El pa­la­cio mu­ni­ci­pal: la pri­me­ra de to­das las obras

Cons­trui­do en la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo XX, la obra pre­ten­dió gra­fi­car el cre­ci­mien­to de la ciu­dad .

La Nueva - - SÁBADO - Ma­rio Mi­ner­vino mmi­ner­vino@la­nue­va.com

Pa­ra mu­chos el pa­la­cio mu­ni­ci­pal ubi­ca­do en la pri­me­ra cua­dra de ca­lle Al­si­na, con­for­ma nues­tra pos­tal por ex­ce­len­cia. Cons­trui­do en­tre 1905 y 1909, el edi­fi­cio se im­po­ne con su or­na­men­ta­ción ba­rro­ca, or­na­men­tos, fron­tis cur­vos, fi­gu­ras de­mo­nía­cas y el to­que afran­ce­sa­do de sus te­chos. Su re­ti­ro de la lí­nea mu­ni­ci­pal per­mi­te te­ner una me­jor pers­pec­ti­va de su pre­sen­cia.

El in­mue­ble se or­ga­ni­za a par­tir de una to­rre, ade­lan­ta­da, y cuer­pos la­te­ra­les de dos plan­tas. Las ofi­ci­nas se ubi­can al­re­de­dor del gran hall cen­tral o sa­lón de los pa­sos per­di­dos.

Pa­ra ac­ce­der a la plan­ta al­ta dis­po­ne de dos es­ca­le­ras, re­ves­ti­das en már­mol, ubi­ca­das en los án­gu­los, em­pla­za­mien­to que des­pla­zó a una pri­me­ra pro­pues­ta de una gran es­ca­le­ra cen­tral.

La to­rre es­tá re­ma­ta­da por una cú­pu­la don­de ori­gi­nal­men­te se ubi­ca­ría un re­loj.

Los ini­cios

La gé­ne­sis del pa­la­cio da­ta de 1903, cuan­do el in­ten­den­te Ru­fino Ro­jas en­ten­dió la ne­ce­si­dad de con­tar con una ca­sa mu­ni­ci­pal acor­de al pro­gre­so de la ciu­dad. Pa­ra eso pre­sen­tó pla­nos ela­bo­ra­dos por téc­ni­cos del mu­ni­ci­pio, con un pre­su­pues­to de 150 mil pe­sos.

“La al­tu­ra que ha lle­ga­do es­ta ciu­dad con su edi­fi­ca­ción mo­der­na, sus ban­cos, luz eléc­tri­ca, tram­ways, edi­fi­cios pú­bli­cos y es­cue­las, exi­gen a que la ca­sa mu­ni­ci­pal es­té en re­la­ción a los pro­gre­sos que pal­pa­mos”, se­ña­ló. Po­cos des­pués ob­te­nía el vis­to bueno, aun­que con la su­ge­ren­cia de or­ga­ni­zar un con­cur­so. Es­ta­ba en mar­cha “la pri­me­ra obra gran­de le­van­ta­da por el es­fuer­zo co­lec­ti­vo de los hi­jos de Bahía Blan­ca”.

Un pa­la­cio con es­que­le­tos

Co­mo to­da gran obra, pron­to apa­re­cie­ron vo­ces que en­ten­dían que ha­bía “otras prio­ri­da­des” que aten­der, y que si el mu­ni­ci­pio “po­día aven­tu­rar­se” en le­van­tar “Un cas­ti­llo orien­tal, un mue­ble de lu­jo in­ser­vi­ble”, mu­cho más po­día ha­cer “por otros pro­ble­mas en los cua­les in­ver­tir esa abun­dan­cia de oro que ma­na del gri­fo con­tri­bu­yen­te”.

Hu­bo quie­nes in­clu­so de­mo­ni­za­ron la obra.

“El ho­tel de vi­lle bahien­se se le­van­ta en de­tri­men­to de la sa­lud, de ma­ne­ra que ve­re­mos al pa­la­cio mu­ni­ci­pal sos­te­ni­do por los es­que­le­tos de aque­llos que su­cum­bie­ron por la ne­gli­gen­cia de los fun­cio­na­rios en­car­ga­dos de ve­lar por la sa­lud pú­bli­ca”.

Ca­sa y ve­lo­rio

En 1904 un ju­ra­do dio ga­na­dor al pro­yec­to de los ar­qui­tec­tos Ce­fe­rino Cor­ti y Emilio Cou­ta­ret, de La Pla­ta.

En no­viem­bre se li­ci­tó la cons­truc­ción, sien­do acep­ta­da la pro­pues­ta de Ni­co­lás Pa­gano. Un mes des­pués se co­lo­có la pie­dra fun­da­men­tal. “Es un ac­to que tie­ne una sig­ni­fi­ca­ción mo­ral que vie­ne des­de que la so­cie­dad se for­ma con la as­pi­ra­ción de un es­ta­do de vi­da me­jor”, se di­jo. En 1906 se co­ro­nó la to­rre y en 1909, sin “fies­ta al­gu­na ni brin­dis con cham­pag­ne”, co­men­zó a ocu­par­se. Se­mans an­tes ha­bía cum­pli­do con su pri­mer uso ofi­cial, al ser­vir de ca­pi­lla mor­tuo­ria del ve­cino Angel Bru­nel.

El edi­fi­cio es­tá ins­pi­ra­do en va­rios ho­te­les de Fran­cia. Fue di­se­ña­do por Cou­ta­ret y Cor­ti, ga­na­do­res del con­cur­so na­cio­nal or­ga­ni­za­do por el mu­ni­ci­pio.

OBRAS EN PARÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.