De­rri­ban­do al­gu­nos mi­tos so­bre el em­pleo en la era “M”

Aun­que mu­chos apos­ta­ban lo con­tra­rio, la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción ex­pan­dió la cifra de agen­tes pú­bli­cos. Ca­yó fuer­te el tra­ba­jo asa­la­ria­do pri­va­do.

La Nueva - - ECONOMÍA - Fran­cis­co Ri­nal­di fri­nal­di@la­nue­va.com

Só­lo la in­ver­sión per­mi­ti­rá que los más de 25.000 asa­la­ria­dos pri­va­dos re­gis­tra­dos que per­die­ron sus empleos en­tre enero de es­te año e igual mes de 2016 pue­dan re­cu­pe­rar­los, de acuer­do con el eco­no­mis­ta es­pe­cia­li­za­do en te­mas la­bo­ra­les Javier Lin­dem­boim.

Es que si bien tal co­mo se­ña­la el go­bierno, el to­tal de empleos pri­va­dos -asa­la­ria­dos y no asa­la­ria­dos- cre­ció en 86.993 tra­ba­ja­do­res, la in­men­sa ma­yo­ría de di­cha ex­pan­sión per­te­ne­ce a mo­no­tri­bu­tis­tas y mo­no­tri­bu­tis­tas so­cia­les (más del 81%), de acuer­do con las ci­fras del mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial.

“La ex­pan­sión en el ni­vel de em­pleo re­gis­tra­do es­tá aso­cia­do a la ma­yor can­ti­dad de mo­no­tri­bu­tis­tas y mo­no­tri­bu­tis­tas so­cia­les, por­que el em­pleo asa­la­ria­do abrió el año con una de las caí­das más im­por­tan­tes des­de que la car­te­ra la­bo­ral lle­va la es­ta­dís­ti­ca”, ex­pli­có Lin­dem­boim, un eco­no­mis­ta aca­dé­mi­co con va­rios años de ex­pe­rien­cia ana­li­zan­do el mer­ca­do de tra­ba­jo ar­gen­tino y pro­fe­sor con­sul­to de la UBA.

Ex­pli­có que el im­por­tan­te as­cen­so en la can­ti­dad de mo­no­tri­bu­tis­tas obe­de­ció a que se am­plió la co­ber­tu­ra de la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hi­jo (AUH) pa­ra es­te seg­men­to del mer­ca­do la­bo­ral.

Sin em­bar­go, la can­ti­dad de asa­la­ria­dos pro­te­gi­dos pri­va­dos ce­dió en 25.323 in­di­vi­duos en­tre el pri­mer mes de es­te año (úl­ti­mo da­to dis­po­ni­ble), una cla­ra mues­tra de la de­bi­li­dad que os­ten­ta el sec­tor pri­va­do pa­ra crear po­si­cio­nes la­bo­ra­les de ca­li­dad.

“Ge­ne­ral­men­te, se tien­de a aso­ciar la ge­nui­ni­dad del em­pleo re­gis­tra­do con el seg­men­to de asa­la­ria­dos re­gis­tra­dos, por­que so­bre un to­tal de 12 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res en blan­co (au­tó­no­mos, mo­no­tri­bu­tis­tas, em­plea­dos pú­bli­cos y do­més­ti­cos), más de la mi­tad per­te­ne­ce a es­te seg­men­to del mer­ca­do la­bo­ral ar­gen­tino”, gra­fi­có el en­tre­vis­ta­do.

Aco­tó que es­te ítem de em­pleo tien­de a es­tar más aso­cia­do el desem­pe­ño del ci­clo eco­nó­mi­co, por lo que tien­de a ex­pan­dir­se al rit­mo del cre­ci­mien­to de la eco­no­mía.

“Hay in­clu­so una am­plia vin­cu­la­ción con el sec­tor in­dus­trial. Y par­ti­cu­lar­men­te, es­ta ac­ti­vi­dad se vio muy afec­ta­da en los úl­ti­mos dos años, pro­duc­to de la fuer­te re­ce­sión en Brasil, que com­pli­có al seg­men­to au­to­mo­triz. Tam­bién la cons­truc­ción pre­sen­tó una di­ná­mi­ca si­mi­lar”, se­ña­ló.

--El go­bierno es­tá plan­tean­do que es ne­ce­sa­rio re­du­cir el cos­to la­bo­ral no sa­la­rial, con­cre­ta­men­te, los lla­ma­dos im­pues­tos al tra­ba­jo pa­ra po­der crear más em­pleo ¿coin­ci­de?; se pre­gun­tó a Lin­dem­boim.

--La ex­pe­rien­cia en Ar­gen­ti­na in­di­ca que es­to no va a pa­sar. Se hi­zo en Ar­gen­ti­na, en los 90, y fue una de las épo­cas más di­fí­ci­les en ma­te­ria de em­pleo pa­ra el sec­tor pri­va­do, mien­tras que en los 2000, cuan­do se re­vir­tió la sa­li­da de la cri­sis, el em­pleo re­gis­tra­do cre­ció mu­cho, tras un im­por­tan­te es­tan­ca­mien­to y de la mano de la fuer­te ex­pan­sión eco­nó­mi­ca.

“Por eso, pen­sar que tan só­lo un cam­bio en la le­gis­la­ción es su­fi­cien­te pa­ra apun­ta­lar el em­pleo, es co­mo ti­rar la mo­ne­da al ai­re. Lo que tie­ne que pa­sar es que los empresarios arries­guen y se de­ci­dan a ha­cer lo que me­jor sa­ben, que es em­pe­zar a in­ver­tir. De otra for­ma, no ha­brá cre­ci­mien­to del em­pleo”.

--Otro da­to lla­ma­ti­vo es la ma­yor in­cor­po­ra­ción de em­plea­dos es­ta­ta­les (se in­cor­po­ra­ron unos 29.644 agen­tes en­tre enero de 2017 e igual lap­so de 2016), cuan­do se ha­bla­ba que la ges­tión Cam­bie­mos iba a echar gen­te del Es­ta­do...

--Es otro ejem­plo de que mu­chas ve­ces, las afir­ma­cio­nes se sos­tie­nen en creen­cias y no en in­for­ma­ción.

"Es cier­to que en el es­pa­cio del PRO pien­san que hay un ex­ce­so de gas­to sa­la­rial en el em­pleo. Sin em­bar­go, la ex­pe­rien­cia les de­mos­tró que es muy com­ple­jo de im­ple­men­tar en la prác­ti­ca un re­cor­te de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. Las afir­ma­cio­nes se die­ron de bru­ces con lo que hi­cie­ron, sea cual sean sus creen­cias en ma­te­ria eco­nó­mi­ca, De he­cho, co­mo Us­ted di­ce, las úl­ti­mas ci­fras ha­blan de un au­men­to en el em­pleo es­ta­tal, que ron­da las 3,5 mi­llo­nes de po­si­cio­nes en to­dos los ni­ve­les de go­bierno (Na­ción, Pro­vin­cia y Mu­ni­ci­pios). --¿Y eso es mu­cho? --Nun­ca un nú­me­ro suel­to di­ce de­ma­sia­do. Pe­ro si uno pien­sa que a ini­cios de los 2000 ha­bía unos 2,2 mi­llo­nes, se pue­de ha­blar de un fuer­te cre­ci­mien­to de la plan­ta de empleos pú­bli­cos (al­re­de­dor del 50% o más) un rit­mo muy sig­ni­fi­ca­ti­vo de au­men­to.

"Aho­ra, si se mi­de ta­ma­ño cre­ci­mien­to con re­la­ción a la ca­li­dad de los ser­vi­cios pú­bli­cos, se­gu­ra­men­te ha­brá mu­cho por aco­tar.

"De to­das for­mas, ten­dría­mos que de­ba­tir cuál es el rum­bo eco­nó­mi­co que que­re­mos. Y en ese mar­co, la can­ti­dad de em­plea­dos pú­bli­cos es ape­nas una par­te de esa dis­cu­sión".

“Pen­sar que tan so­lo un cam­bio en la le­gis­la­ción es su­fi­cien­te pa­ra apun­ta­lar el em­pleo es co­mo ti­rar la mo­ne­da al ai­re”, ex­pli­có Lin­dem­boim.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Al pri­mer mes de 2017, el sec­tor pri­va­do creó 86.993 nue­vas po­si­cio­nes la­bo­ra­les, aun­que so­lo una mi­no­ría son asa­la­ria­dos pri­va­dos pro­te­gi­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.