Ro­dri­go Ca­ba­llu­ci, la car­ta de gol que en­con­tró Olim­po pa­ra sa­lir a flo­te.

Con su “do­ble­te” fren­te a Pa­tro­na­to, Ro­dri­go pa­só a ser uno de los má­xi­mos ar­ti­lle­ros de Olim­po en el tor­neo.

La Nueva - - DEPORTES - Sergio Da­niel Peys­sé speys­se@la­nue­va.com

En el úl­ti­mo co­te­jo ante Pa­tro­na­to, con­vir­tió dos go­les, dio una asis­ten­cia y el DT Ma­rio Sciac­qua lo ha­la­gó más que nun­ca: "re­cu­pe­ró el ni­vel, es el vo­lan­te in­ci­si­vo que to­dos que­re­mos ver".

Ro­dri­go Mar­tín Ca­ba­llu­ci, a él me es­toy re­fi­rien­do, ju­gó su me­jor par­ti­do con la ca­mi­se­ta de Olim­po. De­jó atrás las le­sio­nes psi­co­ló­gi­cas, es­pan­tó de su ca­be­za el mie­do es­cé­ni­co y tie­ne la fir­me in­ten­sión de ser pi­lar fun­da­men­tal en la es­truc­tu­ra de es­te elen­co au­ri­ne­gro con­ven­ci­do de que la ilu­sión de per­ma­ne­cer en la ca­te­go­ría la tie­ne que ali­men­tar a ca­da se­gun­do, a ca­da mi­nu­to, a ca­da ho­ra y to­dos los días.

Con 8 en­cuen­tros en Pri­me­ra di­vi­sión, to­dos en Olim­po, el zur­do na­ci­do en Lo­mas de Za­mo­ra cum­plió un sue­ño que ni si­quie­ra pu­do lle­gar a ima­gi­nar.

"Ha­ber he­cho dos go­les, de vi­si­tan­te, y que ha­yan ser­vi­do pa­ra ga­nar, es al­go que no pen­sé ni en los sueños más pro­fun­dos. Cuan­do con­ver­tí ante Ri­ver (su pri­mer tan­to en la eli­te del fút­bol na­cio­nal)pen­sé que ha­bía to­ca­do el cie­lo con las ma­nos, pe­ro ha­bía más. No pue­do ex­pli­car la fe­li­ci­dad que ten­go, sien­to que soy el ju­ga­dor que quie­ro ser. Ne­ce­si­to se­guir cum­plien­do me­tas, y pa­ra eso de­bo se­guir for­ta­le­cien­do mi men­te y con­fian­do en mis con­di­cio­nes", se­ña­ló uno de los má­xi­mos ar­ti­lle­ros de Olim­po en el tor­neo.

--En Dou­glas Haig su­mas­te 99 pre­sen­cias en la B Na­cio­nal y 31 en el Fe­de­ral A. ¿Y cuán­tos "do­ble­tes"? --Una so­la vez mar­qué dos go­les en un par­ti­do. Fue ante In­de­pen­dien­te Ri­va­da­via de Men­do­za, el año pa­sa­do, en can­cha de Dou­glas. Me acuer­do de to­dos los go­les que con­ver­tí. Te di­go más, eso fue tres fe­chas an­tes de que ter­mi­ne el cer­ta­men de la B Na­cio­nal y an­tes de co­no­cer el in­te­rés de Olim­po.

--Tras el triun­fo 4-3 fren­te a Pa­tro­na­to, al lle­gar al ves­tua­rio y pren­der el te­lé­fono ce­lu­lar, ¿cuál fue el pri­mer lla­ma­do que re­ci­bis­te?

--El de mi abue­la Né­li­da. Me lla­mó ape­nas ter­mi­nó el par­ti­do, ni si­quie­ra me ha­bía des­cam­bia­do. Tam­po­co le pu­de ex­pli­car que me te­nía que du­char y que de­bía ba­jar los de­ci­be­les des­pués de un par­ti­do con al­ta car­ga emo­cio­nal. No le im­por­tó, ya es­ta­ba acos­ta­da y a pun­to de dor­mir­se, y ne­ce­si­ta­ba des­car­gar su ale­gría con­mi­go.

"Me fe­li­ci­tó, me re­pi­tió mil ve­ces de que era un fe­nó­meno. Ella no en­tien­de mu­cho, pe­ro soy el nieto, ¿qué me va a de­cir? Se emo­cio­nó y me hi­zo emo­cio­nar; y ahí me di cuen­ta de que ha­bía ju­ga­do un par­ti­do que, di­fí­cil­men­te, me pue­da ol­vi­dar en el res­to de mi vi­da". --Un par­ti­da­zo. --Dis­fru­to el pre­sen­te, aun­que sé que no me de­bo ma­rear y que ten­go que man­te­ner los pies so­bre la tie­rra. El cuer­po téc­ni­co y mis com­pa­ñe­ros me vi­ven ha­blan­do pa­ra que no vue­le, y eso es fun­da­men­tal pa­ra vi­vir la reali­dad y no pen­sar más allá del pró­xi­mo par­ti­do.

--En la in­ter­na del plan­tel, ¿to­dos coin­ci­die­ron que en Pa­ra­ná dispu­taron el me­jor par­ti­do de la era Sciac­qua?

--Sí, por­que a la in­ten­si­dad le agre­ga­mos con­tun­den­cia. Ante Co­lón y De­fen­sa, por ejem­plo, ju­ga­mos a gran ni­vel só­lo un tiem­po, pe­ro con­tra Pa­tro­na­to ese ni­vel lo pro­lon­ga­mos a 60 o 70 mi­nu­tos. Las si­tua­cio­nes que crea­mos las con­ver­ti­mos, la pre­sión al­ta sur­tió efec­to y el jue­go por aba­jo, tal co­mo lo ha­bía­mos prac­ti­ca­do, dio los fru­tos es­pe­ra­dos.

"Ga­nar­le a Pa­tro­na­to fue un desaho­go enor­me. No ten­dría­mos que ha­ber su­fri­do tan­to, pe­ro ha­bía que ga­nar y fui­mos al fren­te con de­ci­sión, au­to­ri­dad y un jue­go de al­ta pre­ci­sión. Ha­bía­mos pla­ni­fi­ca­do no ser tan di­rec­tos, no de­ses­pe­rar­nos y te­ner la pe­lo­ta con la in­ten­sión de ha­cer sa­lir al ri­val y de las­ti­mar­lo en ve­lo­ci­dad y a es­pal­das del do­ble 5. Sa­lió to­do re­don­di­to, no nos po­de­mos que­jar de na­da".

“Aho­ra de­pen­de de no­so­tros man­te­ner­nos fue­ra del des­cen­so. Pe­ro sa­be­mos que se­rá una lu­cha has­ta el fi­nal, día a día, fe­cha a fe­cha...”, de Ro­dri­go Ca­ba­llu­ci.

RO­DRI­GO GAR­CÍA-LA NUE­VA.

Ple­tó­ri­co de fe­li­ci­dad que­dó el zur­do Ro­dri­go Ca­ba­llu­ci tras su "do­ble­te" en Pa­ra­ná, que le per­mi­tió a Olim­po ga­nar 4-3 y sa­lir del des­cen­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.