men­tar hi­po­glu­ce­mia ge­ne­ra en­tre las per­so­nas que vi­ven con dia­be­tes es un fac­tor que sue­le ju­gar en con­tra del co­rrec­to cum­pli­mien­to del tratamiento.

Es que pa­ra evi­tar su­frir esos epi­so­dios, los pa­cien­tes a ve­ces re­du­cen u omi­ten las do­sis de in­su­li­na que les han si­do pres­crip­tas por el mé­di­co, lo que re­sul­ta en un con­trol sub-óp­ti­mo de la en­fer­me­dad que in­cre­men­ta el ries­go de desa­rro­llar com­pli­ca­cio­nes cró­ni­cas de la dia­be­tes.

Du­ran­te el con­gre­so rea­li­za­do en Bue­nos Aires se pre­sen­tó en el país una in­su­li­na de nue­va ge­ne­ra­ción, Glar­gi­na U-300, que ha de­mos­tra­do la mis­ma efi­ca­cia que los tra­ta­mien­tos es­tán­da­res pe­ro con me­nor ries­go de hi­po­glu­ce­mias noc­tur­nas, ade­más de un con­trol glu­cé­mi­co más allá de las 24 ho­ras y me­nor ga­nan­cia de pe­so con una so­la do­sis al día y buen per­fil de se­gu­ri­dad car­dio­vas­cu­lar.

Se in­yec­ta una vez al día, tie­ne más fle­xi­bi­li­dad en el ho­ra­rio de in­yec­ción y to­do es­to cons­ti­tu­ye una gran ven­ta­ja pa­ra el pa­cien­te.

En la prác­ti­ca uno pue­de ob­ser­var que es­to fa­ci­li­ta­ría una me­jor ad­he­ren­cia al tratamiento, se ex­pli­có.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.