De­men­cia vas­cu­lar: un sim­ple test pa­ra pre­ve­nir

Hay se­ña­les de alar­ma que pue­den de­ter­mi­nar si es­ta­mos o no cer­ca de pa­de­cer cier­tos pro­ble­mas ce­re­bra­les.

La Nueva - - SÁBADO - drol­dan@la­nue­va.com Da­vid Rol­dán

El con­trol de la pre­sión ar­te­rial no só­lo per­mi­te pre­ve­nir in­far­tos y ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res (ACV), sino tam­bién el pau­la­tino de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo que lle­va a la de­men­cia en el adul­to ma­yor.

El mé­di­co clí­ni­co pue­de co­la­bo­rar en la neu­ro­pro­tec­ción del pa­cien­te me­dian­te prue­bas muy sen­ci­llas que, rea­li­za­das de ma­ne­ra pre­coz, pue­den fa­ci­li­tar­le una ve­jez sa­lu­da­ble.

Así co­mo se sa­be que una per­so­na que su­fre un in­far­to o un ACV cer­ca de los 60 años es se­gu­ro que ve­nía arras­tran­do un da­ño des­de mu­cho an­tes (a cau­sa de factores de ries­go co­mo la hi­per­ten­sión ar­te­rial, glu­co­sa, co­les­te­rol ele­va­dos, se­den­ta­ris­mo, obe­si­dad o ta­ba­quis­mo), con las ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas pa­sa lo mis­mo.

Es que, ade­más de ser po­ten­cial­men­te le­ta­les, es­tos factores de ries­go pue­de ir mi­nan­do si­len­cio­sa­men­te las ar­te­rias del ce­re­bro en una per­so­na de 30 o 40 años, ge­ne­ran­do pe­que­ños da­tos en prin­ci­pio im­per­cep­ti­bles, pe­ro cu­ya acu­mu­la­ción bas­ta pa­ra que, por sí so­los, ge­ne­ren a edad más avan­za­da, por ejem­plo, una de­men­cia.

Lo im­por­tan­te es que, por es­ta ra­zón, in­clu­so a eda­des tem­pra­nas, se pue­den pre- ve­nir el de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo y su­mar ca­li­dad de vi­da al en­ve­je­ci­mien­to fu­tu­ro, me- dian­te me­di­das re­la­ti­va­men­te sen­ci­llas que cual­quier mé­di­co de aten­ción pri­ma­ria pue­de apli­car en su con­sul­to­rio. Fer­nan­do Fi­lip­pi­ni, pre­si­den­te de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Hi­per­ten­sión Ar­te­rial (SAHA), afir­mó que el ce­re­bro es uno de los gran­des blan­cos de la hi­per­ten­sión ar­te­rial.

Es cier­to que el pe­li­gro más co­no­ci­do y te­mi­do es el ACV, que en un 85 por cien­to de los ca­sos se de­be a la obs­truc­ción de una ar­te­ria en el ce­re­bro y en el res­to, a una he­mo­rra­gia y un ACV que pue­den ser fa­ta­les o cau­sar dis­ca­pa­ci­da­des se­ve­ras de to­do ti­po.

“De to­das for­mas, tam­bién es cier­to que la hi­per­ten­sión no con­tro­la­da va pro­du­cien­do di­ver­sas le­sio­nes me­no­res pro­gre­si­vas en ar­te­rias ce­re­bra­les de pe­que­ño y me­diano ca­li­bre que dan lu­gar, en­tre otras, a los lla­ma­dos in­far­tos la­cu­na­res, que afec­tan pro­gre­si­va­men­te di­ver­sas ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas”, afir­mó Fi­lip­pi­ni.

Por su par­te, el mé­di­co car­dió­lo­go Pe­dro For­ca­da, es­pe­cia­lis­ta en me­cá­ni­ca vas­cu­lar, afir­mó que “has­ta ha­ce po­co se pen­sa­ba que pa­ra po­der eva­luar el ce­re­bro era ne­ce­sa­rio uti­li­zar re­so­nan­cia mag­né­ti­ca o al­gu­na otra tec­no­lo­gía muy ca­ra y com­ple­ja”.

“Lo cier­to es que hay prue­bas muy sen­ci­llas me­dian­te pre­gun­tas, en­cues­tas o ejer­ci­cios, pa­re­ci­dos a los que se ha­cen en las prue­bas de ma­ne­jo con los que se pue­de eva­luar la vi­so­cons­truc­ción, que es la ca­pa­ci­dad del ce­re­bro de coor­di­nar las ór­de­nes y otras ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas”, afir­mó.

A su en­ten­der, la neu­ro­pro­tec­ción es una reali­dad.

Re­ve­ló For­ca­da que en las dos úl­ti­mas dé­ca­das se ha pro­lon­ga­do la ex­pec­ta­ti­va de vi­da de la po­bla­ción prác­ti­ca­men­te en unos 20 años, aun­que el desafío ver­da­de­ro es que eso va­ya de la mano de una me­jo­ra en la ca­li­dad de vi­da.

“Un pa­cien­te que co­mien­za su de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo a los 60 años, pro­ba­ble­men­te ten­ga una de­cli­na­ción muy rá­pi­da, cuan­do es­tá de­mos­tra­do que si in­ter­ve­ni­mos más tem­prano po­de­mos pos­ter­gar diez años ese de­te­rio­ro”, in­di­có.

El es­pe­cia­lis­ta co­men­tó que la neu­ro­pro­tec­ción im­pli­ca, por un la­do, el con­trol y tratamiento pre­coz de los factores de ries­go.

“Por otro, así co­mo el mé­di­co des­de su pri­mer con­tac­to con el pa­cien­te eva­lúa si­los ri­ño­nes o el co­ra­zón es­tán da­ña­dos, de­be ha­cer lo mis­mo con el ce­re­bro,tra­tan­do de es­tra­ti­fi­car qué ries­go tie­ne esa per­so­na”, di­jo.

A su vez el doc­tor Gus­ta­vo Ce­re­zo ex­pli­có la exis­ten­cia del Mí­ni­mo Exa­men Cog­ni­ti­vo.

Per­mi­te eva­luar la me­mo­ria, las fun­cio­nes eje­cu­ti­vas, el len­gua­je, la aten­ción o la orien­ta­ción y es­to de­ter­mi­na si el pa­cien­te ne­ce­si­ta de otro ti­po de es­tu­dios que ten­gan ma­yor com­ple­ji­dad.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.